Leche de contrabando

Fíjense ustedes que me ha costado cuatro hijas y un blog darme cuenta de lo politizado, mediatizado y sobretodo radicalizado que está el mundo maternal. Tanto que una no puede por menos que santiguarse con agua bendita antes de lanzarse a la piscina con un triple mortal con tirabuzón. Chof.

Florituras a parte, ayer me llevaba yo las manos a la cabeza al leer en Twitter que la ciudad de Nueva York prohibirá la distribución de leche de fórmula sin prescripción médica. Se deducía de la noticia que corría como la pólvora por los círculos madresféricos que en NY o tiene usted un médico amigo que le recete la leche de fórmula o le toca dar el pecho. Le guste. O no.

No se me alarmen señoras que no es así. Hasta en Estados Unidos queda todavía gente con cordura. Se trata, como bien se explica en la nota de prensa oficial del gobierno de la ciudad de Friends, de una campaña de apoyo y promoción de la lactancia materna a la que voluntariamente se han adscrito varios hospitales de la ciudad. Estos hospitales se comprometen a no administrar fórmula a los bebés a no ser que sea por indicación médica. En otras palabras, lo que se pretende evitar es el llamado biberón fantasma que se administra con tanta soltura en muchos nidos españoles y, por lo que se ve, de todo el mundo. O lo que es lo mismo que nadie podrá endiñarle un biberón a tu bebé en el hospital a no ser que lo recomiende el médico del retoño por razones a ser posible médicas.

Dicho así suena mucho más razonable la cosa.  Se comprometen también a no repartir muestras de leche a la ligera eliminándola de los kits de regalo, prohibiendo la distribución promocional de la misma en el recinto hospitalario y restringiendo el acceso al stock de fórmula del hospital al personal sanitario. Esto también parece acorde a la filosofía de apoyar y promocionar la lactancia materna. Vamos que no se promociona la dieta sana regalando donuts a la puerta del colegio. Sin más.

Me he quedado mucho más tranquila. Para qué mentir. Sólo de pensar que una ciudad tan bonita fuera a adoptar medidas tan inútiles como intolerantes me entra una desazón tremenda. Que la leche materna es chachipirulijuanpelotilla lo sabemos casi todas. Que la leche de fórmula es una burda imitación también. Pero no exageremos. La leche de fórmula tiene su lugar, es necesario que exista y, sobretodo, no envenena. O, por lo menos, no es peor que los sugus que tampoco han matado a nadie. Creo.

No seamos cínicos. Igual de importante que la lactancia materna durante los primeros meses o años es una alimentación sana el resto de la vida y no veo yo a nadie haciendo campaña para que prohíban el bollicao o el chorizo de cantimpalo. Ser padre implica tomar muchas decisiones y no siempre la perfecta es la más adecuada. A veces hay que optar por la menos mala o la más razonable teniendo en cuenta las circunstancias particulares de cada uno y los recursos disponibles en cada momento.

Ya que estoy sembrando mi armageddon cibernético digo más: lo peor con lo que podemos alimentar a nuestros hijos es con intolerancia y prejuicios. La vida es muy larga y da muchas vueltas. Se lo digo yo que desde que soy madre no hago más que decir Diego donde dije digo. Qué razón tenía la niña sin nombre, yo también era mucho mejor madre antes de ser madre.

 

18 respuestas a “Leche de contrabando

  1. Me ha gustado mucho tu explicación, la necesitaba pues tampoco me hacía gracia pensar que esa maravillosa ciudad podía tomar decisiones tan lamentables.
    Por otro lado, a mi habría gustado que me ofrecieran el biberon fantasma: me habría ahorrado dos días de neonatos con Medusi el día siguiente de mi alta médica para finalmente salir con lactancia mixta. Que mal funcionan los hospitales en muchos casos.

    1. Lo malo del biberón fantasma es que muchas veces se da sin consultar a la madre y a veces hasta se oculta.

      Pero estoy de acuerdo, es fundamental que el personal del hospital esté bien formado y preparado para gestionar la lactancia del tipo que sea.

