Hijos de un dios menor

No sabía lo que me faltaba el esfuerzo físico hasta que he empezado a hacerlo. Coger la escoba por el mango en sentido literal ha supuesto una revolución en mi vida. No sólo porque estoy torneando los bíceps que es un tema sino porque además barrer me da tanta paz que me permite pensar con claridad. Desde que soy fregona por vocación dedico una parte muy significativa de mi tiempo a pensamientos de cierta trascendencia. No les digo más que el otro día, cuando le conté mi teoría sobre el rescate bancario, El Socio me puso su cara más societaria para comunicarme solemnemente que me estaba volviendo socialista. No porque antes fuera otra cosa, sino porque nunca he sido nada. Lo de votar no es lo mío, lo reconozco. Nunca he sido capaz de decidirme por uno u otro y se me pasan las elecciones sin casi enterarme.

A lo que iba, desde que la escoba es mi instrumento de trabajo más preciado se me ha despertado una sed de sabiduría económica que no tiene fin. Y aquí me tienen noche sí y noche también leyendo toda suerte de tratados de macroeconomía. Lo nunca visto. Andaba yo hace unos días indagando sobre los métodos de cálculo del PIB cuando cayó en mis manos un estudio que ponía de relieve la correlación entre el PIB per cápita y la esperanza de vida de los habitantes de un país. Resulta que por debajo de los 10.000 dólares de renta per cápita la correlación es brutal. Esto quiere decir que con incrementos muy pequeños de renta aumenta muchísimo la esperanza de vida. Corriendo me fui al banco mundial para comprobar con horror que 120 países tienen rentas por debajo de este umbral. Háganse ustedes cuenta, en todos estos países la gente se muere por dinero.

A falta de poder dormir con esta desazón me dio por pensar. La progresividad impositiva se ha impuesto en casi todo el mundo y se acepta como una forma justa de garantizar un bienestar social mínimo para todos los habitantes de un país. A todos nos parece lógico que aquellos con más ingresos paguen más para que aquellos con menos posibles puedan disfrutar de una calidad de vida digna y tener acceso por ejemplo a una educación y una sanidad adecuada. Este deber de solidaridad se da por hecho y todos entendemos que no sería lógico que un señor en Extremadura se muriera por una diarrea por el mero hecho de no poder pagar el médico. No deja de sorprenderme que este deber tan básico se acabe en la frontera. Una frontera es un accidente histórico, un mero límite administrativo, una forma de aglutinar a un grupo de gente con unas raíces similares pero nunca debería ser una forma de restringir o limitar los derechos más fundamentales. Ni puede ser una excusa para eximirnos de nuestros deberes.

Como colofón de mi espanto, hoy mientras planchaba, el Presidente Alemán me ha soltado desde la pequeña pantalla que cada día mueren más de 6000 niños de hambre. Seis mil. Niños. De hambre. Cada día. Habiendo protocolos y tratados hasta para la compra-venta de aire no entiendo como todavía no se ha impuesto a nivel internacional un acuerdo entre naciones para garantizar que en ningún país se viva con rentas per cápita inferiores a los 5.000 dólares. Debería imponerse un sistema de recaudación progresiva de forma que cada país contribuyan en función de su riqueza. No como caridad o ayudas esporádicas sino como lo que es, un deber ético y moral que debería estar formalizado y garantizado al máximo nivel. Tan malo es matar como dejar morir.

No digo que sea fácil. Ni factible. Pero tampoco es fácil curar el cáncer y no dejamos de intentarlo.

Dejémonos de doble moral. No es posible que vivamos en países en los que teóricamente se defiende la vida ya no como un derecho sino como una obligación de forma que un enfermo terminal no puede libremente acabar con su vida y sin embargo nos parezca de ley que la gente se muera de hambre como si aquello fuera mala suerte.  No. Se mueren de hambre porque les dejamos. Sin más.

38 respuestas a “Hijos de un dios menor

    1. De hecho me acordé de ti al repasar las cifras porque el PIB per cápita de México está justito en los 10.000 dólares. Pensando que hay unos pocos que aglutinan casi toda la riqueza me imagino que tiene que haber muchísima gente viviendo en la pobreza extrema…

      Qué triste.

      Besos

  1. El equilibrio, no es fácil. Y yo creo que no se hacen muchas cosas, porque los que pueden decidir hacerlas, no les interesa. Vivimos en un mundo de doble moral, de intenciones ocultas, de que nos venden lo que interesa, en que disfrazan las cifras, los sucesos, según conveniencias…
    Esto, es lo que el ser humano ha creado, desde el principio de los tiempos.
    Unos comían sin cesar, en sus castillos, y palacios, mientras, el pueblo moría de hambre.
    Ha cambiado las formas, pero no el fondo.
    La escoba da para pensar, y mucho…bueno dependiendo de los metros cuadrados a barrer, :)!

