La primera en la frente

Empezamos el veraneo como siempre. A trompicones. Ya decía yo que esto de veranear no es moco de pavo. No pasa una de hacer malabares con la vida diaria a convertirse en un lagarto de sol sin sufrimiento. Hacerse veraneante es un proceso darwiniano y sólo los especímenes mejor equipados salen airosos. Llegamos a Marbella el sábado a las tres de la tarde. Deshice las maletas y le solté la montaña de ropa sucia de cinco días de periplo en furgoneta a mi madre. Delegar las labores del hogar es el primer paso de mi metamorfosis a mojón de playa. Y lo hago divinamente. Ni una pizquita de remordimiento al ver a mi madre dándole caña al Kalia  sin descanso.

Luego tuvimos una sesión piscinera bastante apañada sobretodo porque dejamos a La Cuarta con los abuelos que a cada brazada nos decían adiós desde el balcón. Este ritual de saludarse efusivamente cada vez que te zambulles es cansino pero como te pilla con la ilusión del recién llegado lo soportas con gracejo. Por la noche los abuelos entregados se quedaron con las cuatro y nos fuimos a cenar a Puerto Banús con El Soltero y El Socio y su mujer. He dicho Puerto Banús. Y he dicho Sábado. Nunca mais.

Domingo in the morning. Nuestro primer día con abuelos en turno de desayunos preparados todos para dormir a pierna suelta. Pero a las siete cero cero se dispara la alarma de El Marido inmisericorde. Él que todavía tiene más alcohol que sangre en las venas tarda más que La Cuarta en reaccionar y yo me encuentro bebé en brazos disfrutando despierta de mi primera mañana para dormir. Para matarlo. Lentamente. Finalmente se levantan mis padres, les endiño el bebé y me vuelvo a la cama. Me despierto por segunda vez a las diez y me encuentro un panorama desolador de zafarrancho de piscina. No me dejan tomarme ni el café y ya me están metiendo la toalla entre los dientes. Por lo visto hay una lucha encarnizada por las tumbonas que no podemos perder.

Media hora después estoy haciendo guardia junto a la sombrilla repartiendo crema protectora a destajo y de un café que ni Manolo Valdés. Amenazo a mi familia con abortar la operación veraneo como no me  dejen quitarme la legaña tranquila. Si tenemos que tumbarnos en el césped que así sea. Reconducimos la catástrofe y consigo pasar una mañana casi placentera. Por la tarde se nos va la mano con la siesta y nos cierran la playa antes de poder pisarla. Por la noche nosotros y todos los turistas en cien kilómetros a la redonda nos hacinamos en el casco antiguo de Marbella. Ni en San Fermines corre la gente tan junta.

Ayer por fin, después de despedir a El Soletero con lágrimas amargas, conseguimos encaminar algo mejor la rutina veraniega y nos personamos en la playa a las seis y media La Primera, La Segunda, medio millón de medusas y yo. Muy a mi pesar las niñas disfrutaron de lo lindo y salieron casi ilesas. Me temo que tendré que volver. El Marido se tuvo que quedar en la retaguardia por un marrón laboral y le dejé a La Tercera y La Cuarta de muestra para que no se aficione al escaqueo. Por la noche salimos por tercer día consecutivo y pude confirmar que emborracharse me sale baratísimo. Dos sorbos de lo que sea y listo.

Entre tanto estamos con el corazón el puño porque hay una invitada que no llega: mi tía la de cada mes. Hagan ustedes las cuentas que a mí me da la risa. Floja. El veinte de Julio escribí este post y estamos a siete de Agosto.  ¿Será posible?

22 respuestas a “La primera en la frente

  1. Vamos, como llegue “el quinto” voy a tener que cumplir y preñarme otra vez—esas ventanas fértiles y tu de cocolisa!
    Espero hayas hecho documentales que no queremos perdernos la despedida de El Soltero.
    Se ve que la estás pasando muuuuuuy ero muuuuuy mal. Enjoy!

  2. Ay ay ay… Que al final sí llega la Quinta… Y no hagas como que no quieres que sabemos que sí…

    Yo en cambio recibí hace unos dias a mi tía la de cada mes con pesar… A mi no me basta con la ventana fértil, yo necesito un portalón.

    Hala. Ya sabes lo que tienes que hacer.

  3. Jajaja, las vacaciones con hijos son estupendas para disfrutar las 24 horas. 20 horas despierta y 4 de sueño. Casi indemnes de las medusas? Son lo más! Sigue divirtiéndote así, que otras vamos a intentar seguir tus pasos.

  4. Como su tia de usted no llegue, la veo cambiando el nick de animal y lo digo con todo el cariño. Y cómo sea UNA quinta a mi me gustará saber cual fué la primera frase que soltó el experto en escaqueos.
    Bueno, como lo hecho, hecho está sòlo queda esperar que esté bien hecho (que me decían a mi) y que disfrute usted y los suyos de esas merecidisimas vacaciones

  5. Acabo de leer que falsa alarma, y yo hablando anoche con algunas por twitter que me vais a hacer tia en masa… una menos cawen…
    ¿Ya se ha fugado el soltero? ooohhh… fue bonito mientras duró jeje
    Seguid “disfrutando” de las vacaciones y sigue dejando miguitas por el camino de vuelta

    1. Falsa como la falsa moneda. Compuesta y sin Quinta me he quedado… Por si la ausencia de El Soltero no fuera suficiente vacío en nuestras vidas. No sabes lo que le echamos de menos, sobretodo La Cuarta que lo tenía en el bote.

  6. jajaja, no me extraña que tu tía no apareciera, con tanto trajín diría “voy a dejarla un poco de relax, porque si me lío a soltar hormonas ahora, se puede liar parda”
    Para mi las vacaciones con uno de 17 meses ya me han resultado bastante diferentes a las del año pasado, que era el mismo 1 pero en estado de reposo (5 meses), así que con 4 no quiero ni imaginarme!!
    Eres una campeona!

  7. Anonadada me dejas jajaja. Como lo mismo que PapáLobo, me muero de curiosidad por saber que comentó el padre de las criaturas :D. Ale, relájate y a disfrutar de la piscina y a aprovecharte de los abuelos, que a ellos les encanta.

  8. pero vamos a ver…. ¿tu no estabas o estas de periplo vacacional?… ¿Que haces posteando? (si es que eso es vicio y lo demás tonterías), jejejejeje.
    La verdad es que se necesitan como mínimo 3 días para acomodarse y empezar a veranear como dios manda (y como una planea y desea), así que tu delega en los abuelos que ellos encantados de la vida se quedaran con La primera, La segunda, La tercera, La cuarta y si hubiera (ya nos contaras si lo hay o no) con La quinta… (que miedito me da como sea niño lo que tendría que aguantar con 4 hermanas y encima mayores que el).
    Asi que ya sabes… A DISFRUTAR de ese veraneo como dios manda, y a delegar, delegar y delegar en abuelos, tios, sobrinos, primos e incluso a delegar con el escurridizo padre de las criaturas… ¡¡¡QUE TE LO MERECES!!!

  9. Yo voy a decir lo que dicen por ahí arriba, si no llega tu tía cambia el nombre por mama-conejo, la madre que te parió si que te quedan ánimos pa uno más, porque no te aplicar la teoria y deja la practica profunda para otros….
    Me ha encantado leerte, y saborear ese verano marbellí cañí jajaj

    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s