The show must go on

Que la fama cuesta lo sabíamos todos los que tuvimos el buen criterio de nacer antes de los ochenta. Que se paga con sudor. También. Pero que el precio incluye renunciar a una fin de semana en París no lo sabía yo. Hasta ayer. Resulta que la fama no respeta ni Domingos ni fiestas de guardar y ayer, con las maletas de una semana a medio deshacer, La Primera y yo nos presentamos con media hora de antelación al ensayo de ballet.

Para poder estar allí una amiga tuvo que cambiar la hora de la fiesta de cumpleaños de su hija por haber cometido hace ocho años la osadía hace de parirla sin consultar con la profesora de ballet. La fiesta se transformó en una comida con derecho a piñata. Dejé a la niña a la una, me volví corriendo a casa, comimos, recogí la cocina y, con las mismas, me volví a recogerla con tiempo de sobra para hacerle el moño en el punto exacto de la coronilla que coincide con la punta del gorro de enanito que debe lucir para la ocasión. El traje de enanito había viajado previamente a Madrid  para que la abuela tigre pudiera meterle las mangas y sacarle el bajo con precisión milimétrica.

Ya en el ensayo la profesora nos comunicó que debíamos agenciarnos unos tirantes, coserlos a unas medias amarillo pollo, pintar las zapatillas de ballet del susodicho tono canario y encontrar ropa interior que no se transparentase. Casi nada. Como madre de una futura estrella del Volga, tomé nota cuidadosamente y me decidí a dejarlo todo, TODO, para convertir a mi primogénita en el enano más primoroso de la historia de la danza infantil. En paralelo ya le habíamos confeccionado a la medida el tutú lila que necesitaba para la otra función. La Segunda que no podía ser menos había recibido también su tutú blanco impoluto con la medida exacta de su culito plano.

En estas andaba yo, organizando mi agenda al son de la coreografía, cuando leí en un cartelito nuevo y traicionero que el próximo domingo también hay ensayo. Mi primer impulso fue cederle a la niña el marrón de comunicarle a la profesora que nos sería imposible acudir puesto que desde hace un par de meses tenemos billetes para pasar el susodicho fin de semana en París. Lo que viene siendo a la vuelta de la esquina de Munich. Visto que realmente la adulta soy yo me armé de valor y se lo comuniqué a la profesora con toda el tacto del que fui capaz.

Lo que allí aconteció tras el funesto anuncio no estoy en condiciones de relatarlo sin que me invada el peor de los malos farios. Primero cayó presa de un vahído en un diván muy adhoc para la ocasión. Cuando se sobrepuso a tamaño disgusto, con todo el cuajo que muchos años de plié tras plié le otorgan, me dijo sin más que si la niña no iba al ensayo la niña no bailaba. Con un par. Que mis padres se vengan desde Madrid para el evento tampoco le ablandó el corazón de tul. Se pueden imaginar que mi cara se tornó escarlata al tiempo que se me nublaba la vista de rabia. Debí darle mucho medio y en plan conciliador me dijo que no se podía tener todo en la vida y que me buscara a alguien para dejar a la niña el fin de semana para que no se perdiera el ensayo. Desde luego los ovarios los tiene a pleno rendimiento la madame.

Lo gordo del asunto es que la niña no es Leroy Johnson. Comparte escenario con otros veinte. Es la última de su fila. Y sobretodo, tiene siete años. La realidad es que hay otra niña recién llegada que debe bailar mejor que la mía y la profesora está deseando cogernos en un renuncio para darle el papel a la otra. Sin más. Si yo fuera una persona normal pasaría del asunto pero después de cuatro años de no vivir por el ballet de las narices estoy dispuesta a comerme a la profesora. Con patatas.

The show must go on. Sí. Pero no a cualquier precio.

26 respuestas a “The show must go on

  1. Mira: coge tus maletas, te vas a Paris y la llevas a ver “el mejor ballet ever”….ver mundo y vivir experiencias enriquece más.

    Mira que me ha puesto de mala leche la maldita profesora- no tu relato- pues me has hecho vivirlo en mis carnes y claro aflorar traumas infantiles.

    Me hubiese encantado bailar profesionalmente pero no se porqué las madames son tan perras que siempre quieren hacerte la vida de cuadros ¡es parte de la disciplina de los cojones!

    Y me liberé—y dejé de lado el papel principal a un día del show…y no me presenté al examen de la Royal Academy por que las imposiciones conmigo NO VAN dede pequeña…

    Mi madre como tú sufrió y lloró en la esquina. Yo en cambio decidí la libertad de elegir.

    Se puede tener “todo” con cordura…y no al 100% si no explícale la teoría de ser madre y trabajar….

    ¡ARRRGH! Dime la dirección que voy…ya sabes tienes una amiga sicaria.

    Un besote desmadroso

    1. ¡Ay desmadrosa con lo rebonita que hubieras lucido tú en el escenario!

      Eso me parece a mí, que con siete años es un poco pronto para empezar a renunciar.