    1. Debe ser eso, que tengo demasiados metros cuadrados por barrer…

      Realmente yo creo que es una carencia de valores. Nos afanamos en defender los derechos de la mujer, los de cualquier orientación sexual, los de los bebés, los de la tercera edad y los de los animales pero los de la gente que pasa hambre esos no. Parece que el derecho a comer es de segunda…

  2. Hasta que no tuve hijos no me dio por pensar en estas cosas. Era más egoísta y menos sensible. Fue tener a mi primera hija y me asocié a Unicef e Intermón. Actualmente soy también miembro de la Sociedad Protectora de Animales Tossa de Mar y de Médicos sin fronteras. No pongo mucho dinero, y a veces creo que con todo, lo pongo para dormir con la conciencia más tranquila porque sigo siendo egoísta. No lo sé. Pero clama al cielo que los de verdad pueden hacer, no hagan. Que los niños se mueran de hambre es un mal terrible y evitarlo tendría que ser la primea de todas la prioridades en cumbres y congresos.
    Un beso.

    1. Eso pienso yo, que nadie debería dormir tranquilo mientras haya niños que se mueren de hambre mientras la otra mitad del mundo es obesa… Y aunque lo hagamos por tener la conciencia tranquila el ayuda nunca está demás. Yo colaboraba con Aldeas Infantiles y Intermón de forma regular pero después de haber leído esto voy a colaborar mucho más.

      Besos

  3. Buff, yo es que tengo mi teoría básica-paleta, sobre el poqué mueren niños de hambre y el porqué sigue muriendo gente de cáncer e incluso porqué sabiendo qué lo genera se siga permitiendo en muchos casos, y es porque alguien se lucra por ese mal y con las soluciones dadas. Quizás, si detrás de estos males no hubiera más interés que erradicarlo ya estaría hecho, ¿no crees?
    Ay poderoso Don Dinero!!!

    1. Yo ya no sé si hay interés en mantenerlos con hambre o desinterés en alimentarlos pero cualquiera de las dos opciones me parece tremenda.

      Que la gran mayoría de los cánceres estén causados por la alimentación y no se diga por activa y por pasiva es algo que también me alucina. Pero lo datos están ahí al alcance de todos en la página de la OMS…

  4. Pues mira, desgraciadamente no es tan fácil y gran parte de la culpa la tienen precisamente en esos países,
    Porque su idea de la moral no coincide con la tuya. Y en esos sitios donde se envía una estupenda ayuda de “cooperación española” que nos cuesta una pasta, no llega ni la mitad de la mitad de la mitad. Porque hay sinvergüenzas que hacen de “intermediarios” y directamente se la quedan. Para revenderla, of course,

    Así funciona el mundo, así que yo antes de dar más dinero, vería si los mecanismos funcionan. Que va a ser que no. Así que tendríamos que meternos por la fuerza a civilizar esos sitios. Que va a ser que tampoco. No nos movemos en la misma escala de valores, ni vemos el mundo de la misma manera.

    Yo no cierro los ojos, ni miro para otro lado, pero soy consciente de lo que realmente hay por esos mundos de Dios, y que antes de repatir comida y dinero, hay que solucionar otras cosas o no sirve de nada.

    1. Ay Sin Prisa, necesitaríamos tú y yo un blog en exclusiva para ponernos de acuerdo. No te digo que no sea cierto que gran parte de estas ayudas se quedan en el camino por administraciones corruptas pero eso no mengua el derecho de esa pobre gente que encima tiene que sufrirlos a recibir toda la ayuda que se les pueda enviar. Si de los 100 Euros que yo les mande, sólo les llegan 50 espero que por lo menos esos 50 sirvan para paliar un poquito el sufrimiento de alguien.

      Para mí esa no es sino una razón de más para ayudar a estos países con toda la firmeza y determinación de la que sólo la comunidad internacional es capaz.

      Yo no hablo de repartir comida hablo de tratar el problema como nuestro porque es así, es un problema de todos y a todos nos corresponde buscarle una solución por muy complicada que esta sea.

      De todas formas hay iniciativas muy serias y con mucho respaldo como El Banco Mundial que sí tienen al alcance de su mano marcar una diferencia. Deberíamos darles más fuerza, más fondos y más respaldo.

      Yo creo que no hay excusa que valga para mirar hacia otro lado. Y eso es precisamente lo que hacemos desde el primer mundo.

    1. Efectivamente la solución no radica en enviarles comida aunque pueda ser un primer paso para paliar el sufrimiento más inmediato. Hay que darles formación y mandarles medios y expertos para ayudarles a construir una comunidad y una economía propia y sostenible.

  5. Querida mia, me encata que alguien a demás de mi misma este flipando con la macroeconomía y los grandes números. Pero vamonos un poco más cerca y busca en Internet los datos del número de niños abandonados en Europa en 2009 por ejemplo y en 2011 y lo que llevamos de 2012 y fliparas en colores y luego no hay crisis y los curritos no lo están pasando tan mal. Últimamente estoy viendo a gente buscar comida en los cubos de basura de mi barrio y no son todos extranjeros.