  2. Es verdad que la leche materna es lo mejor que hay, pero la de formula nos es de gran ayuda. Somos muchas las madres que (será porque no sabemos o no nos asesoraron) que teníamos que complementar el pecho con biberón porque el niño se quedaba con hambre; y mira, los míos están estupendos y no paso nada. Ojalá les hubiera podido dar únicamente el pecho hasta los seis meses, pero, aunque estaban enchufados a la teta a demanda no sacaban lo suficiente. Ademas, en cuanto empezaron con las papillas ya no querían leche. Cada niño es distinto y cada madre/padre tiene derecho a decidir lo que es mejor para el

  3. Me alegra que tras aquel largo debate 2.0. de ayer, la medida no te parezca tan mala finalmente. Como tú dices lo que pasa es que se ha mediatizado y politizado, y los medios han utilizado la información que les interesaba para posicionarse como A o B. Y por supuesto que la LA es necesaria y no se puede prohibir, pero nadie ha dicho eso ni en NY ni en ningún sitio. Gracias por resumir en tu post la información para que haya un poco menos de desinformación.

    Y si queréis leer algo sobre cuáles son, de hecho, los problemas que la mayoría de las madres que comienzan con la LM encuentran y por qué la LA es tan popular en estados unidos, este artículo es interesante: http://healthland.time.com/2012/06/04/why-most-moms-cant-reach-their-own-breast-feeding-goals/

    Un abrazo,
    Jaio

  4. Si te soy sincera estuve leyendo vuestra conversación twittera anoche. Estaba claro que el problema era de la traducción de esa nota de prensa, y que en España, damos más creencia a cuatro palabras, cuando nos atacan nuestras ideas, y a pelear sin conocer; y no se va a buscar la fuente y tratar de conocer el porqué de las cosas.
    SI es así, como dices, me parece estupenda la iniciativa. Mi hija mayor no pasó la noche conmigo -y la pequeña tampoco- y le dieron un biberón que no aguantó. Pero en cambio la LM le fue estupendamente.
    Gracias por encontrar la fuente de la noticia.

  5. ¡No pierdes comba hermosa! Pues no vas desencaminada con los Bollicaos… el amigo Bloomberg tiene también una cruzada contra los ácidos grasos trans (que ojalá desaparecieran de la faz de la tierra).
    Suelo mantenerme al margen de debates sobre lactancia, y más en la red, porque me parecen cansinos e improductivos. Sin embargo digiero fatal los sensacionalismos (y más cuando me tocan profesionalmente) así que ayer tuve que meterme en el fregao. Que de una iniciativa razonable, que no difiere mucho de la política de algunos hospitales públicos madrileños, salga un bulo de tal calado sólo indica las “ganas de ganeta” que tienen ciertos sectores.
    ¿De verdad alguien piensa que el alcalde de NY es tan poderoso como para plantar cara a la industria de esa manera, por su cuenta y riesgo? Eso de los políticos con poderes, el Flying Man y tal, es cosa de series americanas, pero en la vida real el dinero manda (y por suerte, a veces el sentido común también).
    Puff, vaya comentario coñazo me he marcado hoy… no me pega ni el #chocaesoscincohermosa
    Ea, es lo que tocaba. Besos dirección sur :)

  6. A ti te va el barro. Reconocelo, esto lo haces para tener 1000 comentarios y conquistar el ranking.

    Fuera de bromas, me encanta que del debate de ayer (que, como Marta, seguí desde la sombra) haya salido un post documentado y en condiciones. Claro que contigo no podía ser de
    otra manera.

    La medida se aplica en muchos hospitales españoles, yo no veo que sea para tanto. Y según leí ayer lo encuadran dentro de la lucha contra la obesidad infantil, ya que las estadísticas demuestran que hay mayor incidencia de la misma en niños alimentados con LA que con LM. De ahí a que unos padres no puedan elegir lo que ellos creen mejor para sus hijos hay un mundo, digo yo.

    Suscribo totalmente el último párrafo.

    Brillante como siempre.

  7. Antes de ser madre me imaginaba a mí misma como Mari Popins y a mis vástagos cantando como ruiseñores. La cruda realidad es que en casa berreamos todos. El buenismo de la blogosfera maternal tampoco ayuda, porque si reconoces que berreas cuando estás al límite, te te conviertes en Cruella de Vil…

  8. Como madre y enfermera comparto al 100% tus opiniones……aunque algún sector me quiera lapidar.
    Los fundamentalismos no son buenos en ningún campo.
    Besos y enhorabuena por el blog.

