Diagnóstico diferencial

Siempre me pasa lo mismo. Tengo un buen día cibernético y me entran una ganas terribles de someterme a escarnio público.  Como además me he tomado dos copitas de espumoso de más el desastre está servido. Así que sin más dilación aireemos mis trapos sucios.

Si nunca han buscado en google “síntomas de la artritis reumatoide” o “detección temprana del melanoma ocular”, por poner un ejemplo, les sonará a chino lo que les voy a contar. Pero para mí, como para el doctor House, todo es susceptible de ser un brote de lupus eritematoso con sus síntomas, sus patologías y sus malos pronósticos. Como bien me ha calado Hija no hay más que una: soy una madre hipocondriaca. De libro.

Ayer sin ir más lejos me detecté una insuficiencia cardiaca como la copa de un pino. Pues no soy yo nadie diagnosticando. Si no me conocen pensarán que estoy exagerando. Ni un ápice. Sumen ustedes una arritmia extrasistólica recuerdo de mi tercer embarazo, que me había despertado sobresaltada, como sin aire, lo que sin lugar a dudas fue una apnea del sueño, que últimamente me veo los pies muy blancos y que estoy muy cansada por las noches. Blanco y en botella: insuficiencia cardiaca. Y de ahí a una espiral desenfrenada de miedo y desesperación a partes iguales hasta que por fin mi amiga, no la de Albacete, la de Madrid, otra hipocondriaca confesa, consiguió sacarme de mi barrena con un argumento irrefutable: Te juro que no te va a dar una muerte súbita esta noche. ¿Prometido? Prometido.

La hipocondría es muy mala compañera de viaje. No sólo te impulsa a seguir compulsivamente todas las historias de enfermedades raras, preferiblemente las infantiles, que pasan por Facebook sino que las haces tuyas. Las vives. Y así llevo desde hace dos semanas en vilo siguiendo al minuto el transplante de corazón de Tim, un niño americano con transposición corregida de las grandes arterias. Además una buena amiga tiene un niño precioso con una cardiopatía similar y supongo que nunca estará de más el que yo me sepa de memoria los currículums de los mejores cirujanos cardiotorácicos del mundo.

Yo intento que mi hipocondría no trascienda ni a mis hijas, ni a El Marido ni al resto de desaprensivos que me rodean. No es fácil. La semana pasada me llamó mi amiga, la de Albacete, para contarme lo contenta que estaba con su Thermomix nueva. Mientras me narraba presa del entusiasmo las marmitakos, el atún en papillote y los huevos rellenos tan fantásticos que había hecho yo sólo podía pensar: Pero alma de cántaro ¿tú no has oído hablar del mercurio? ¡Estás intoxicando a mi ahijado insensata!

Otro efecto colateral es que me he vuelto más bio que la biocuñada. Nunca tuve término medio. Un día me parecía todo un timo para sacarnos la pasta y al siguiente me encontré mirando unos tomates no ecológicos con suspicacia, como si fueran minas antipersona. Es lo que tiene ser una follower, que te mimetizas con el entorno de alemanas perroflaúticas y si además eres de naturaleza compulsiva acabas como yo, comprándote un gausómetro.

¿Qué no saben lo que es un gausómetro? Acabáramos. Es un aparato para medir radiaciones electromagnéticas con el que de vez en cuando hago un barrido del hogar para comprobar que no nos estamos friendo las neuronas con tanto wifi  y tanto móvil. Como ven Michael Jackson con su cámara hiperbárica y yo primos hermanos. Pero no me lo tengan en cuenta, es sólo que me da mucho miedo morirme, que tengo cuatro niñas como cuatro soles y quiero vivir para calzarme los pamelones correspondientes en sus respectivas bodas, malcriar a mis nietos y hacerme vieja con El Marido y mi dentadura postiza.

18 comentarios sobre “Diagnóstico diferencial

    1. Como buena hipocondríaca de deberías saber que la concentración de mercurio en peces de aguas frías de gran tamaño, léase atún, caballa, pez espada etc. tienen una concentración de mercurio que supero los límites recomendables por lo que no está indicada su ingesta frecuente. Sobretodo para embarazadas y madres lactantes.

      La Thermomix está libre de pecado :)

  1. Todos somos medio hipocondríacos en realidad. Solo varia el nivel de arte al ocultarlo, hija.
    Yo adjudico alergías a “tutijorobi”, y tan ancha que me quedo. Lo máximo que puede pasar es que de cuatro criaturas que tienes probable es que te salgan 2 como tu (hipo), una médico y una hippie-naturista-ecologista.
    Saludin.

      1. ¡Una hija médico es mi sueño hecho realidad! El consultorio en casa. Lo que me faltaba para perder el último resquicio de cordura.

        El gausómetro vive conmigo desde hace un año cuando cayeron en mis manos unos informes muy alarmantes de la OMS y el ministerio de sanidad Suizo que me quitaron más de una noche de sueño.

  2. Un sin vivir tienes encima, tigresa.
    En mi jungla, el hipocondriaco es mi queridisimo que de un dolor d barriga hace una úlcera sangrante. Le llamo, rey somatiza…..no te digo na y te lo digo to

  3. Jajaja dios como me gusta leerte además lo hago todo seguidito pa quedarme sin respiración y como soy asmática al final tirando de ventolín. El gorila me tiene de hipocondríaca pero si te descuidas le hago leer tu post y asi seguro que le parezco de lo más normal, por cierto no le digas a mi madre lo del aparato ese de medir por casa la radifrecuencia que lo compra seguro!!

  4. Ains…me has ganado con esto de la hipocondría severa…soy de las tuyas.
    A mí el médico, cuando acudo a consulta me dice:
    -A ver, qué te pasa esta vez…
    Y creo que así no recibe a todo el mundo…

    Sí, cualquier enfermedad de la que me hablen noto sus síntomas al instante, por lo que dejé de ver House porque me moría en capítulo sí capítulo no; Hospital no lo pude ver jamás por un ataque de ansiedad en el segundo 0:15 ; Anatomía de Grey me enganchó “algo” por su trama amorosa (soy carne de culebrón), y un largo etc..

    Ayer, sin ir más lejos, sufría un principio de desprendimiento de retina en mi ojo izquierdo. Tuve que salir del trabajo, hiperventilando, ir a casa y quitarme las lentillas, hiperventilando, quemar incienso, hacer reiki, encender velas blancas, comerme un bocata de nocilla…tras relajarme pude descubrir que sufría un tic nervioso.

    La interné es mu mala para los hipocondriacos, yo hace años que me lo dejé, bueno, me lo prohibió el médico, jeje.

    1. Yo toqué fondo con internet el día que buscando los síntomas que me asolaban, leí en una web médica, y cito textualmente: Los médicos cuando llegan pacientes a nuestra consulta con estos síntomas nos quedamos muy tranquilos. No hay ninguna patología ni leve ni grave con dicho cuadro sintomático.

      Toma colleja del médico cibernético.

      Cómo debo estar para que hasta internet que siempre tiene una enfermedad terminal para cualquier síntoma de mi repertorio habitual. me tache de loca.

      En fin, Yolandica, ya sabía yo que lo nuestro era cuestión de tiempo.

  5. Creo que por ser hija de médico, me tomo los síntomas más a la ligera. Si es cierto, que cuando se trata de mis hijas, soy la primera que me preocupo, que cojo el termómetro, que mando mensajes y llamo para saber que hacer.
    Lo que no se me ocurriría es abrir el ordenador y mirar síntomas en internet, porque entonces, sí que sí, me volvería hipocondríaca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s