Misery

Una que es inocente por naturaleza decidió el viernes noche que era mejor que durmiéramos un adulto por habitación puesto que éstas estaban enfrentadas y no conectadas. La Primera y La Segunda tienen criterio más que suficiente para dormir en un hotel a dos metros de nosotros. No me cabe la menor duda. Pero en cuanto me las imagino solitas haciendo zapping me asalta la imagen del secuestrador del chándal agazapado detrás del extintor acechándonos. Con equidad salomónica a mí me tocaron impares y el padre tigre se quedó con las pares. Lo que no sé es porqué me sorprendió a las seis de la mañana del sábado cuando se me plantó La Segunda en la habitación con La Cuarta en ristre. Su padre seguía roncando plácidamente sin percatarse de la ausencia de su prole. Ahí se quedó mi caballero protector convertido en un saco de ronquidos sin oficio ni beneficio.

Total que a las seis con el tinto a medio digerir y los tobillos todavía hinchados por la falta de costumbre de llevar tacón empezó la fiesta de dibujos, peleas, patadas en el bazo y mamátengohambres. Imagínense mi rictus cuando a las nueve y media nos personamos en el buffet de desayuno con más hambre que un perro flaco y menos paciencia que una paciente de supernanny. Con la neurona dividida todavía entre el unte de mantequilla en serie y los repetidos intentos de La Cuarta por suicidarse desde la trona cruasán en mano, interrumpidos cada dos minutos por algún invitado al evento haciendo infructuosos intentos por entablar conversación mientras La Tercera pedía huevos revueltos a pleno pulmón y La Primera nos pedía permiso a gritos para tomarse el enésimo bollo de Nutella, nos pusimos a valorar nuestra situación canguril.

La muy desalmada había decidido por su cuenta y riesgo aceptar un trabajo de go-gó o vaya usted a saber qué a partir de las once pero se ofrecía para darnos cobertura in situ hasta las diez de la noche. Pensando con muy poco juicio que menos da una piedra aceptamos pulpo por canguro y nos dirigimos con la camisa llena de churretes de mermelada de albaricoque hacia unas cañas traicioneras que había organizado el novio tres horas antes de la boda. Con la hora pegada volvimos al hotel mal comidos y bien bebidos para volver a batir el récord Guiness de acicalamiento extremo. A las catorce en punto salíamos los seis primorosos camino de la iglesia.

He de reconocer que, salvando el ligero bochorno que pasamos cuando tuvimos que abrir las puertas de la furgoneta en público para desvelar la fauna autóctona de galletas, bocadillos, pañales usados y envoltorios varios que había proliferado durante las nueve horas de atasco, nuestra llegada a la iglesia nada tuvo que envidiar a esos posados de los príncipes con las infantitas en Marivent. De la ceremonia vi más bien poco puesto que La Cuarta sufrió un ataque de hambre inaplazable y me tuve que salir a darle un potito que encontré por ahí. Las mayores aprovecharon la ocasión para zafarse y venirse conmigo y el padre tigre se quedó a cargo de La Tercera que dormía plácidamente en la sillita de La Cuarta.

Eché la misa charlando animadamente con los otros padres y madres exiliados a cargo de bebés llorones o niños inquietos. Otro cantar fue cuando a la salida con una pase maestro el padre de la camada me endiñó a La Tercera con un despertar enfurruñado y se escaqueó a tocar el cuerno con sus amiguitos mientras yo tenía que hacerme paso con los tacones, el cochecito y las cuatro niñas colgando del tocado para situarme en el posado oficial. Imagino que me debieron inmortalizar con un gesto similar al de Kathy Bates en Misery sierra eléctrica en mano.

Podría decirles que en el ágape todo se tornó de color de rosa. Pero mentiría.

20 respuestas a “Misery

  1. ¡¡¡De verdad de la buena creo q deberías dejar de contar estas cosas tan terribles!!!
    1º.- porque vas a provocar que las mamás más valientes, cuando tengan su segundo vástago se hagan una ligadura de trompas a la altura del cuello, por lo que pueda pasar
    2º.- porque los contratos matrimoniales van a llevar numerosas nuevas clausulas del tipo “si se te escapan las niñas de una habitación de hotel ¡te crujo!”

    y por un larguísimo etcétera, como decía aquel chiste: “miénteme Pinocho”… pero en versión bloguera…
    Por lo demás, de serie de TV de las buenas, sin duda… ¿lo has pensado ya?
    ;-)

  2. Vale, deduzco que nos queda el post del agape, que es con el que te emcumbrarás definitivametne, si crees que en el margen de unos días vas a recibir una corana de mi parte, no vas desencaminada, eso sí, nunca tuve idea de tener más de dos, desde que te leo estoy totalmente segura de que no los tendré.
    Besos

    1. Querida Runner Mami, olvidarte tú a estas alturas de que yo no exagero. Nunca. Si bien te concedo que quizá los acontecimientos no están en mi top ten de situaciones escabrosas mi ánimo para afrontarlos sí que estaba entre mi top ten de moods asesinos.

