Pecados capitales de la maternidad

Estaba yo ayer en la ducha tarareando el Tacatá cuando tuve uno de esos momentos extracorpóreos en los que una se ve desde arriba y se le cae el alma a un pozo sin fondo muy negro. Negrísimo. Ya no son los kilos, ni la flacidez, ni siquiera la celulitis. Es algo más. Una dejadez física y psíquica que sólo una madre puede conseguir sin despeinarse. O, mejor dicho, sin peinarse. A mí en general no me gusta privarme de nada y en esto no iba a ser menos. Que hasta para caer en picado puede darse una mucha prisa.

Por eso he decidido dar rienda suelta a mi vena filantrópica y evangelizar la madresfera para que las madres del mundo no se dejen llevar por la desgana que a todas nos invade. Por muy madre que una sea hay que evitar, a toda costa, caer en cualquiera de los siete pecados capitales de la maternidad. No les digo ya en varios. Pecado. Mortal.

A saber:

Darse a la cosmética infantil: No se engañen. Lavarse el pelo con el baño para cuerpo y cabello de Jhonson’s Baby y echarse el frusfús No más tirones a modo de mascarilla no equivale a cuidados capilares. Mi melena estropajosa de tanto baño alterno de salitre y cloro pide a gritos un tratamiento de queratina o como mínimo un champú del súper. Para adultos. No se dejen llevar. Que la cosmética es cara. Vale. Pero mírenlo como una inversión. A futuro.

Alimentarse de sobras: Vamos a ver, si les preocupa el hambre en África colaboren ustedes con una ONG pero comerse los restos chupados de tortilla francesa no acabará con el hambre en Somalia. Cuando los médicos hablan de dieta variada no se refieren a zamparse los macarrones a medio masticar y los culines de los yogures de sabores. La próxima vez dejen que sea el lavavajillas el que se encargue de los platos sucios en lugar de lamer los restos. Su cintura también se lo agradecerá.

Abusar de lo premamá: De todos es sabido que la ropa de embarazada engancha. Mucho. Quien no haya utilizado los vaqueros con faja hasta la revisión de los seis meses del nene que tire la primera piedra. Y qué tendrán las camisetas de embarazada que cuesta tanto jubilarlas. Se pegan a la lorza y se les coge cariño. Pero no se confundan, cuando la vecina te mira con cara de pena no es porque el niño sea feo, es por tu facha de Nick Nolte después de El Príncipe de las Mareas. No compensa.

Vestirse a conjunto: Que los hermanitos ataviados con el mismo estampado son una cucada pasa. Pero que la mamá y los nenes compartan armario empalaga. Mucho. No vean el miedo que pasó El Marido el día que salimos todas vestidas de ibicencas a pasear por Marbella como una congregación de Hare Krishnas cualquiera. Si tienen un peto vaquero préndale fuego antes de que sea demasiado tarde.

Apuntarse a los trabalenguas: No hay nada peor que una madre con lengua de trapo. Nada. Hablen con propiedad señoras que los popós y los brumbrumes en boca adulta dan mucha grima. Cómo se supone que van a aprender a hablar las criaturas entre tanto cuchicuchi. Tampoco es recomendable abusar de los diminutivos. Que el niño sea pequeño no implica que el vocabulario tenga que ponerse a su altura.

Excederse en el juego: Los extremos nunca son buenos. Y los niños lo saben. Ellos quieren que les dediquemos nuestro tiempo, que leamos con ellos, les ayudemos a hacer puzles y juguemos al cinquillo. Pero ver a su mamá haciendo la croqueta en plan G.I. Joe delante de sus amigos marca. De por vida.

Ir de natural: Ésta es quizá la excusa más manida del mundillo maternal: Yo es que soy muy natural. No. A ti lo que te pasa es que no te ha dado tiempo a secarte el pelo, ni a peinarte, ni a pintarte y además te has quedado a medio depilar. Es lo que tiene el no dormir. Que una va con la cara lavada por no lavarse la cara.

18 respuestas a “Pecados capitales de la maternidad

  1. ¡Cuanta razón! Además los años van pasando y como no hallas tenido unos cuidados mínimos tus propios hijos te dicen lo estropeadita que estás y te aseguro que ellos ni piensan ni te agradecen que los ratos que NO te has dedicado a ti misma han sido porque estabas dedicada en CUERPO y alma a su crianza.
    Un abrazo y mi enhorabuena más grande y cariñosa por tu blog.

