Crónica de un viaje radiado

Hogar dulce hogar. Eso dicen las malas lenguas. No se lo crean. Es todo mentira. Ahora mismo cogería el petate y volvería a lanzarme a la carretera con o sin la manta. Sin mirar atrás.

De este mes largo de vacaciones me quedo con el viaje en sí. Con los dos mil seiscientos cuarenta y tres kilómetros de ida y los dos mil quinientos sesenta y nueve de vuelta. Nos lo hemos pasado bomba mirando por la ventana, viendo como cambia el paisaje de norte a sur y de sur a norte. Saludando y despidiendo cada país, cada ciudad y cada pueblo según nos los íbamos encontrando.

El primer gran momento de nuestro viaje fue pasarnos por el forro el túnel de San Bernardino y cruzar los Alpes de Suiza a Italia por el paso de Splugen. Tremendo. Las curvas de bajada por el lado italiano son tan cerradas que con la furgoneta algunas tuvimos que tomarlas en dos maniobras.

Alucinante el gusto de los italianos por amontonar los edificios en superficies imposibles. En la carretera que rodea el lago de Como hay casas que dan directamente a la carretera sin arcén, ni acera, ni nada. De la puerta principal a la carretera sin felpudo.

A la posteridad pasará la cara de El Soltero cuando descubrió lo que para nosotros implica un bañito rápido. Tras un laborioso proceso de desvestirlas a todas, ponerles el bañador, darles crema, coger las toallas, los corchos y el cochecito del bebé, por fin pudimos darnos nuestro primer baño en el mar de la Liguria.

Hay que ver lo difícil que es entrar en Mónaco desde Italia, un giro en falso y ya estás fuera otra vez. Al contrario que salir por el lado francés que es harto complicado, un laberinto de túneles y sin sentidos que nos dejó el GPS descuajeringado.

Tanto es así que al día siguiente cuando quisimos que nos indicara el camino desde Cannes hasta la Costa Brava quería mandarnos de vuelta a  Roma y desde allí en ferry a Barcelona. Tuvimos que guiarnos por el noble arte de leer el mapa. Me encantó volver a desplegar papel para seguir el camino con el dedo. Momento vintage del viaje.

El Hotel Cap Roig es un gerifante que vivió sus mejores momentos hace varios lustros y ahora es un mastodonte mal mantenido. Pero está clavado en las rocas y la vista es espectacular. Sólo por eso le perdono el aire acondicionado del pleistoceno.

Para la posteridad también mi cara de póker intentando explicarle Benidorm y la ley de protección de costas a El Soltero. Misión imposible.

No se me olvidará tampoco dejar Marbella el día más bonito del verano, con una luz de quitar el hipo bañando los montes que apenas un día después ardieron sin clemencia.

Cómo nos gustó cruzar los pirineos por Bielsa y sus carreteras secundarias. A pesar de que después de casi una hora de curvas y más curvas las niñas empezaran a decir que querían bajarse de la montaña. Ya.

La Segunda dándole los potitos a La Cuarta en marcha mientras La Primera le contaba cuentos inventados a La Tercera. Todas jugando a madres e hijas horas sin fin. Vale que yo era la tía y tú la hija y la otra la hermana de la prima.

El alijo de kikos que compramos en Málaga y nunca llegó a Munich.

Cena a la francesa en casa de nuestros amigos de Toulouse. Con melón de primero, vinos varios a cada cual más rico, y ensalada y quesos de postre. Como debe ser. Para rematar un aguardiente que destiló el abuelo francés hace cincuenta años. Remedio infalible contra el mal aliento.

Descubrir en Lucerna que el Gruyère no tiene agujeros. Tener amigos que te reciban con pan casero recién horneado no tiene precio.

Volver a casa y que se desvanezca el encanto que había convertido a nuestras niñas en seres deliciosos de modales ejemplares. No sé qué le ha picado a La Cuarta que fue poner un pie en casa y ponerse a berrear. Empiezo a pensar que echa de menos el traqueteo. Como todos.

El año que viene. Más. Y mejor.

22 comentarios sobre “Crónica de un viaje radiado

  1. Maestría. Esa es la palabra para definir tu verbo.

    Me das envidia, y mucha. Por las vacaciones, por el viaje, por las niñas modelo y por tu forma de contarlo. He visto una tigre muy tierna y me ha gustado.

    Besos, guapa. Y bienvenida de vuelta al mundo real.