      Si hay algo que he aprendido en estos siete años de maternidad a tropezones es que la resaca con niños es el peor de los infiernos terrenales. Y si a una resaca y cuatro niñas le sumas un marido fiestero y mucha sociedad que hacer la combinación es espeluznante. Te lo aseguro.

      1. ¿Pero tú has visto que yo haya puesto que exageras? Yo he puesto que leyéndolo no parece para tanto… que lo escribes con literatura catastrofista (que no es lo mismo que exagerar). Ahora bien, si el ánimo (y la compañía) no era el mejor para soportarlo… pues me he de callar, quizá (y sólo quizá)

        No se me ofenda tigresa, por amor de Gott

  3. Ay, por Dios, qué estrés. Cuando estabas contando el momento desayuno me tenías dividida entre seguir riéndome a tu costa o dejar de leer y pedir hora para una-ligadura-de-trompas-ya. Lo que no me explico es que aún estés cuerda. Eres mi heroína.

  4. Uff, ataque de ansiedad nada mas leerte…
    Yo lo tengo claro, para ir a una boda con las niñas pa eso no voy.y punto. Supongo q tu tienes mas complicado el endiñamiento de niñas a la madre o a la suegra, y q según cuentas en Alemania el servicio de niñeras no está muy conseguido…..pero llevártelas implica el infierno en vida,tal y como has descrito y los consequences cabreos con el contrario q no se yo como los hombres tienen esa habilidad de desentenderse de las criaturas mientras charlan con los amigotes mientras tú das potitos, acompañanas a hacer pipises varios, te preocupar de q coman algo, cambias pañales…en fin, q mejor me quedó en casa, clarinete lo tengo.
    Aún así te admiro x echar le narices y ir!seguro q era una boda cercana! Ah! Y también espero q el viaje de vuelta no fuera tan terrorífico….
    Besos tigresa

    1. A mí me cuesta mucho perderme un sarao sea por la razón que sea por lo que llevo años de boda en boda con niñas a cuestas. En general se me da razonablemente bien y pasamos todos un rato divertido pero en este caso cometí el error de primeriza de agotarme la primera noche y me pasé un sábado con menos paciencia que un doberman…

  5. eres unica madre tigre….creo que empezare a leerle tus post a mi madre, a ver si hay alguna similitud, ella tambien tuvo 4 hijos, entre mi hermana (la pequeña) y yo (la mayor) nos separan 6 años, y ella tiene anecdotas creo que parecidas…eso si, el padre tigre hace el triple o cuadruple mas que mi padre hizo en su momento (que fue nasti de plasti o lo que es lo mismo, cero patatero)
    me parto contigo y desde el reino sur…chapo contigo y me quito el sombrero. yo estoy esperando el segundo y creo que paro aqui, que no habra mas, pero no por leerte, si no porque yo no me veo capaz.
    besotes rosas

  6. ¿Y has recibido o reclamado ya la merecida recompensa por parte del marido fiestero? Porque te la has ganado a pulso! Y por curiosidad, ¿cuántos bollos de Nutella terminó por comerse la primera? Porque yo recuerdo estar en su lugar y nunca pasé de 3 porque no me dejaban, y me pregunto cuál será el límite digerible para un niño… jajaja Un beso y espero que la semana vaya más o menos tranquilita y puedas recargar algo de pilas!

  7. MadreTigre, te cambio de tema, a propósito de la discusión del otro día.
    Mira: http://www.elconfidencialdigital.com/defensa/078574/espana-se-queda-sin-su-colegio-de-darra-e-bum-afganistan-los-talibanes-secuestraron-a-los-profesores-los-amenazaron-y-han-conseguido-que-ningun-nino-vaya-a-clase

    Pues eso, y no costó 50mil euros, sino muchos más (hayq ue sumar el dinero negro que se da a los jefecillos locales para que te dejen construirlo y que manden a los nenes. Dinero que espero que no llegue a los talibanes para que sigan matando a españoles). Hasta que no cambie/cambiemos a esa gente, no merece la pena invertir allí.

    Prefiero mil veces que ese dinero se quede aquí y lo utilice Cáritas para dar de comer a la gente.

    Y como esta podría contarte muchas historias de primera mano de mucho llorar. Como que no es que llegue el 50%, es que no llega nada, se lo quedan para revenderlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s