  2. Jajaja…pero se cura, te lo digo yo que destrocé la ropa de embarazada al año de haber parido, pero que cómodos eran aquellos pantalones negros de cinturas sobaqueras.
    El champú que nombras también lo he usado y garantizo que pica los ojos y que por mucha camomila a mí no me ha transformado en rubia, que una tenía esperanzas.
    Lo de ejercer de camiœn escoba por los platos y postres no se me ha pasado, nada que una buena dieta para quitarme la costumbre…
    Te he entendido en todo…por cierto, hay una mascarilla en Abastodona que repara el pelo más dañado por el cloro, el sol y la dejadez materna ;P

  3. Este post es para imprimirlo, enmarcarlo, mandarlo a toda madreesfera por que es la verdad que nunca te quieren contar.
    Y justo lo leo cuando me acabo de lavar los dientes con dentífrico infantil que como no era de Kitty ni era de los delfines, no lo querían y yo venga con el tubo, no lo voy a tirar.
    Pero falta la REDENCION.
    Por que éstos pecados capitales no se libran sólo con dos Padrenuestros y tres Avemarías. Que son más bien dos pilates a la semana y tres de natación con profe como mínimo.
    Asi que la que sepa cómo redimirnos de semejantes males, que lo ponga.
    Y lo de los brumbrunes me ha dejado tiesa. Vaya. Te recomiendo comino en las comidas.

  4. Cuánta razón tienes tigresa!!! Y LGP tiene razón, nuestros retoños nos recalcan la dejadez y no tienen ningún miramiento en soltarlo delante de quien sea.
    Besos!!

  5. Ayyy madre Tigre, cuanta sabiduria….
    Yo la cosmética infantil no la uso, ejem, bueno no mucho, ejem bueno valeee la crema hidratante la uso de body milk, pero es que se te queda la piel como el culito de un bebé. Vamos igual de apestosa.
    El pantalón premamá, pues que te voy a contar, es fuerza mayor usarlo, no cabes dentro d otra cosa. Con eso de negarse a subir una talla de pantalón… Como el premamá sigue siendo una 36 pero con tripa, pues te haces la ilusión de que sigues gastando la 36.
    Las sobras, afortunadamente ya me negé a seguir devorandolas, y si mi cuerpo me lo ha agradecido bastante.
    Como soy un poco histérica en el tema de que los niños hablen pronto y bien, procuro no usar palabras de su boca si no corregirles. Eso si los diminutivos casi los escribo más que los digo y hay que reconocer que en ocasiones parezco el mismisimo Ned Flanders.

    En el juego, pues si me excedo la verdad. Pero es que me da un miedo tremendo que se hagan daño y jugar es una buena estrategia para camuflar el estar a un metro de ellos sin que cante demasiado. Ya si eso cuando tengan 20 ó 30años me sentaré en un banquito a mirar como juegan, mientras les digo adiós con la mano.
    ¿Ir de natural?, más bien no tener más narices que ir hecha una zarapastrosa, que vamos a hacerle, es lo que hay. Todavía me sorprende ver mamás arregladas, peinadas y sobretodo maquilladas, no me explico de donde sacan el tiempo, o que tienen que sacrificar para hacerlo.

    Un placer pasar por tu casa.
    Besos.

  6. Cuando te leí esta mañana, entre tetada y legañas, pensé que te habías paseado por mi casa, y hecho una recopilación de todo lo que hago. Me da la impresión que las mamis somos muy parecidas, el champú de las niñas por mucho que no pique y sea de camomilla no deja el pelo como el de la peluquería (aunque tampoco es plan de ir, como las abuelas, cada semana)
    Lo de alimentarse de sobras… con cuatro y aún quedan sobras?? ¡Eso si es una broma! En mi casa, si la mayor no se lo acaba, va a parar al perro, que también tiene derecho a comer de cuchara y tenedor.
    Lo de vestirse conjuntadas, me has matado. Yo no lo haría, pero mi hija sí! Yo le pongo una camiseta rosa y ¿casualidad? encuentra algo rosa para que me ponga yo. (He dicho rosa??? Yo no visto de color rosa!!)
    Excederse en el juego delante de otras personas sí, lo reconozco, lo he hecho y seguramente lo seguiré haciendo ¡ es muy divertido!
    En lo que no te sigo es en la ropa premamá, al poco tiempo de parir volví a mi ropa anterior, pero reconozco que era cómoda. Y los trabalenguas, pues no, el gugu tata no es lo mío. Suficiente tengo en hablarles en dos idiomas ;)

