Maldito parné

Habrán notado ustedes que últimamente oscilo entre la crisis y la catarsis con una frecuencia alarmante. Y es que estoy muy decepcionada con la economía en general y la especulación en particular. No me hallo en este estado macroeconómico que nos envuelve. Ando a trancas y barrancas intentando dilucidar qué mensaje quiero trasladarles a mis hijas y qué educación me gustaría darles en cuanto a valores económicos y ética laboral y financiera se refiere. Puede parecer un poco prematuro pero mujer precavida vale por dos.

Ya sé que ustedes me tienen por una fregona pasada de moda y de vueltas, pero como ya le comentaba un día a Star en rojo en su preciosísimo blog, ahí donde me ven tuve un pasado glamuroso que ni Ana Patricia Botín. Como lo leen, en una vida anterior la madre tigre trabajaba en bolsa, en un bróker pijo de la muerte de París al ladito de la residencia oficial del Presidente de la República. Y no se me daba mal. Es más, lo del análisis fundamental se me daba requetebién. Por una simple razón, un gran analista no es más que una gran portera de barrio con dotes matemáticos. Y ya saben que yo el chismorreo y el Excel lo domino.

En este mundo en el que nos movemos la bolsa ha dejado de ser un vehículo para agilizar la inversión y hacerla más transparente. Hoy en día los mercados son un patio de marujas con un sofisticado sistema de apuestas. Uno observa el papel couché, llamémosle sector, y sus personajes, llamémosles empresas, anota detalladamente cada movimiento y está al pesqui de cualquier signo que pueda indicar un inminente divorcio o una relación en ciernes, llamémosles fusiones y adquisiciones, se fija además si pudiera haber algún elemento de riesgo u oportunidad en el entorno como un embarazo, llamémosle expansión de la línea de negocio, un viaje, llamémosle incursión en un mercado en desarrollo, o una caída del caché, llamémosle un EBITDA negativo, y se hacen las apuestas. Lo mismo da decir que te juegas cinco euros a que Francisco Rivera y Lourdes se separan antes del Rocío que jugarte un millón de euros a que Telefónica se la pega cuando aprueben la nueva ley del sector de las telecomunicaciones.

Tenía su gracia. Hacías tus numeritos, emitías tu veredicto y los de la mesa, esos que están siempre en tirantes con mil pantallas delante, levantaban el teléfono y empezaba el baile de ceros. Pero no dejaba de ser un se dice se comenta que aquí puede haber un chollo o que esto es una patata caliente que mejor se la endiñas a otro antes de que la cosa vaya a mayores. Se vive en un cortoplacismo llevado al paroxismo, tú me das millones hoy pero como no lo vea claro mañana te doy la patada y aquí paz y después gloria. Igual que Lydia Lozano y Kiko pueden ser íntimos en el Sálvame diario y enemigos en el Deluxe.

Pero por muy abultada que se quede tu cuenta a fin de mes te deja un sabor agridulce. No produces nada, ni participas en un proyecto a medio o largo plazo más que lucrarte tanto del éxito como del fracaso ajeno de la misma forma que Jorge Javier Vázquez hace caja según se tercie con los problemas con el fisco de la Pantoja o con el embarazo de Paquirrín.

Un inversor debería ser más que un especulador igual que un periodista debería ser algo más que un ave carroñera. El mundo no puede regirse única y exclusivamente por criterios de rentabilidad financiera. Es insostenible un sistema que se base en la generación de plusvalías imposibles en plazos inverosímiles. No cuela. Y lo estamos viviendo. En nuestras carnes.

Recuérdenme que no vuelva a comer acelgas. Hay que ver dogmática me pongo. No me lo tengan en cuenta.

