Bienvenido Mr. Marshall

Como les iba diciendo, con La Primera también me llegó por correo exprés El Marido puntouno. Con envoltorio de celofán y lazo rojo. Y oye, no estaba mal. O para ser más exactos, no molestaba demasiado. En la familia puntouno el marido es, como diría yo, un mero espectador. Con pase VIP y privilegios entre bambalinas, pero un espectador al fin y al cabo. En la familia puntouno hay un binomio indiscutible madreprimeriza-retoñoprimogénito y que no le pase nada al que intente meterse en medio. Este binomio se pasa las horas piel con piel, pecho en boca, bebé en brazos y a El Marido puntouno no le queda más que esperar en el burladero hasta que le dejen poner una banderilla. O dos.

De El Marido puntouno se espera que se convierta en el attrezo pertinente según el tipo de familia que la madre puntouno decida en cada momento que van a ser. Me explico. Si la madre puntouno ha decidido tirar por el camino ese que se lleva tanto del apego, del padre se espera que se apunte a la moda del portabebé y vaya a por el periódico orgulloso con el niño en la mochila. Si por el contrario la madre ha decidido seguir el modelo Gwyneth Paltrow y quitarse la lorza post-parto en tiempo récord el padre debe presentarse a cada cita pulcro, con boina bohemia y convenientemente musculado para no desentonar. Y si como casi todas, un día eres María Magdalena y al siguiente Juana de Arco, a El Marido puntouno le toca adaptarse cual camaleón a cualquiera de los estados anímicos del amplio espectro del puerperio. Por puro instinto de superviviencia.

Y El Marido estuvo a la altura de las circunstancias. Solícito al principio, dispuesto cuando se requería su presencia y en su discreto segundo plano el resto del día. No digo yo que el pobre no sintiera sus celillos de príncipe destronado pero La Primera supo compensarlo siendo una réplica femenina de su padre. Ya podía la madre tigre puntouno pasarse las horas buscando parecidos inverosímiles. Mira mira, si la pones a la luz de las tres menos cuarto, en un ángulo agudo contra el reflejo del cristal de bohemia, esa parte de la sien es clavadita a mí. Y nadie se atreve a decirle a la pobre ignorante que la niña es su padre sin cola.

Hasta que llega La Suegra puntouno con el álbum bajo en brazo y no te queda más que tragarte la bilis. La niña es en efecto un clon perfecto de su papá. Lo peor de El Marido puntouno es que indefectiblemente trae adosada a La Suegra puntouno. Esa señora que pasa de ser hasta agradable a que sólo le importe una cosa, la perpetuación en la cadena evolutiva de SUS genes. Y está dispuesta a todo. Sin decoro ni pudor.

Mejor dejamos a La Suegra donde está. A quinientos kilómetros muy saludables. Que me enciendo.

En estas estábamos cuando de un plumazo, con la introducción de los sólidos, volvieron los ciclos. Sí esos, los lunares. Y con ellos un furor uterino implacable y un objetivo claro: otro bebé. Además, la madre tigre puntouno ha aprendido la lección y termómetro en mano se lanza a la tarea no con menos pasión pero sí con más sentido práctico. El Marido puntouno no se queja ante este resurgir de la líbido maternal y colabora sin rechistar.

No se hace esperar mucho. La Segunda está en camino. Y con ella El Marido puntodos.

8 respuestas a “Bienvenido Mr. Marshall

  1. Sobre el ranking, sólo debo decirte, que en nada me pillas, que tú subes como la espuma, y yo bajo como el caracol, pero ya verás, me engancharé a tu rebufo.
    Y sobre la nueva versión, ya caduca de tu Marido puntouno, debo decir que nunca he visto mejor definido al hombre-objeto, con sus ligeras variantes, claro está. Pero lo pintas tan bien, que para mi próxima vida, me pido uno así, que haga y deshaga a mi antojo, ajaja.
    Creía que lo de los parecidos sólo pasaban en las mejores familias. Yo tengo aún, una medio mosca, -aquí, o allí- con los parecidos paternos de mi hija mayor. Toooooda la familia de mi mari-novio vive en esta isla, y toooooodos le sacan parecido, calco y calcamonía de la niña con su padre (pobre, menos mal que su nariz y sus orejas son suyas propias, porque sino…)
    Con lo cual, te voy a agradecer este post, porque me has dado idea para uno mío.

    A los buenos días, te queda sólo un día, para perder tu soltería de nuevo, jaja.

    1. ¡Y las ganas que tengo de recuperar mi vida de casada!

      Lo del primogénito con los padres por lo visto tiene razones de la madre naturaleza para que el macho no dude de la paternidad. Maldita la gracia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s