      Pero gracias por reafirmarme en mi decisión. Le van a dar. Y punto. Pues no soy yo nadie defendiendo a mi camada…

      Besos.

      1. ¡No lo entiendo! por qué tienen que ser tan pesadas y a parte de todo “enseñar la renuncia a base de castigo” es algo que no comparto en mi educación.

        Estoy de acuerdo que la disciplina es importante, la dedicación, la seriedad, el ser puntual, el cumplir con el peinado, el tutú, la zapatilla limpia y las medias sin una carrera…pero de ahí a martirizar a los padres y a una niña…¡OIGAME NO!

        Y tranquila que dejé el ballet y el coraje me hizo meterme a softball y de ahí a teatro…¡ya sabes la vena dramática de una! jajaja

        La vida encuentra “mysterious ways” como diría U2 jajaja

        Diviértete en Paris y mándanos unos macarrons no perraca….

  2. Si no hubiera abolido los tacos de mi vocabulario te diría algo así como “¡Coño con la profesora!” ¿Pero esa tía quién se ha creído que es? ¿No puedes contraatacar con un “No serás tan buena profesora si necesitas que ensayen fuera de los días establecidos”?
    Me parece indignante y entiendo perfectamente el cabreo que llevas. ¡Joder, que no son profesionales! ¡Que son niñas! ¡Que bailan por diversión! ¡Que se pierde un único ensayo! (Me callo porque creo que no estoy ayudando al sosiego, sino más bien a encender más aún los ánimos).
    Suerte en la cruzada. Espero que finalmente se impongan en sentido común y la cordura de las que parece carecer esa… (iba a poner señora, pero no lo es) tipa.

    1. Me parece que al final se va a quedar en que hoy va a ser nuestro último día en esta academia. Yo entiendo que para ella es muy difícil coordinar una función con tropecientas niñas y que no puede llover a gusto de todos. Pero ya nos conoce hace cuatro años, sabe que soy hiper puntual y muy cumplidora y creo que esto no viene a qué.

      Y a mi niña no le hace un feo nadie. Porque lo digo yo.

      ¡Gracias hermosa!

  3. ¡¡DI QUE SI!!
    Pero que se ha creído esa señora… ¿A qué hora dices que es el ensayo?¿Quieres que parezca un accidente o prefieres que sepa a ciencia cierta de parte de quien “viene el regalto”?
    ¡Un fin de semana en París sin prole! (deduzco) Esa señora no sabe ni lo que dice ni a quien se lo dice…
    Tranquila, amiga… ya me encargo, “le haré una oferta que no podrá rechazar”… mucho ballet pero ¡qué poco cine mafiolli ha visto esa señora!
    Besis guapa.
    PD.- Y que sepas que no te guardo niiiinnnngúúúúúúnn rencor por nuestro NO café… ;-)

    1. No hija el fin de semana en París es precisamente mío con las niñas así que lo de dejar una atrás como que no tiene mucho sentido…

      Efectivamente lo que me hace falta es un buen Padrino que defienda nuestros intereses :)

      No mentes el café… ¡Qué cúmulo de despropósitos!

  4. PUfff esto que te voy a decir te sonara extraño o quizás descabellado : sé que sólo tiene 7 años y que es una niña, pero es chica y además hija tuya, pregúntale que quiere si quiere bailar la última de la fila o quiere ir a ver la torre eiffel?? Y después de eso tu tienes que valorar si padre tigre esta dispuesto a hacerse cargo de ella e irte a la France… el baile es lo que tiene que es duro y conlleva sacrifio, te lo dice una pringá q se paso todos los domingos bailando floklore tradicional por toda la región…

    1. Es lo primero que hice, decirle a ella que hacemos lo que prefiera, que si no quiere venir a París le busco una amiga para quedarse o algo. Pero claro quiere venir a París Y ser enanito. La pobre al final me decía que porqué no nos buscamos otro ballet que sea menos complicado… Tiene más razón que un santo, cree todavía en el ratoncito OPérez y sinembargo tiene que elegir entre su carrera como bailarina y un fin de semana en París… Me parece un poco desproporcionado. Para qué te voy a engañar.

  5. Hablando con conocimiento de causa, te diré que por un ensayo, o dos o tres, que se pueda faltar, no se quita al niño de un espectáculo. Que el ballet en las edades de tus hijas, no deja de ser una mera diversión y disfrute. Que después de todo el trabajo con los tutús, comprar telas, buscar adornos, ceñir maillots, arreglar tirantes, etc, etc, Por no hablar de las zapatillas, que tienes que amoldar y coser las tiras para que no se salgan del pie, (amarillo canario???)…
    Las profes de ballet al llegar a una edad, parece que pierden toda la perspectiva, y consideran que su espectáculo es digno de los grandes teatros rusos, o franceses.
    Que no te des mal, y vete a disfrutar con tus hijas de Paris, oh la la, que el ensayo volverá a haber cuando volváis. Me juego lo que quieras. ;)

  6. En mi pueblo la profesora tendría un solo calificativo: gi-li-po-llas. Esa mujer tiene que estar amargada, porque no se entiende que trate así a niñas tan pequeñas.Y, como ha dicho alguien en un comentario anterior, no será muy buena profesora si tienen que ensayar un domingo, que ya sabemos todos que Dios los hizo para descansar, joé.
    Menos mal que no ha dado conmigo porque con la mala hostia que tengo, la crucifico allí mismo.
    Y me parece perfecto que la quites de esa academia y que, encima, le eches toda la mierda que puedas por imbécil.