30 respuestas a “Maldito parné

  1. “Un inversor no debería ser más que un especulador igual que un periodista debería ser algo más que un ave carroñera”
    Sí señora, porque no se puede igualar al todo por la parte.
    Después de la entrevista de Rajoy en TVE estoy muy sensible con lo de periodismo y periodistas y extrapolando lo que has contado sobre tu pasado glamouroso creo que estamos en la misma estación.
    No es justo y entiendo el desengaño. Un inversor debería ser también algo así como “un creador” igual que un periodista debería ser más un contador de historias y no tanto un ventilador de excrementos.
    Y no, yo hoy no he comido acelgas… me fuí por los canónigos y la rúcula… ¿será la verdura de hoja verde?
    Como siempre: Ole tu gracia contando tus penas, amiga!!
    Un abrazo, Pilar.

  2. Joer ¿me puedes dar mas envidia aún? Cuatro hijas y algún día fuiste broker….yo quería ser eso de grande pero nunca entendí estadística, ni números, ni cuestiones financieras…

    Por primera vez gracias a tu explicación marujil pude entender de que va la movida- con eso digo tó.

    En cuanto a tu párrafo de cierre…¡a comer verdades a cucharadas grandes! las acelgas te caen fenomenal.

    un beso desmadroso tiger y a tus pies

  3. Como @todomundopeques (creo que las dos somos del mismo gremio) no hay que generalizar. Lo importante es mostrarles que se puede ejercer un trabajo o una profesión con carácter ético. Y que sepan ver la diferencia.
    Esta noche ceno acelgas en tu honor!

  4. Tu conclusión final es bastante evidente, y la situación que vivimos actualmente nos lo pone de manifiesto cada día. Y lo dice una que lleva en el sector financiero unos cuantos años. Pero hay cosas que son insostenibles y aunque se sostuvieran… que no hombre ya!
    Come acelgas que son muy sanas!
    Besos

  5. Soy del gremio aunque nunca he ejercido en ese área.. No podía estar más de acuerdo con tu análisis sobre la cultura y el emporio inversionista. Claro que fuiste de las pocas valientes en mirar más allá de tu rentabilidad financiera, porque los sueldos en banca de inversión y banca privada son dignos de un post aparte… Claro que visto el nivel de la televisión española, que tú tan bien reflejas, qué podemos pedir de otras cosas… En fin, paciencia. Voy a leer tu otro post :) Un beso! Jaio

  6. Epa!. Broker?Y en París? La ciudad de los kwasssans. Que si pronuncias cruasán te quedas sin comer…París!
    Ya lo olía yo que me sentía muy identificada contigo.
    Antes mi marido era Jefe de Delegación Diplomática y yo tenía que ejercer de Embajadora, yo!!. Iba en Mercedes con chófer de uniforme y todo.
    Vacaciones en ambos hemisferios(El boreal y el Austral, no lo del cerebro), en Croacia(como los ricos) y en Uruguay(como los más ricos).
    y ahora, glup! Ama de casa, viajo en el autobús llenoviejos que en vez de enseńar el carnet soyunviejoynopago, tosen para demostrarlo fehacientemente.
    Y ahora mismo, debajo de mi ventana hay un gitano gritando: Vendo patataaaaaaaassss, Seńoa, quiere patataaaaaaaaassssss!!

    Y tengo espinacas. Acelgas hoy no tocan.
    Da igual no?, es hoja verde igual.
    Y si me doy prisa, quizás tenga pataaaaaatas.
    Chau.

  7. Eres toda una caja de sorpresas, si que te ha cundido la vida!!
    De acuerdo estoy contigo, esta sociedad va cada vez peor si se pueden hacer metáforas con “salvame” y tan acertadas…vamos hacía la perdición…
    Un besin

  8. O_O y creo que ya van dos en lo que llevamos de més. Im-prezionante lo de hoy. Siempre todo esto de la bolsa me había sonado a un sinsentio similar a tómbola, pero pensé que lo mejor era algún resquemor oculto muo hacia los tirantes. Jajaja

  9. Definitivamente hay más gente con mi vida.
    Yo fui “capocantiere” de postín lejos del suelo patrio, e incluso dentro (con bajada de postín) Y ahora, ya ves, mareando expedientes en un despacho (eso sí, hago unas resoluciones de cuatro páginas que se caga la perra). Y tan feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s