Volando voy

Me voy de viaje de trabajo. A la capital. Relámpago. Voy esta noche y  vuelvo mañana a última hora. Con La Cuarta. Chupado. En esta nuestra familia que la madre tigre se vaya de viaje de trabajo implica unos malabares de doctorado magna cum laude en conciliación de la vida familiar y laboral. Y encaje de bolillos para sincronizar las agendas. Más de una vez nos hemos encontrado intercambiando niñas en el aeropuerto. Tú te quedas esta. Yo me llevo a la otra. Y así n combinaciones de m elementos tomados de p en p.

Yo de trabajo viajo con mi agenda tamaño gallifante, mi ordenador de hace dos Windows que pesa lo mismo que llevar a Bill Gates en el bolso y un mínimo de una y máximo de cuatro niñas en ristre. A veces la abuela se suma a la ecuación. Casi nada.

Así que mientras todos los ejecutivos agresivos van tan guapos con sus trajes impolutos, sus tabletas y micro-ordenadores, y sus trolleys de cuero de vaca jamás ordeñada servidora tiene que vérselas con un compendio variopinto a matacaballo entre la Melanie Griffith de Armas de Mujer y la Gallina Caponata. No dejen de notar que en referencias cinematográficas estoy a la última: Meg Ryan y Melanie Griffith. Ambas se habrían desintegrado ya si no fuera por el botox. Me hago una nota mental para solucionar este hecho lamentable en cuanto vuelva. Las notas mentales suelen durarme en el cerebro una media de dos nanosegundos.

Retomemos el rumbo de este post que no llego al aeropuerto. Para mí este viaje solo con La Cuarta y Bill Gates es lo más parecido a una tarde en uno de esos SPAs maravillosos a los que sólo van las que menos lo necesitan. El último, hace apenas unas semanas, me lo hice con Las Cuatro y con cuatro horas de escala en Zurich. A la ida. Y a la vuelta. Para ahorrarle unos eurillos a mi maltrecha start-up. Y porque a Iberia le parece que viajar sola con cuatro menores y llevar armas de destrucción masiva es más de lo mismo y no te deja volar sola con tres menores de cinco años. Lo que hay que oír.

Y si les cuento que se portaron de cine y que en el último tramo de la maratón hasta se me durmieron las cuatro y me leí las cien primeras páginas del primer libro de Los Juegos del Hambre. En este caso los aplausos al aterrizar fueron para mí y no para el piloto. Lo mío tenía más mérito. Que se entere Iberia. Y sube puntos Swiss en mi ranking de líneas aereas childrenfriendly que también se calcula con un algoritmo complejísimo. Cuantos más cacahuetes repartan más puntos.

Hoy se cambian las tornas, mientras yo me voy de viaje de casi placer, porque me va a dar tiempo a hacerle todos los cucús-trastás del mundo a La Cuarta, el marrón se lo dejo a El Marido que a falta de interna, aupair o alma cándida que nos ayude se queda con las otras tres a lidiar la rutina diaria. Que no le pase nada.

12 respuestas a “Volando voy

  1. Tan sólo diré una cosa… Pobre marido tuyo, la que le espera. Si cuando yo tengo que dejar a dos, que son la mitad de cuatro, la tarde que trabajo, a su cargo, no te quiero ni contar como encuentro la casa a mi llegada. Menos mal que el pañal de la peque lo cambia en algún momento de la tarde.
    Me hubiera gustado ver como hacias en el avión con las cuatro, para aprender, y también, por que no, para ver las caras de espanto de la gente, que piensa que los niños son objetos, trastos o qué sé yo.
    Ah! y cuenta como haces un viaje de trabajo con una peque, yo quiero irme de viaje por trabajo. Con mi peque también ;)

  2. Muerta me has dejado con lo de Iberia… ¿en serio no deja viajar a un adulto sólo con tres menores de cinco años? Dime que es una exageración tuya, por favor… ;)

    Bueno, y tengo otra pregunta: si el viaje es de trabajo y tú viajas con cuatro niñas… ¿qué haces con ellas mientras estás a tus cosas del trabajo? Que me corroe la duda, fíjate tú. No sé si no llamar a Carlos González a que lo analice. ¿Será abandono? ¿Será de buena madre?

    No sé cómo de apañao será tu marido, pero si fuera el mío no te arrendaría la ganancia de dejarlo sólo con tres; que con uno ya se me agobia, y sólo con pensar que algún día (esperamos no muy lejano) puedan ser dos le da un poco de repelús pensarlo. Y a mí también me da repelús pensar en dejarlo algún día con dos, no quiero imaginar lo que pasaría a mi vuelta, porque me ligo las trompas ipso facto.

    Hala, un saludo. Y a ver si empezamos las conversaciones a una hora un poco más decente, que en mi casa somos muy estrictos con la hora de irse a dormir.

    Besicos.

  3. Yo no exagero. Nunca. Métete en la página de iberia e intenta sacar un billete con tres menores de cinco, te salta un pop-up muy diplomático diciéndote que ni por el forro. En Opodo, creo que es, el número del niños por adulto no puede superar no sé si eran dos o tres.

    Por El Marido no os preocupéis. Sobrevivirá. Las niñas desayunarán lo que les venga en gana. Cuando les venga en gana. Verán mucha más tele de lo deseable e irán al cole vestidas de Spice Girl o de Rapunzel según con qué pie se levanten. Pero irán. Sin peinar. Y sin lavar los dientes. Y tarde. Y sin hacer las camas. Y sin recoger.

    Y se lo pasarán. Pipa.

    1. Ya me imaginaba algo así… por eso a quien no le arrendaba la ganancia era a tí, no a él. No me preocupo por él, me preocupo por tu salud mental a la vuelta :). Y por eso mismo cuando pienso en la misma situación pero en mi casa me dan ganas de ligarme las trompas. Porque la vuelta será dura. Pero bueno, ¡¡una madre-tigre puede con todo!!

  4. Cada día que pasa lo tengo más claro…. eres mi ídola!!!
    Yo de mayor quiero ser como tú!!

    Mi marido se queda alguna vez solo con los dos canijos y me manda fotos por WhatsApp con los modelitos que les ha elegido para que me ría un rato… ;-)

    Un besillo y pásalo bien en tu viaje de “placer” de hoy…

  5. Ey este me lo había saltado, 4 niñas eres mi ídola, solo tengo uno y niño y cuando tengo que viajar con el estoy dos dias sin dormir, en tu caso directamente me cortaría las venas.

    Muy fuerte lo de Iberia,tendremos que hacerles presión bloguera

  6. Que genia!!!!! Estuve averiguando y si quieres viajar con 4 menores de 5 años, tienes que pagar 2 como menor no acompañado, dependiendo la ruta, el coste. No me queda claro si puedo viajar con 3 de 6 años y 1 de 1 año sin pagar extra. No me lo sabe decir nadie, asi que ire al aeropuerto y si se ponen espesos busco alguien en la fila que haga de tutor para el check in!! Saben cual fue la respuesta de la sra de Iberia?? Tiene que pagar el servicio de menor no acompañado, fijate que son 4 y la madre tiene 2 brazos (ayyyy si supieras!!!!!!!)
    Cariños

  7. ¡Qué bueno encontrar una madre tigre! Soy, o me siento, casi lo opuesto: por un trimestre de trabajo (una buena línea en el CV académico) dejé al cachorro con su padre, su hermana adolescente (hija de su padre, no mía) y una nueva canguro. Desconfío de todas las personas y todos los lugares donde está cuando yo lo intento localizar por Skype… Ay madre moderna! Si la globalización es un arma de doble filo para nosotras!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s