  7. Mira que yo soy fan de las normas, pero el nivel de estupidez humana y de frustraciones canalizadas al amparo de la “disciplina” no tiene techo. Empatía total con La Primera, sé lo que es vivir bajo las normas de los años 50, pero… las lentejas las tomas o las dejas y como dice mi señor padre, para aprender, perder. No sé si esto la hará más fuerte, pero sin duda le ayudará a saber cómo funciona el mundo.
    PD: Wed y yo nos la cargábamos con media mirada asesina, no lo dudes un momento.

  8. ¡¡Esta señora es la Rottenmeier 100%!! Si hacen esto con niñas de 7 años no se que haran con adolescentes, mejor no pregunto…Lo que hagas bien estará, siempre que respetes a tu hija, que ya he leído que si. Así que ánimos y ¡¡bon voyage!!

  9. Aquí una sufridora del ballet clásico desde su más tierna infancia (4 años y hasta los 12 que me harté y además me salieron tetas y no molaba) Recuerdo la disciplina férrea de mis sucesivas profesoras en el Ballet Rey de Viana en Galicia los martes y los jueves en clase con olor a resina y sudor y con piano de verdad para bailar (nada de casettes que, además entonces, ni se llevaban) Lo que yo lloré metiendo barriga en esas clases de Pochola y después Betty sólo servidora lo sabe. Luego vino la carrera por entrar en la Royal Academy (por cierto había que no pasarse en los kilos) y los sufrimientos aumentaron. El ballet clásico enseya dos cosas: la autodisciplina y el tragarse el orgullo. No me arrepiento de haber ido, te genera una gran elasticidad que te dura el resto de tu vida por no hablar de lo dura que te deja para los restos (dura de carnes, la prieta de toda la vida, vaya) Con mis hijas lo intentaré…hasta que pongan morritos y no les guste. Por cierto, estando en clase de ballet me enteré del 23 F.
    Mi consejo: mándala a pastar. Es una niña, tiene 7 años. Venga ya, hombre!!!

  10. Buff, Madre Tigresa, mucho ánimo con esa ogra que ha perdido la perspectiva…
    Ni en una serie americana que se llama “dance moms” serían tan drásticos, en este caso la realidad supera la ficción.
    Hago un inciso para aclarar que es “el marido” (plagiándote el mote para mi esposo que también es guiri) el que da audiencia al programa basura de “dance moms”, yo solo he visto algún cacho sin querer ;-)

    En fín, que paciencia para no estrangular a la madame con las medias amarillo pollo y DISFRUTA PARIS

    Un saludo que aunque no nos conozcamos te he leído tanto que me creo que sí. Soy fan total de tu blog y eso que eso de ser fan no va conmigo.

  11. Yo lo sufrí como alumna… y creo sinceramente, que dada la actitud de la profesora, has hecho un favor a tus peques también. Porque yo padecí a una profesora así, y las exigencias y los lloros en clase eran terribles, sobre todo para niñas que lo hacían por simple hobby y sin aspiraciones, siendo sólo niñas. Así que a disfrutar París que lo tienes merecidísimo!! Un beso

  12. Ay Madre, qué barbaridad. ¡Y en última fila! Pues si a lo mejor todavía tienes que dar gracias, que a saber lo que les exige a las de la primera. Lo mismo las deja allí a dormir, para que se “fundan” bien con el ambiente.
    Ahora en serio, eso no se le puede hacer a una niña tan pequeña. La mía se apuntó a baile con 4 añitos en el cole, por presión compañeril, y después de cuatro aburridas clases se dió cuenta de que esa disciplina no era para ella, así que la quité. Pues la asquerosa de la profesora, pretendía que siguiera todo el curso, para que aprendiera que lo que se empieza se acaba (con 4 años; y de paso, cobrar ella claro…)

  13. Si yo tuvierrrra delante a esta prrrrofesorrrra de mierrrrda le dirrrria en su carrrra de rrrrostrrrro alemán: FRAU-DER-HIJEN-OF-DER-GRANDISIMEN-PUTEN!!!!!!, térrrrmino que prrrrefierrrro no trrrraducirrrr. Le diagnostico una frrrrustrrrración porrrrrrr haberrrr querrrrido serrrr bailarrrrina y haberrrr terrrrrminado prrrrofesorrrra de MIERRRRDA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s