  7. Después de leerme la mayoría de tu blog “tipo libro” (es decir, impresos los posts para leerlos de viaje. Así q si un día te animas al formato libro, aquí tienes una futura lectora :) ), ahora tengo un ratito para decirte: Muchas gracias! Coño qué capacidad tienes para escribir conciso, directo, y con una gracia que para el quisiera José Mota. Cómo he disfrutado leyéndote: a veces asustada por verme reflejada en algunos de tus comportamientos de madre (no calentar los potitios de la última..) cuando yo sólo tengo una peque, a veces admirada por tu capacidad de gestionar semejante empreesa familiar (q yo diría tiene más de multinacional q de familiar), a veces muerta de risa por tus ocurrencias (al natural por no decir “al desastre”), y a veces solidarizada (como cuando tu madre te persigue para ordenar) . Ni Grey ni leches, tus posts sí que enganchan. Que ganas de leer más :)

  8. Vale lo admito soy una pecadora y de las grandes… ¡¡¡COMETO CASI TODOS LOS PECADOS CAPITALES!!!, con decirte que mi fondo de armario son mis 4 pantalones premamá (que ahora son postmama),y unas cuantas camisetas y jerseys (que esos no son premamá, son mios de serie, ya que no necesite camisas ni camisetas porque engorde solamente 8 kg y medio).
    Bueno.. hay uno que todavía (y digo todavía no cometo), que es el de comerme las sobras de la comida (aunque pensándolo bien… si que lo cometo, me como lo que le sobra de la papilla de frutas)
    A lo de hacer la croqueta… que quieres que te diga: si es mi oficio!!! (soy payasa y con titulación, es decir animadora infantil, turística y sociocultural), asi que ¿como no lo voy a hacer si me dedico a hacerlo con otros niños que no son mi hija?
    Lo de los cosméticos infantiles, los llevo utilizando muchiiiisimo antes de quedarme embarazada así que no creo que ahora cambie… (si lo se soy muuuy rara).
    Mira pensándolo bien si que hay uno e incluso dos que no comento (no voy igual vestida que mi hija… y odio a las madres que le hablan en diminutivos y como ellos a los niños)
    Ale toma geroma pastillas de goma pedazo comentario a las 5:24 de la madrugada….
    pd: solamente me maquillo para ocasiones especiales (porque soy muuuy natural, jejejeje)

  9. Jajaja, no soy madre pero tu blog me tiene enganchadísima porque eres super buenaaaa, jajaja, todos los días me sacas una sonrisa y en los tiempos en los que vivimos eso es muy difícil asi que muchas gracias !!

    Espero con ganas tu siguiente entrada. Bss

  10. Jur, jur… Hoy justo he reñido al ChiquitoEste por hacerle cena de mas al niño para tener aperitivo antes de la nuestra. Que los trozos chupados no salvan vidas, hombre ya!
    Peco en el gel y en ir de natural…
    La ropa premama, no, ni muerta, la odio. Es horrorosa. No la prendí fuego cuando parí xq son cosas tan absurdamente caras que espero que alguien pueda heredar mi tortura.
    Gracias, hermosa, un gran post!

  11. Este post me ha hecho reflexionar sobre lo mucho que debo apreciarte para haber seguido leyendo después de la primera línea. Creo que te estoy cogiendo cariño y todo. Olvídalo, es que hoy ha vuelto padregremlin del Caribe y estoy supertierna ;)

  12. Olé mi niña, acertaste de completo, y te lo dice una madre que lleva acarreando kilos postparto desde hace dos años, y hoy despues de 20 días de madre natural, busco desesperada manera de apañarme pelo, cuerpo y tener un poco de glamour para mi boda de mañana. Un desastre. UN placer leerla, como siempreeeee!!

  13. jajaja, esta muy bien esto de los pecados maternales, pero….la que no haya cometido aunque sea solo uno que tire la primera piedra…creo que todas caemos en alguno….yo en unos cuantos…pero esque…como se pueden evitar??? hala, ahi te dejo la pregunta para que hagas un post de como evitarlos.
    me ha gustado el post…

  14. Ja ja ja, buenísimo, que razón tienes. Nada mas que decir. Yo cumplo algunos puntos (bueno, mas de uno). Voy a intentar cambiar algo, a ver si es posible. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s