Hablemos de partos

Mi parto. Tu parto. Nuestro parto.

Antes de nada una aclaración nada baladí. Queridas compatriotas de madresfera, parir no es una competición. No puntúa para el ranking ni es reconocido por el COI como deporte olímpico. Es más, hasta que se demuestre lo contrario, parece que el  número de cesáreas, partos respetados o expulsiones con fórceps tampoco computa para el pagerank de Google. Se siente. Parir es y será siempre algo muy personal de cada una.

Aclarado pues que traer niños al mundo no es un deporte oficial ni oficioso ¿Por qué tenemos equipos? ¿Qué o quién me obliga a mí posicionarme o bien con las del parto respetado o con las del parto protocolarizado? ¿Podría quizá no entusiasmarme la episotomía sin llegar a parecerme un acto de violencia obstétrica? ¿Es posible que me interese simultáneamente el bien de mis hijos y el mío propio? ¿Puedo a lo mejor aspirar a tener un parto tirando a natural en un hospital tirando a bueno?

He de decir y digo que he tenido cuatro partos espontáneos, eutócicos, vaginales, cefálicos, sin complicaciones y con resultados satisfactorios de bebés bastante resultones todos ellos. Dos de los citados alumbramientos acontecieron en Madrid en un hospital privado de cierto renombre. Lo elegí por tener UCI pediátrica y especialistas de casi todos los gremios neonatales.

Me atendieron estupendamente. Me pusieron mis enemas, mi oxitocina y mi epidural. Me rompieron sendas bolsas, me hicieron mi primera episotomía y casi me hacen la segunda. No me  dejaron comer ni beber y me practicaron un higiénico rasurado de mis partes no tan nobles. Esto no fue óbice para que me embargara una felicidad infinita al nacer tanto La Primera como La Segunda. Considero que todo el personal involucrado hizo un gran trabajo y en particular la matrona que por azar fue la misma en ambas ocasiones. No me cabe la menor duda de que intentaron en todo momento velar por mis intereses y los de mis hijas con todos los medios y recursos de los que disponían. Fueron a todas luces buenos partos en un buen hospital y pude establecer sendas lactancias exitosas y duraderas.

Hete aquí que la fortuna hizo que La Tercera y La Cuarta vinieran al mundo en la capital de Baviera. Siguiendo lo que ya era un vicio más que una costumbre, elegí el hospital con la UCI neonatal de más prestigio . Me atendieron estupendamente. No me pusieron enemas, ni oxitocina, ni epidural. No me rompieron bolsa alguna, ni me dieron ningún punto. Me dejaron forrarme a sólidos y a líquidos y no me tocaron ni un pelo de mis santas partes. Una vez más volvió a embargarme una alegría incomparable al nacer mis niñas. Considero que todo el personal involucrado hizo un gran trabajo y en particular las matronas. Tampoco me cabe la menor duda de que lo hicieron todo lo mejor que pudieron y supieron con los recursos que tenían. Fueron a todas sombras unos buenos partos en un buen hospital y pude establecer sendas lactancias exitosas y duraderas.

Nadie violó mis derechos obstétricos en Madrid ni tuve que renunciar en Munich a unos recursos médicos y hospitalarios de calidad para dar a luz de rodillas en suelo cuando y como me dio la gana.

Ahora bien, si en un momento de enajenación mental nos diera por encargar La Quinta me gustaría dar a luz a mi ritmo, sin oxitocina, sin epidural, de rodillas en el suelo,  gritando cual cochino jabalí en el momento culmen mientras le estrujo los dedos a El Marido. Querría recoger a mi niña del suelo, ponérmela al pecho desnudita y quedarme así una hora sin que nadie nos moleste. A media luz. En silencio.

Y todo esto me gustaría hacerlo en un buen hospital, con el quirófano bien a mano, con mi matrona apoyándome y ayudándome mientras el ginecólogo vigila en un segundo plano con el bisturí bien afilado y el anestesista en el pasillo por si la cosa se pone fea.

Pero este es mi sueño y no tiene porqué ser el suyo.