    1. Lo gordo gordísimo es que España es la décimo segunda economía del mundo y en PIB per cápita está el 27 con más de 30.000 dólares anuales. Si aquí se está pasando mal con esas cifras qué no pasará en Etiopía y Burundi donde la renta per cápita es de 374 dólares.

      Desde luego algo falla en España porque con esas cifras deberíamos tener un bienestar importante pero claro el 30% del PIB corresponde a economía sumergida. Ahí está uno de los grandes problemas. Eso y muchas otras cosas que claman al cielo.

      Lo de los niños abandonados no lo sabía la verdad. ¿Bebés o niños más mayores? Si son niños más mayores el drama es doble. Tremendo.

  6. Totalmente de acuerdo con tu reflexión . Peor que los errores por acción son aquellos por omisión. Dejamos que pase, que mueran de hambre y que no haya co-responsabilidad. Una vez leí que para que el mal triunfe solo se necesita un grupo de gente buena que no haga nada…

  7. Es tremendamente triste esta situacion, ojala se pasara mas la escoba como tú pero no para recoger sino para repartir. Genial tu reflexion como siempre.

  8. La macroeconomía no es mi plato preferido, será por ser compañera de viaje de un doctor en y profesor e investigador de Macroeconomía :) Pero al margen de gustos, tu análisis no me podía parecer más certero.No todo es tan simplificable de cara a buscar soluciones y acciones de respuesta, pero sí creo que es tan simple como tú dices: “se mueren porque les dejamos.” Y en ese “mos” me incluyo por desgracia. Así que con esta reflexión, que te agradezco mucho, me voy a la cama a pensar un poco más sobre ello yo también. Que tengáis buena noche y espero que el virús abandone ya la casa pronto!

    1. Efectivamente en ese “nos2 estamos el 99,99% de la población. Lo vemos, nos entristece y con las mismas miramos a otro lado. Creo que se nos debería recordar más a menudo para que no fuera tan fácil hacer oídos sordos.

  9. Cada vez estoy más convencida de que debimos ser gemelas en otra vida o algo asi……. mis dos hijos mayores nacieron en Etiopía, creo que con eso te lo digo todo, no?? A esos niños de los que hablas los he visto, los he abrazado, he jugado con ellos, me han hecho morirme de risa y morirme de llanto al quedarme a solas. El viaje de la adopción te cambia la vida por partida doble: primero y más importante comenzar a ser madre y luego darte de morros con una realidad que supera muchisisisísimo lo que puedas imaginar. Varios padres/madres formamos una asociación para hacer algo, por poco que fuera. Si lo que haces es solo un grano de arena, si sirve solo para que HOY no muera UNO, ha sido un dia ganado para ese crio. La rabia de ver cómo están planteadas las cosas a veces supera mucho y dan ganas de tirar la toalla, pero recuerdo sus risas, sus besos y sus juegos y es imposible no hacer nada.
    Dos de esos niños sentenciados se han convertido en mis dos hijos, que son dos niños españoles normalísimos (mamá quiero quiero quiero, eso no me gusta, no quiero comer de aquello), a no ser por el tono más o menos marrón de su piel.

    Por si quereis echar un vistazo y una mano, me tomo la licencia: Asociación Infancia Futura
    http://infanciafutura.ucoz.com y https://www.facebook.com/pages/Asociaci%C3%B3n-Infancia-Futura-AIF/240996502622217

    1. Ay Rosa, siempre me pones los pelos de punta. Te confieso que llegamos a empezar el papeleo para tramitar una adopción con Etiopía pero entre tanto nos mandaron a Alemania y como estos procesos están ligados a la residencia tuvimos que abandonar la idea. En este tiempo, a parte de estar ocupados teniendo niñas, ni me lo he planteado porque mi alemán distaba mucho de ser suficiente para enfrentarse a toda la burocracia. Ahora que ya me veo más suelta te confieso que la idea me vuelve a rondar. Con insistencia. Aunque no tengo claro que teniendo 4 hijas biológicas todavía fuéramos elegibles, hay países que lo limitan a 3 y no sé si Etiopía es uno de ellos. Además tampoco sé cómo es el papeleo alemán ya que aquí la adopción internacional no es tan común. Pero me voy a informar. Eso como mínimo.

      Se me heló la sangre el día que leí que en Etiopía hay QUINCE MILLONES de huérfanos. Aunque cambiarle a un niño la vida es minúsculo yo creo que por otro lado es enorme. Y tú ya se la has cambiado a tres. Te honra.

      Me voy a mirar con detalle vuestro proyecto pero cuenta ya con otra fan y colaboradora.

        1. Uy, perdona, se me olvidaba. Comenzamos llamandonos Mamush Etioía, con licencia sólo para operar allí, y luego pasamos a llamarnos hace poquito AIF, y hacemos lo que podemos donde podemos, básicamente Africa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s