  2. El próximo año a ver si te pasas por Lionville….vamos que si tengo que hacerte pan lo hago :P El momento vintage del mapa ha sido lindo…te imagino perfecto con todo el lio y tu intentando concentrarte para saber si es de ida o de vuelta :)

    1. Miré el mapa en todas las direcciones verosímiles y El Marido que cortó las alas, no Lyonville no pillaba de paso, ni queriendo. Pero insinuó que el año que viene le apetece conocer el Norte de España mejor. No te escapas. Pero creo que nos conoceremos antes. Si no al tiempo.

  3. Dios que envida de todo del viaje y lo bien que los has resumido, aquí estoy pensado en no publicar porque no tengo huevos de resumir todos mis kilómetros de viaje….
    A ver si el año que viene se alinean mejor los astros y podemos coincidir en alguno de los kilometros de esos.

    Besos a la cuarta, es mi socia para vengarse de tu escesa publicación y tu super puesto de ranking!!

    1. Escasa publicación la tuya Peinetas y ahí te mantienes impasible. Pero ya estoy aquí y pienso reventarte el reader en cuanto te descuides :) Lo de cruzarnos sin vernos se tiene que acabar. Con urgencia. Peinetas de carne y hueso quiero yo.

  4. pues para el año que viene no tenemos escusa… hacemos una mini.desvirualización en Málaga, que si hay que ir a marbella se va… (así de voz en pronto hemos llegado a coincidir en territorio malagueño unas 4 blogers… ¡¡¡Y NO NOS HEMOS VISTOOO!!!, creo que la bichillo por eso ha cambiado los horarios de dormir… en venganza de no haber visto a las cuatro tigresas, a la Niña sin nombre, a la pelirrojisima o al monillo (si es que no tenemos perdón de dios….)
    Me ha encantado tu descripción del viaje,,, sobre todo eso de hincharse a kikos, y hacer de mamas y papas… (esos juegos de toda la vida en los viajes si señor!!)
    Así que ya sabes a recuperar fuerzas para el año que viene…

    BESOS ENORMES!!!

    1. Te diré que pensaba acercarme y darle un respiro a La Abuela pero nos invadió una gastroenteritis de esas que no quieres contagiarle a nadie, y menos al bichillo.

      El año que viene desvirtualización malagueña sin falta. Con kikos para todas :)

  5. Vale que con esta crónica no me he reído y eso siempre es muy de agradecer pero tengo que reconocer que salvo el momento de fuego en Málaga, prácticamente no me he quitado la sonrisa de la boca. ¡Qué gustazo! Lo cuentas tan dulce que dan ganas de empaquetar a los peques y ponernos a hacer kilómetros… y eso a nosotros no se nos puede decir que somos amantes infieles de las autocaravanas…. Genial, como siempre.
    Un abrazo, Pilar.

  6. Pedazo viaje os habéis marcado, un resumen muy ilustrativo. Me asombra la capacidad de aguante que tenéis, yo a la segunda curva, renuncio, qué mareo!!, El túnel hubiera sido mi opción, sin lugar a dudas.
    El año que viene a seguir con el recorrido, si aguanta las furgoneta, porque los ocupantes está claro, que tienen cuerpo para muchos KM.
    Bienvenida al hogar…estático hogar!

  7. Pedazo viaje os habéis marcado!!Un resumen muy ilustrativo. Sois unas valientes, yo a la segunda curva, renuncio, el túnel hubiera sido mi opción sin dudarlo, qué mareo!!
    Pues el año que viene a seguir con el recorrido, si la furgoneta aguante, porque está claro que los ocupantes, tienen cuerpo para muchos KM más!!
    Bienvenida al hogar..estático hogar!,
    Besos

  8. Me encantó el carińo con que cuentas el viaje, me recuerda a uno que hice desde Budapest(donde trabajaba mi marido) a Madrid y lo de las carreteras italianas me trajo un montón de recuerdos, el que no ha hecho el recorrido no sabe lo escarpado que es el camino!.
    Y es que como decía Don Quijote, a veces es mejor el viaje que la posada.

    Y si viajar te alimenta el alma, olvídate de Europa y vete a América. La inmensidad de los paisajes te hace sentir especial.
    Besos.

  9. Menudo gran viaje os habéis montado! Me he teletransportado todos los lugares y momentos que cuentas en tu post, que aventura… me la pido para el año que viene!
    Y sigo pensando lo mismo, los peques vuelven de las vacaciones asalvajados!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s