29 respuestas a “Hablemos de partos

  1. Hola madre tigre,
    ¡olé por esos cuatro partos y esas cuatro nenas! A mí también me gustaría parir mi segundo como tú quieres tu (posible) Quinta.
    Me tienes enganchada…
    Un besote

  2. que suerte la tuya….4 partos y por lo que leo fueron buenos…..y digo suerte porque yo no podre tener tantos hijos como quisiera, ahora solo tengo uno y mi parto fueron dos partos, uno natural sin terminacion y una cesarea. me descubrieron tarde el problema (bueno no descubrieron nada, dijeron desproporcion y punto) y sufri una mala recuperacion. a los 5 meses de mi pequeño, mi medico de la espalda me dijo que tenia mal el coxis, y que tendria cesareas siempre, asi que me quedare con las ganas de sentir el termino de un parto natural, y creo que solo tendre otro por ser cesarea….

    1. Uff esos son los peores, todo lo duro del parto vaginal y luego la recuperación de la cesárea. Ánimo, según cuentan mis amigas la segunda cesárea es mucho más llevadera que la primera. Y en realidad lo importante es lo que viene después.

  3. Cuando no era madre imaginaba mis partos en agua- influencia puramente americana- con el padre de la criatura filmándolo todo, los dos llorando de emoción y ¡de la lactancia ¡ni te cuento! yo nací para ser talibana de la teta.
    Jamás me imaginé parir en otro país, nunca pasó por mi mente que el ginecólogo de toda la vida que me trajo al mundo y me ha operado 4 veces de quistes ováricos no atendiera mi parto.
    Nunca pensé que sería en un hospital público y compartiendo cuarto.
    Uno sueña y la realidad se encarga del resto.

    Me llama la atención que hayas podido experimentar ambas posiciones y que ambas te parezcan bien.

    Yo si repito y sigo viviendo en Lionville una de las cosas que me duele es haber estado tan sola al momento de parir. No entró mi marido al ser instrumental, no hubo quien me sostuviera la mano, se llevaron a mi hija luego luego a revisión, la episiotomía ha sido por mucho lo peor que me ha pasado en la vida. De lactancia…no fue lo mío. Lo hice con amor, con entrega, con dolor, a sabiendas que era lo mejor pero no pude “vincularme” con unas pezoneras, unas grietas poco agradables y la presión constante de todo mundo.

    Parir no puntúa, como tampoco puntúa si te vistes bien o eres maja pero las mujeres somos así, en lugar de compartir partiendo de que somos mujeres preferimos competir a ver quién es “más” mujer.

    Ojalá que la quinta sea tal cual y todo salga como hasta ahora.

    Beso desmadroso

    1. Desmadrosa, este post viene inspirado por ti y tus comentarios en casa de la gremlin. Sólo de leer tu parto se me estremeció el cuello del útero. Y ese rifirafe con el comadrón Alberto. Un clásico.

      Yo te auguro un segundo parto estupendo, como mínimo mucho mejor que el anterior y ojalá se pongan al día en Lyonville en las últimas tendencias en materia de alumbramientos.

      Por cierto, La Primera también es Leo como tu Critter. Me encantan.

      1. Darling tu Primera es Leo como yo así que ya me cayó de lujo, mi Critter es TAURO asi que imagínate la emoción que habrá en mi casa bajo la influencia de Aries.
        Ojalá y mis siguientes partos fluyan…me gustaría poder comparar pero aunque fuese igual repetiría por vez primera entendí lo que significa entrega total y amor absoluto.
        Un besote

  4. Este es el momento comentario que yo temería, porque te vamos a comentar todos los partos…tú verás valiente.

    Allá va (aunque conmigo tienes suerte porque es un dos en uno):
    Mi parto fue frío y horroroso: cesárea programada. No me enseñaron las niñas hasta que no le pusieron el gorrito y estuvieron liadas en mantones…no me gustó, no sentí dolor pero me hubiera encantado gritar como una loca para tener tras el grito la recompensa de tu bebé desnudo sobre ti…por eso lloro como una imbécil cada vez que veo un parto en la tele.

