Réquiem por una madre española

A veces es nuestro reflejo en ojos ajenos lo que nos devuelve la imagen más nítida de nosotros mismos. No dejo nunca de sorprenderme ante la estampa que me devuelve impasible y delator el espejo en las raras ocasiones en que me acuerdo de mirarme de refilón. Dependo pues de mis escasas interacciones con adultos independientes para formarme una imagen más o menos fidedigna de la persona en la que me he convertido desde que dejé de tener tiempo para preocuparme de qué o quién soy. O mejor dicho, de qué o quién parezco ser. Por lo visto en este último examen saco mucha peor nota que en el primero.

Hace unos días, con ocasión de una de mis actuaciones como comité de acogida de expatriados españoles en Munich, tuve la oportunidad de comprobar con Stupeur et tremblements (no dejen de leer este libro de Amélie Nothomb) que soy una madre alemana. De pensamiento, palabra, obra y omisión. De española me queda el carnet de identidad y la costumbre de decir las cosas mucho más alto de lo estrictamente necesario. Poquito más.

La funesta realidad se hizo evidente el pasado martes cuando vino a casa una chica española recién llegada a Munich con su niño de un año. Típico escenario de amiga de una amiga de una amiga a la que le haces de cicerón encantada.  Hasta que aparece tan mona, tan conjuntada, tan planchada y con las mechas tan recientes que te da corte abrirle la puerta con los vaqueros de segunda puesta y la camiseta de hace dos temporadas que te compraste por nueve con noventa y nueve en Zara pensando que era un sport elegante muy digno y ha resultado ser la versión camiseta del chándal con tacones. Para que se hagan una idea el padre tigre la llama the I have my period t-shirt. Con razón. Y ella con bandolera de esa firma española que trabaja tan bien el cuero. Tierra trágame, piensas mientras te preguntas quién te engañó para dejarte crecer las mechas.

Luego se planta en tu casa con su Bugaboo de última generación como recién sacado del concesionario. Y tú no sabes donde esconder el tuyo para que no se percate de la población autóctona de migas, trozos de galleta chupada, curruscos de pan y churretes de plátano que luce el tuyo amén de esa rueda que tienes que recolocar a patadas en cada esquina. Del carricoche extrae con precisión quirúrgica un niño impoluto y conjuntado del botín de cuero reluciente a la polaina de cuadro príncipe de gales sin una arruga, ni una miga, ni un mísero lamparón. En eso aparecen tus retoñas como recién llegadas de la batalla de Waterloo. Las mayores despeinadas y manchadas de acuarela hasta las bragas. La Tercera con un atuendo de minifalda con deportivas verdes muy al estilo Chabelita Pantoja y la camiseta a rayas alternas de colacao y ketchup. La Cuarta viene a rebufo vestida con sobras de otra familia del barrio y las cejas cementadas con papilla.

Ella con una educación exquisita interioriza la estampa con templanza y comienza nuestro intercambio de aquí entre tú yo vamos a poner a parir a estos germanos. En mala hora. Fue un espectáculo doloroso verla encogerse a medida que se hizo evidente que a mí, como a las alemanas, se me pasan los días sin quitarle el pijama al bebé. A duras penas pudo ocultar el soponcio que le dio al comprobar que mis niñas también se bañan en días alternos. Alternando más nóes que síes por exigencias pediátricas. Poco a poco la vimos revolverse en su asiento preguntándose seguramente qué se encontraría si hubiera de levantar el cojín de sillón. Nada bueno. Ya se lo digo yo.

A puntito estuve de camuflar un chorrito de Hendricks en el té tan alemán que me estaba tomando para tragarme mejor tamaño descubrimiento: Soy una madre alemana. De las peores.

El día que deje de hacer las camas mi metamorfosis será completa.

31 respuestas a “Réquiem por una madre española

  1. ¡¡Madre mía del amor hermoso!! Para mí que entre la perfección y el caos digo ya que tiene que haber una gama de grises del carajo…. enoooorme…. Además, que quieres que te diga, yo veo mucho más humano el caos que la perfección por aquello de lo inexistente de la segunda… por mucho que nos empeñemos en buscarla… es absurdo. Nos entretienen engañándonos para que la busquemos, para que nos dejemos la vida en ello si es preciso porque mientras nos dejamos la vida en buscar la perfección no hacemos ninguna otra cosa y cuando digo ninguna es eso, ninguna.
    Ya ves, sigo incendiaria y reivindicativa… no sé yo si a mi edad se me pasará o irá increccendo (tampoco sé si se escribe así… sólo sé que tú me entiendes).
    Un abrazo guapa.

  2. A mí me ha pasado algo parecido cuando fui a ver a mi prima (yo de Madrid, ella de un mini pueblo extremeño) que yo iba con la nena con unos leggins y camiseta y su bambino con sus polainas, lacitos, manoplas en las manos y su bugaboo (mi carrito empieza a tener una pátina de papillas vomitadas que no soy capaz de quitar del todo, hay que ver qué difícies son de eliminar). Yo creo que el bonitismo, como dicen más arriba, está sobrevalorado.

  3. Jajaja dí q si q donde fueres,haz lo que vieres!!tengo una íntima amiga alemana de nacimiento y sevillana de adopción q al principio empezó sin ponerle las vacunas al bebé, bañarlo sin jabón, y todas esas cosas q hacen los alemanes, pero ahora q su hijo tiene casí 3 años q va, un españolito mas! Osea, q a todo el mundo le pasa!!! Un beso tigresa!