  9. Gracias por el enlace compañera del Sur y gracias por tu post. Me ha venido fenomenal. Sin que nadie me escuche, los mares sureños me han tenido tan entretenida que he vivido en una burbuja de desconocimiento que no se si me llevará ahora a un shock infernal… A mí la lactancia materna me parece estupenda siempre y cuando puedas llevarla bien y sea satisfactoria para el bebé y para la madre. Yo en mi caso, me voy a confesar, di el pecho los 4 primeros meses, lactancia materna exclusiva. Pero mi trabajo no me permitía seguir así, a riesgo de morir de locura o ansieté. Así que me tiré 10 días horribles, que a nadie deseo, intentando que la NSN tomase el biberón. Daba igual con o sin mi leche, odiaba la tetina… Eso me hace pensar que al siguiente quizás me plantee darle biberón… No por la leche, más por la tetina…
    Yo no hubiese podido compaginar el trabajo y la lactancia materna exclusiva, una pena la verdad, porque lo pasé mal, al dejarlo de golpe, lo echaba muchísimo de menos. En fin… Te dejo que me voy de un tema a otro, entíendeme, acabo de llegar a Truman, todo sigue igual: las mismas calles, los mismos árboles, los mismos trumanianos… La NSN vomitando, yo sin pensar en que mañana vuelvo a la agencia… Ay! La de cosas. Un besazo y tómate uno, ¿qué digo? Todos los GTs sureños que puedas de mi parte!
    Por cierto, me quedo más tranquila de saber que tú también eras mejor madre antes de ser madre… Aunque cuánto me queda por aprender de ti…
    Muack

  10. No tenía ni idea de la noticia, pero me encanta que lo hayas explicado tan bien. Yo estoy dando el pecho, pero no entiendo por qué algunas personas demonizan la léche de fórmula.
    Un beso,
    MLu

  11. No me entero muy bien del supuesto drama que es decantarse por lactancia materna o biberón pero no creo que la lactancia materna garantice per se una salud de hierro a nadie y empiezo a sospechar que esto de incitar a que las madres nos pasemos años sacando teta en cualquier sitio y a cualquier hora es una táctica no del todo inocente , una campaña encubierta para demonizar a toda madre que no quiera dar teta, por la razón que sea. Esto es como el tema de las vacunas , que de repente cuatro enterados nos cuentan que es terrible vacunar a los niños cuando de toda la vida las vacunas han sido un gran avance en salud . Nos quieren volver locos o qué. Sentido común , la leche materna ni es la panacea universal a los males infantiles ni tiene poderes mágicos y no se es menos madre si das biberón a tus hijos. Y otro mito , ¿que no se puede mezclar teta y biberón?, se puede y no pasa nada . . Espero que no llegue la paranoia a que en un futuro próximo tengamos que poner en los curriculums qué clase de lactancia nos dieron en la tierna infancia como factor determinante de valía profesional, y como sigamos con estas discusiones no me extrañaría. Una cosa es que un médico te aconseje y otra que quiera imponer sus normas “de moda”. No hace tanto en que los mismos médicos eran los que más promocionaban las leches adaptadas ¿negocio, salud, moda?Un poco de todo porque: la teta es gratis y el biberón no.

  12. Totalmente de acuerdo.
    Iba a comentar lo de las grasas trans pero ya lo ha dicho nuestra boticaria amiga. Bloomberg es un ser peligroso por intolerante en ocasiones pero esta vez, la decisión es la correcta, al menos bajo mi punto de vista. No hace falta estar en guardia contra el biberon fantasma, basta con que sea necesario y cumpla su función
    Disfruta de Tarifa!!

  13. Muy buen post, ya sabes que yo soy de teta, pero no demonizo el biberón y una ley seca de lactancia artificial me parecería la leche. Lo del biberón fantasma es muy razonable que se controle, eso sí. De todos modos la mejor forma de “promocionar” la lactancia materna es poniendo al a

    1. Lo publiqué antes de tiempo sin querer… sigo: poniendo al alcance de las madres información sobre la lactancia y apoyo, cue mucho instinto, pero hay quien las pasa putas para dar la teta. Yo misma me volví loca para conseguir que un profesional sanitario me atendiera adecuadamente una mastitis que acabó en absceso por su mala praxis, y a eso no hay derecho. Que los pediatras se formen en lactancia o al menos no se metan si no saben. Y ya con todo eso que cada madre decida lo que prefiera o pueda, y que los demas lo respeten. Utópico creo yo, pero a ver si avanzamos hacia ello…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s