    Aun así, cuando hablo con mi madre pienso, que tal y como venían mis hijas al mundo una de nalgas y la otra atravesada, posiblemente en otra época lo hubiéramos pasado peor, por lo que, pese a lo feo y lo frío, doy mil veces gracias, porque estamos las tres juntas.

    Un besazo.

  5. Madre Tigre, me tienes enganchada, qué bien cuentas las cosas!
    Despues de haber pasado una cesárea, mi parto soñado es el de tu Quinta, igualito lo quiero, si no pues el de tus dos pequeñas, y si no el de tus dos mayores…

  6. Estoy llorando porque hoy estoy sensible y me has hecho recordar mí parto, no creo que lo cuente o quizás sí ( lo de la puntuación me importa una mierda). Mí hijo nació en un privado por tener atenciones neonatales y porque sabia que al día siguiente no quedría compartir habitación. Fue un parto muy instrumentalizado, pero vi a monillo me lo pusieron encima pero el resto del tiempo tuvo q estar con su padre yo perdí el conocimiento, mí suelo pélvico y litros de sangre quedarón en aquel suelo de quirofano, donde una matrona amable y cuidadosa intento que la cosa fuera llevadera,Tuve una epidural fantastica que se fue justo para el pujo.
    No pude dar pecho por muchas razones que no tengo porque justificar.
    Si pariera otra vez se que no sería capaz de hacerlo sin anestesia no resistiría esas contracciones pero no se si quiero tanto protocolo.
    Te dejo me he quedado tocada y no sé la razón.
    Por cierto yo tuve al gorila al lado pero necesité a mis padres al día siguiente y eso no pudo ser…

    1. Oye Peinetas que a mí me gusta mucho más hacerte reír que llorar. Y menos de triste. Ese parto suena duro duro pero ¿y ese monillo estupendo que todo lo merece?

      Yo creo que en España se está avanzando lento pero seguro y que cada vez va a ser más fácil tener partos bien atendidos pero menos intervenidos.

      El problema es que sin epidural no puede ser un parto en quirófano y potro porque en esa posición las contracciones duelen mil veces más. Te tienen que dejar moverte y elegir tu posición. Mejor dicho la posición te elige a ti.

      Las matronas tienen unas manos mágicas, te ponen la mano en los riñones y se te pasan casi todos los males.

      Un buen parto favorable (quiero decir con niño bien colocado y sin complicaciones añadidas) con una buena matrona y en una sala con los artilugios necesarios (pelotas, cuerdas, sillitas de parir etc.) es muy llevadero. De verdad. Que yo no soy nada valiente y me achanto a la primera jaqueca.

      Pero no te me pongas triste Peinetas.

      Un gran beso.

  7. Sabia lección de tolerancia desde la experiencia que te dan cuatro partos. Yo he tenido dos, el primero con rotura de bolsa, epidural, rasurado, enema, episiotomía…todo el pack. El segundo fue tan rápido (y eso que venía hermoso) que no dio tiempo a nada, a los 40 minutos de llegar al hospital estaba con el niño en la habitación. A pesar de la rapidéz y de lo bien que fue todo inexplicablemente esa noche tuve un sangrado y un hematoma interno que tuvieron que drenarme en quirófano con anestesia general. No se que habría pasado si no hubiera estado en un hospital y sin el equipo de profesionales que tan buena asistencia me dieron. Si se me ocurriera tener un tercero… Mejor no lo pienso, estoy servida con Phineas y Ferb.

  8. ¡Felicidades por los 4! Yo he tenido 2 partos, los 2 como tus primeros 2. No he experimentado más partos en Baviera y mira que mi marido es tirolés. Al no haber probado partos sin oxitocina y sin epidural, debo confesar que me sigue dando miedo, por prejuicio, lo sé, enfrentarme a los dolores de parto a pelo.
    Un beso!

    1. Marido tirolés, bienvenida al club de lo germánico. Es curioso pero se da mucho más el matrimonio hombre germano-mujer española que al contrario.