  4. Ehhhh…lo que tú llamas madre española, aquí en España se las conoce como las “superorganizadas” y dan mucho repelús, sobre todo porque te preguntas qué coño falla en ti.

    Alguna hay, no te digo yo que no. Por eso te decía el otro día que entre quien te movías en España, porque la mayoría de madres que conozco vamos todas con tu uniforme.

    Besos y ánimo, somos muchas “germanas” por lo que comentas

  5. ¡¡Qué risa!! Yo creo que lo que NO eres, es madre primeriza como la chica que vino a tu casa. A ver cómo estaría ella con 4 churumbeles en el regazo. Besos.

  6. Si ya te digo yo que tengo raíces germanas, cada vez lo tengo más claro. Hoy aplico la regla de que los viernes en mi casa no hay baños! Que quieres que te diga que tenemos que ser prácticos.

  7. Mas q en nacionalidades a mi me parece q va en en nº de hijos. Cuando yo tenia uno solo tambien eramos superideales, ahora vamos a remolque, yo y mis niños con morros manchados de nocilla, mi carrito lleno de lamparones y mi pelo de loca q intento camuflar vistiendome mas hippie, para q parezca un despei ado muy casual.
    Si me vieses x un agujerito verias q nuestro caos es proporcional.
    Besos.

  8. Pues yo creo que soy germana de vocación, porque los mios se bañan en dias alternos, un dia los dos grandes y otro la pequeña, que no los puedo controlar a los 3 a la vez. Y los dos grandes juntos en la bañera, eh!!! que todavia me acuerdo cuando era pequeña y el agua de mi bañera la reciclaba mi padre para su baño, jejeje. A que me viene de familia……será eso.

  9. jajaja Como si lo viera :) Bueno, de forma menos exagerada, que vistas las fotos de la Oktoberfest no me creo que puedas tener tal casa ni tales pintas. Pero la escena en general, creo haberla vivido yo también con más gente alemana y Española en Viena. Ciertamente la mentalidad es muy diferente, y la tuya tira a Alemana ya, sin duda. Pero personalmente creo que en este aspecto es interesante “germanizarse” (que no en todos, no me interpretes mal :)) porque su filosofía en este sentido me parece mucho más práctica y enriquecedora para los niños que la española. Que tengáis una buena noche! -asumiendo que el marido está aún vivo, después de ver tu tuis de margarita marital, jajaja-

  10. nooooo, no dejes de hacer las camas. ¡ése es el principio del camino a la perdición! ¡resiste!
    ésa que te fue a ver era una de esas madres fabulosas de niños impolutos que luego en realidad ni son tales ni existen de verdad, ya lo sabemos todas por aquí.
    un beso

  11. Varias cosas: si ya eres madre germana que mejor eso quiere decir que eres completamente feliz! Espero que para mi cuarta hija yo sea una madre española de esas impolutas.;)
    La segunda es que aun siendo germana la simpatía y el estilazo para lucir la period shirt es spanish.
    La tercera quiero conocerte ya!;)

  12. Todo es en función del numero de hijos, según va creciendo este vas perdiendo glamour y bonitismo. Tiempo al tiempo y veras a la amiga de la amiga de la amiga como se va pochando…
    Yo como tengo solo dos y soy muy mama espanola les baño a diario ;) pero te entiendo!
    Besos guapa !!

  13. ¡Bieeeen! Esto quiere decir que hay esperanza para mí… No tengo más que mudarme a Alemania…

    Ve preparando otro día de acogida. En cuanto mi SE encuentre trabajo nos mudamos (yo ni lo busco, total ya sé que no están muy bien vistas las madres trabajadoras y además es un lío conciliar)

  14. Como te entiendo. Llevo casi diez años en Alemania! Cuando voy a España me siento muy “desarreglá”, y eso que me llevo mis mejores galas!. Con lo que yo era! Y mis niñas, que su vestuario se reduce al pijama-chandal-pijama-chandal parecen según mi madre dos gitanonas.
    En fin, que eso es lo que hay.

  15. Jajaja, ya te he dicho en un par de ocasiones que eres mi ídola, soy fan tuya ahora. Mejor que los votos matrimoniales es esta declaración ;)
    Yo tengo que decir, que soy muy francesa para muchas cosas, soy muy pija para vestir, muy digna para hablar, muy “fashion” para el día a día. Pero el fin de semana, nadie me reconoce. Pero odio llevar chandal.

  16. En el tema baños, vestimentas y estado general de la cueva creo que soy un germano de pura cepa casado con la hija de Coco Chanel o con su reencarnación no estoy seguro.
    De todas formas si tu madre no se ha presentado en casa con el modo “TU VUELVES A LA SENDA A LA VOZ DE YA” creo que puedes estar tranquila.
    Un saludo

  17. Voy con retraso! Pero hoy, aprovechando que he salido prontito de trabajar, me he pegado una panzada de leer Madre Tigre y me has alegrado el dia. Bueno, en realidad me lo has alegrado a medias porque he descubierto que soy alemana!!! Eso si, me he echado unas risas que me van a durar unos cuantos dias.
    Que sepas que aqui hay gente que aprecia que dediques un ratito a escribir en lugar de acomodar lazos y pulir zapatitos :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s