Un dos tres responda otra vez

Esto de ser una madre bloguera es un no parar. Si ayer me tocaba recoger mi primer premio hoy me toca inscribirme en mi primer concurso. Como si pasar un fin de semana lluvioso encerrados en casas con seis menores de seis no fuera suficiente reto para un Domingo cualquiera. Pero que no se diga que la madre tigre es una gallina. Como mucho clueca.

Al tajo pues. Como buena follower sigo las instrucciones de la todopoderosa y omnipresente madresfera. Me doy de alta en el perfil de promociones y calculo que teniendo hijas de todas las edades me van a llover las ofertas. A ver si es verdad. Le hago un like a Römer en Facebook que parece que tener no una, ni dos, ni tres sino seis, sí seis, sillas Römer en mi haber no es prueba suficiente de mi devoción por la marca. Si alguien todavía duda de mi gusto por decir verdades como puños podéis venir a contarlas: tres en mi furgoneta y tres en el coche de El Marido. A Matias Masso no tenía el placer de conocerle pero le hago otro like obediente.

Ahora tocan las felicitaciones. ¿Qué podría yo decirle a madresfera que no le haya dicho ya? Felicidades por esa idea genial de sacar lo peor que hay en nosotras y ponerle un poco de sal y pimienta a este mundo madresferil que se nos queda a veces tan dulzón. Yo me levanto, respiro y me acuesto por y para el algoritmo. Si además le añades que hacen de patio de reunión marujil para todas las madres blogueras y que por lo visto organizan unos eventos fetén felicitaciones por partida triple.

Feliz cumplemés también a Babytendence y enhorabuena por una jugada maestra, reunir los tres requisitos básicos para cualquier madre que se precie: compras, descuentos y motivación positiva. Cómo no voy a comprar la camiseta Maiko Chihiro por partida triple para las mayores más body a conjunto para La Cuarta. Es remona, me ahorro tres por cuatro doce eurazos del ala y además estoy colaborando con una buena causa. Y ya para la cuadratura del círculo me lo envían a Marbella y no tengo que llevármelas en la maleta. Aprovecho también para hacer una microdonación de cinco euritos de nada y se me quita el poquito cargo de conciencia que me quedaba. Otra ronda de aplausos para otra gran iniciativa.

Y no menos avispada ha estado nuestra tercera empresa de aniversario, Salir en Familia.  No sólo ayudan a las afortunadas familias catalanas a sobrevivir los fines de semana con unos planes apañadísimos por un módico precio sino que además nos solucionan la conciliación de la vida laboral y familiar con unos casales (esto debe ser catalán para curso o campamento) para todos los gustos. Que el niño quiere hacer vela. Lo tienen. Que a la nena lo que le gusta es la cocina. También lo tienen. Que el niño es más vago que el gremlin y quiere que se lo den todo hecho. Pues también lo tienen. Vamos que no hay excusa para tirar de abuela. Felicidades pues por poner en práctica esta gran idea y una propuesta: que lo propaguen al resto de comunidades que hace mucha falta.

Y ahora al grano que esa silla trifix de Römer tiene que ser mía y pronto. Por si no les había quedado claro yo soy una madre viajera y además hipocondriaca. No he dejado de viajar por tener hijas pero cada vez que monto a la familia en el coche, y más si conduzco yo que soy un poco despistada, necesito saber que las posaderas de mis niñas están en las mejores manos por lo que pueda pasar. Los accidentes se pueden prevenir pero no siempre evitar y por eso nuestros niños tienen que ir siempre es un sus sillitas reglamentarias para evitar que sufran ningún daño innecesario. Y la silla trifix de Römer incorpora tecnología state of the art (que yo también soy cool cuando me da la gana) para absorber cualquier golpetazo y que el churumbel ni se entere. Fundamental.

Necesito esta silla, La Cuarta empieza a estar un poco arrugada en el huevito y La Tercera no está por la labor de ceder la suya todavía. Y la necesito ya. El uno de Agosto nos embarcaremos en un gran éxodo desde Munich hasta Marbella y ¿dónde puede ir mejor mi niña que en su flamante trifix a estrenar? Apiádense de la criatura que es la cuarta y nunca le toca estrenar nada. Además prometo hacer una evaluación detallada de la silla en cuestión después de los cinco mil kilómetros y pico que nos vamos a hacer este verano.

¿Alguien da más? Lo dudo.

9 respuestas a “Un dos tres responda otra vez

    1. Te diré que estoy que ardo por no haberme leído tu post antes de hacer el mío. Aunque me duela reconocerlo me ha gustado. Más de lo que me gustaría. Pero tú no necesitas la silla. Yo sí.

      Mejor quédate tú con el fin de semana ese tan estupendo que yo a ver a quién le encajo las cuatro fieras…

    1. Yo tengo una fregoneta como la copa de un pino. De tres filas bien enteritas más maletero donde cabemos divinamente. La Cuarta hasta que me entreguen mi nueva Römer Trifix sigue en el maxi-cosi. El Marido como lleva a las tres mayores al cole por las mañanas tiene tres sillas para ellas.

      Anímate que va a estar la cosa muy concurrida y muy animada.

  1. Enhorabuena por el premio. Te lo mereces solo por embarcarte en ese pedazo de viaje en coche con 4 criaturas desde Munich hasta Marbella. ¡Se me ponen los pelos como escarpias! Y yo temiendo ir con una de Madrid a Alicante. Tú sí que vales!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s