Al pan Pan y al vino Vino

Este es un blog de crianza natural.

No. No es una broma. He hecho los deberes y me he llevado el mismo susto que ustedes. Estupefacta me he quedado al percatarme de he llegado tarde hasta a mi propia abducción por el lado oscuro. Ver para creer.

Agárrense los machos que ahora viene lo gordo: Me llamo La Madre Tigre y practico el colecho. A tutiplén. Por partida cuádruple. Aquí es donde me han tenido que reanimar. Media tarta de que queso entre pecho y espalda para que me volviera el color al rostro pasmado. Pero no puedo negarlo. Lo dice muy clarito la Asociación Internacional de Crianza con Apego.

Adjunto transcripción literal de la definición de colecho  o co-sleeping: Colecho hace referencia a dormir en estrecha proximidad, lo que significa que para dormir el niño está en una superficie separada en la misma habitación que los padres. Esto incluye el uso de cunas de colecho o “sidecar”, una cuna con solo tres paredes que se adjunta por el lado no vallado a la cama de los padres. Para el niño más mayor puede incluir dormir en una cama separada en el mismo cuarto de los padres o dos o más hermanos durmiendo juntos en una habitación separada.

Por si no se les ha clavado convenientemente en las retinas se lo deletreo: (…) el niño está en una superficie S-E-P-A-R-A-D-A (…).

Leen bien queridos lectores, si su niño duerme con ustedes en el mismo cuarto o si dos o más de sus hijos comparten habitación pueden solicitar el carnet del selecto club de colecheros. Ahí no queda todo, lo de dormir en la misma cama tiene nombre y apellido Bed-Sharing, o en cristiano Compartir-Cama. Más explícito no puede ser. Y aquí viene lo mejor: sólo se recomienda en el caso de optar por la lactancia materna y exclusivamente porque hay estudios que sugieren que facilita el establecimiento de una lactancia duradera. Chupa del frasco. Carrasco.

Es decir, si una madre y un hijo han establecido una lactancia sólida no habría un beneficio específico que se derive de compartir cama que no pueda obtenerse durmiendo cerca. Es más, el Bed-Sharing, que no el colecho, si se practica ha de hacerse siguiendo unas normas de seguridad que también te facilitan muy amablemente porque efectivamente hay estudios que sugieren que implica cierto riesgo para el niño. Que no lo digo yo, lo dicen los de la API, unos señores majísimos que se dedican a difundir la crianza con apego a nivel internacional.

Lo que la API hace es animar a  los padres a responder a las necesidades de sus niños durante la noche de la misma forma que lo harían durante el día. A explorar las diferentes opciones y elegir aquella que mejor les permita dar respuesta a estas necesidades. En otras palabras, que si como yo habéis desarrollado un oído sobrehumano y soy capaces de esprintar hasta la cama de vuestro retoño cual alma que lleva el diablo que duerma en otra habitación tampoco os incapacita para ser una madre de esas tan apegadas.

Lo que yo decía. Ni unos tan buenos. Ni otros tan tontos.

Cómo negar que este descubrimiento inusitado me ha proporcionado un cierto placer carroñero. Pero una que es muy señora ha decidido tomarlo con toda la ecuanimidad de la que es capaz.

Que pasen un buen fin de semana.

14 respuestas a “Al pan Pan y al vino Vino

  1. Me gusta! Sin pelos en la lengua (o mas bien en el teclado)… A ver si de una vez se entiende que criar con apego puede ser de muchas formas y no solo como dicen los grandes gurús y que no somos madres desnaturalizadas, sino pràcticas (por lo menos yo me considero asi). Joder la de criticas que me han llovido por estos lares por cuestionar este gran dogma de la crianza natural….en fin que se agradece leer opiniones afines!