      Si has tenido dos partos buenos eres una candidata ideal para un buen parto sin epidural. En realidad no hace falta decidirlo antes, yo siempre pienso que me la voy a poner y hasta la pido pero soy de fácil convencer y la verdad es que merece la pena.

  9. Tienes 4???? Muerta me he quedado!!! Pero la cuarta ya debe de salir casi sola!! La verdad es que la experiencia del parto natural debe ser bonita, pero yo soy cagueta. Mi parto fue de libro: ni un dolor fuerte, ni un punto. Eso sí, me “quitaron” a mi hija 3 días para llevarsela a la UCI y es el recuerdo más horrible. Me pregunto qué hubiera pasado en una clínica de esas con bañeras y partos naturales…

    1. Cuatro niñas como cuatro soles sí señora. En realidad yo debo tener la pelvis como el canal de la mancha. No me suele hacer falta ni empujar, caen por su propio peso.

      Te digo lo mismo que a Sonia, si ya has tenido un parto fácil seguramente podría tener un parto sin epidural estupendo.

      Lo bueno en Alemania es que esto se puede hacer en un hospital grande con todos los servicios a tu disposición. Pero creo que en España ya hay muchos hospitales que se están decantando hacia este tipo de partos también.

  10. Ole por tus cuatro partos. Yo soy de las que en el primero gritaba que no quería otro hijo… pero mejor no te lo cuento, lo dejo para un post ;)

    Conforme leía me iba acordando de ese rifirafe de la desmadrosa con el matrón Alberto; luego has confirmado mis sospechas de que el post venía inspirado por ahí…

  11. Me encanta leer que tienes cuatro niñas y piensas en la quinta, me sorprende sobretodo que no te imagines un niño, es genial :D. Me gustas porque eres optimista y miras para delante, y en vez de pensar en los ratos malos se imagina un quinto requetebueno. Genial como siempre.

  12. Es que esto es otra cosa igual que la lactancia, yo creo que un parto debe de ser respetado, informado, y que las cosas se hagan por un motivo, no por sistema, y sobre todo, hasta donde se pueda (si hay complicaciones médicas para eso está el gine) respetar las decisiones de la madre, si quiere anestesia como si no, caminar o tumbarse, posturas… incluso, si cambia de opinión, si queria parir sin epidural y decide utilizarla al final, se podr?an ahorrar los ya te lo decía yo o si la ibas a pedir a gritos, como me decían a mi cuándo decía que quer?a parir sin epidural, que al final no la utilicé, pero si la hubiera necesitado qué pasa?? espero que vayan avanzando las cosas como parece que está ocurriendo para poder tener partos satisfactorios, que aunque parezca loco se puede disfrutar de un buen parto. Y lo de tener los médicos a mano, totalmente de acuerdo, yo no pariría en casa porque estoy segura que el miedo a que fuera algo mal me bloquearía y sería peor, peroela que quiera y con medios adelante por supuesto. Eso sí, volvemos a lo mismo, d berían respetar en los hospitales las guias de atención al parto que ha publicado el ministerio de sanidad, y las embarazadas conocerlas también para poder elegir qué parto quieren sin mitos y desinformación, como ocurre en muchísimos casos…

  13. Mis dos partos fueron como los dos primeros tuyos, y sin queja, al revés, me sentí feliz y muy bien tratada. Ahora bien, también preferiría algo más natural pero siempre en hospital. Lo de parir en casa… me cago solo de pensarlo!
    Besos

  14. Bueno, dejando aparte los gustos de cada uno, las modas y sentimentalismos, es que desde un punto de vista médico y objetivo, tus partos alemanes fueron más acordes con lo que las sociedades científicas recomiendan. Es que tiene tela que algunos jefes de gine firmen la guía del ministerio para la atención del parto normal y luego ésta acabe en un cajón cubierta de polvo porque nadie se la lee…
    Y además de que las prácticas sean correctas, me parece muy importante que se informe bien y que se respete nuestra autonomía como pacientes. Si te digo que no me hagas episiotomía, a no ser que haya sufrimiento fetal, no me la puedes hacer. Y punto. En este sentido, por desgracia, en España queda mucho por hacer. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s