  2. Pues ale, ya estoy por aquí, intentando cargar las baterías de paciencia… Battery low… Charching battery
    He sido mirada mal -que me da igual por cierto- por continuar con la lactancia materna con la peque. Y ya me están diciendo que “qué hace tu hija, con un año ya, todavía en tu cuarto?”
    Si ella cena, y recena a las 9 ya está con el ojo plegado, y durmiendo en su cuna. Al lado de mi cama. Y por lógica en mi mismo cuarto. Y a las 6 y pico, se despierta -o el despertador lo hace- para desayunar. Que debería estar en su cuarto, puede. Que debería haber estado en su cuarto, del que sólo me separan unos metros, y además estaría acompañada por su hermana, desde hace unos meses, pues… puede. Pero, ni a mí, ni a ella, ni al padre, nos hace daño tenerla durmiendo en la misma habitación.
    Y es que me da, que cuando ambas hermanas “colechen”, se va a montar una de muy señor nuestro. Porque una no querrá dormir, y la otra le seguirá el juego.
    Pero, al final, que más da, antes que después.
    Me parece mal “largar” al niño a los 4 meses a su propia habitación, porque considero que se le trata como a un trasto. (que estoy segura que no es así, pero es la impresión que me da), aunque tampoco tener que esperar dos años.
    Así que… Como estoy medio confundida, voy a dejar que mi marinovio y mi hija se decidan. Y cuando la comodidad y la razón se alíen, la peque se irá de fiesta al cuarto con su hermana, y yo recuperaré las tetas.

    1. La próxima vez en lugar de darme K+ dame paciencia de esa recargable que se me agota a diario.

      Sin embargo una pequeña objeción, conozco niños que duermen en sus propios cuartos como mis dos primeras y de muebles nada.

      1. Lo sé, que es sólo una impresión!! (Y te explico, tenía una compañera, madre de mellizos, que me caí rematadamente mal, y dejó a sus hijos en su cuarto desde el principio) Pero es que el problema era que no paraba de quejarse!!

  3. Pues aquí una que “largo” a su niño con dos meses y medio a su habitación y a día de hoy no me considero que lo he tratado como un trasto sino como un rey, que pa eso es lo mejor de mi casa ( lo siento Marta pero los hijos nos duelen a todas)..
    Ay tigresa cada día me gustas más, y ve que por ahora la cosa se mantiene en calma cosa que me extraña pero al final provocaras fuego lo estoy viendo, eso si mientras tanto sigue desmontado que me ha gustado a mi este juego….

    Y yo comparto mi cama por norma con mi pareja, con mi hijo cuando nació las noches que hizo falta, cuando esta malito también pero de normal el queire su cuna y me parece bien, yo mi cama y mi habitación, que me gusta eso de levantarme medio zombi y darme un toque con el marco de la puerta pa despejar ideas nocturnas.

    1. Peinetas no estás sola. Yo a las dos primeras las tuve en su propio cuarto porque me parecía que el aire era más limpio y no re-respirado por El Marido y servidora. Una tiene sus manías. Y sin embargo, las necesidades de mis niñas no sufrieron ni un ápice. Eso sí yo batí varias veces mi propio récord en los 5 metros con obstáculos de mi cama a la suya.

      Y a las siguientes no, porque en el papelito que me dieron de la muerte súbita ponía que era mejor que durmieran con sus padres. Y yo aunque no lo parezca soy muy obediente.

  4. Querida Peineta, como bien dije en mi comentario, es una impresión. A mí me hubiera gustado, con la mayor, disponer de más tiempo para mí en mi cuarto. Pero era madre primeriza, y tampoco sabía muy bien cuando tenía que pasarla a su habitación. Además, estuvo con lactancia materna, y seré vaga, o cómoda, pero que se despierte, y te llame al rato para desayunar, o cuando era pequeña, pequeña, te despierte en mitad de la noche, pues, como que era más cómodo cogerla de su cuna. ;)

  5. Pues nosotros hacemos bed-sharing, nuestra cuna de colecho solo sirve para q no se salga mi hijo de la cama (bueno, ni él ni yo). Llora por las noches algunos días, es un cabr….. y se despierta 3500 veces todos los días desde q cumplió los 6 meses y hay días q no hay dios q le duerma. A las seis de la tarde nunca sé si se dormirá a las nueve o a las doce de la noche. Solo sé que siento las tetas como si fueran chicle ultra masticado. Y no me siento nada guay ni natural. Mi hijo y yo hacemos lo que podemos para llevarnos bien, que cada uno tiene su carácter. Una amiga deja a su hija en una habitación a parte desde el día en que llegaron a casa. Las benditas duermen la noche de un tirón desde entonces. Cómo sería su hija conmigo o mi hijo con ella? Ni idea. Quién lo hace mejor? Pues me importa un pimiento, yo hago todo lo que puedo, igualito q mi amiga, q también hace todo lo q puede aunque no coincidamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s