El día D

Qué bonita es esa expresión que reza: Cualquier día es bueno para… Qué felices seríamos si fuera cierta. Que no digo que no lo sea. Lo será. Pero yo tiendo a regirme por el eterno es que hoy no me viene bien. Ni mañana. Ni al otro. Y así he ido posponiendo el día D desde Junio. Hasta ayer. Casualidades de la vida ayer era mi cumpleaños, lo cual hubiera sido una excusa más que válida para posponerlo otra semana más. Si no hubiera sido porque el martes pasado, en un arrebato de emprendimiento maternal del que me arrepentiré de por vida, le prometí a la profesora de La Tercera que el sábado empezaría la operación pañal para que el lunes ellos pudieran adaptar sus rutinas al nuevo estado de alto riesgo de la niña.

El sábado me vino fatal. El padre tigre salió por peteneras con la excusa del cazador cazado y yo me quedé  compuesta, con cuatro niñas y con ganas de hacerme la vida fácil. Me las llevé a comer por ahí con unos amigos, estuvimos en un parque, nos dimos un paseíto y lo pasamos de lo lindo. Hubiera sido una pena empañar nuestra dolce vita con las meadas asíncronas de La Tercera así que hice lo de siempre: donde dije digo digo Diego y aquí paz y después gloria.

Ayer me levanté un año más vieja y con el Lunes y la profesora con su entusiasmo extremo exhalándome en la nuca. No hay dolor me dije. Tú puedes. Saqué las braguitas de cuarta generación del baúl de los recuerdos y le solté un speech a La Tercera sobre su nuevo estatus y lo importantísimo de no defecar en las braguitas de casi estreno. Bajo ningún concepto. A lo que me respondió con un gran pedo y el gesto inequívoco de quien está haciendo un esfuerzo sobrehumano por plantar un pino. En las braguitas. Como gracias a dios la criatura es de corte estreñido, pudimos posicionarnos sobre la taza del inodoro antes de que llegara la sangre al río. Tras diez minutos de esfuerzos hercúleos el monstruoso chorizo cayó con un plof triunfal y el consiguiente vitoreo familiar.

Procede aquí hacer un inciso para aclarar el porqué de mi monumental pereza a embarcarme el proceso de entrenamiento de los esfínteres. Toda, todita, mi motivación para con este tema murió con La Segunda en lo que fueron muchos meses de intentos infructuosos y un mes de tres cacas diarias en las bragas. Tres. En bodas y bautizos, en aviones, en restaurantes, en el campo, el bosque, en el coche y en el salón. Un sinfín de excrementos que tuve que lidiar con destreza extrema so pena de agotar el presupuesto familiar en braguitas que usar y tirar.

La culpa es nuestra. Por cambiarles los pañales tarde, mal y nunca y engendrar seres que asumen el llevar una caca pegada al trasero como una rutina de estoicismo inevitable. Tengan ustedes en cuenta que yo de olfato ando escasa por lo que suelo ser la última en enterarme de que mis niñas llevan plasta. Hecho éste que los padres colindantes suelen hacerme ver con toda la diplomacia que la falta de oxígeno les permite. Desde ese momento la incógnita se traslada a ver si llevo pañales encima. Que suele ser que no. Lo cual tiene delito teniendo en cuenta que desde hace siete años tengo un mínimo de una y un máximo de dos niñas con pañales.

Flagelaciones maternales a parte, el día de ayer se saldó con un total urinario de 4:0. En mi contra. Y un 0:2 a mi favor en materia de heces gracias al arduo proceso de deposición de las mismas. Si bien este marcador es poco alentador esta mañana he vuelto a rescatar mi speech de motivación barata y la he mandado a la guardería con sus braguitas y un hatillo con lo que espero sean repuestos de sobra.

Les mantedré informados.

24 respuestas a “El día D

  1. Felicidades Señora Tigresa por su cumpleaños… El momento cambio de pañal ni visualizarlo quiero, ¿a qué edad se hace eso? Si es que yo me entero de las cosas cuando están ya delante.
    Por Dios, dígame que celebro de alguna manera su estrenado año, que aquí en este post falta un poco de fiesta y celebración.
    Feliz lunes, besos,

    1. ¡Gracias hermosa! No sabría decirte, cuantas más hijas tengo menos sé. A La Primera se lo quité con 2 años y siete meses, La Segunda se negó rotundamente hasta los 3 años y 3 meses y esta ahora tiene 2 años y 9 meses. De todo hay en la viña del señor :)

      Tranquila que celebración hubo. El viernes noche con cena en casa de unos amigos con tarta y velas, ayer por la mañana tarta y regalos del padre tigre y las niñas y por la noche nos bajamos una botella de champán con un cubo enorme de palomitas y peli que era lo que me apetecía. Quién me ha visto y quién me ve :)

  2. Jajajajaj, bueno intentar volver a mi redil bloguero y encontrarme este post tuyo me sa aliento, aunque después de saber las novedades de madresfera sé que serás inalcanzable, tengo claro que por lo menos en algo he salido más airosa que tu, por cierto leete mis post sobre ello y empieza a ir con orinal por ahí y una maleta troley de bragas. Y por mucho q te diga la profe, no es ella quien decide cuando es el momento sino la niña… nosotros fue en el segundo intento…

    1. Tu operación pañal la tengo grabada en la memoria blogueril pero con la logística que tengo de niñas, patinetes, carritos dobles y escayolas lo único que me faltaba es el orinal y el mega bolso de ropa de recambio…

      En mi caso con La Primera a la primera y con La Segunda a la mil quinientas… Veremos a ver…

  3. jajajajajajajaja la misión “quita pañal” me parece a mí un reto difícil, ya verás cuando me toque. vendré pidiendo consejos a la madresfera como loca…
    y muchas felicidaes :)

  4. Ánimo! Y estoy de acuerdo, la decisión la tomará la niña. Así que suerte y que no tarde mucho… al menos tienes secadora nueva :)
    Y muchas felicidades!! Aprovecha la excusa y toma unos buenos G&T :)

  5. Primerito y fundamental, FELICIDADES guapa, no vaya ha ser que se me olvide y luego…..cada vez que os leo con el tema “operación pañal” se me abren las carnes, yo de natural malamadre, por supuesto salgo de casa sin pañales, sin agua, y sin la madre lo fundo…lo que me lleva a pensar en como lo voy a hacer cuando haya que quitarle el pañal al minibicho, es que no quiero ni pensarlo, sobre todo porque partimos de una fase con 16 meses en la que no quiere que le quites el pañal ni a tiros, y cuando le preguntas “minibicho tienes caca?”, meneando la cabeza como un poseso te dice “No, no, no, no mama, caca, no” cuando le huele el culo a peste de la buena…así que nose yo como va ha ir el tema.

  6. TIGGGERRRRRRRRR feliz cumpleeeeeeeañooos a ti!!!
    Espero que esa peli que viste con palomitas lleve al título de un post cumpleañero oiga :P
    En cuanto a la operación pañal pufff ¡piensa que es el último día d! así que disfrutaaaaaaaaa…

    Un besote desmadroso

  7. ja, ja, ja. Feliz cumpleaños y mucho ánimo!! Mala época esta de frío para quitar pañales…
    Yo solo he quitado unos y nos fue muy bien pero a cambio creamos un monstruo porque le dejábamos ver unos dibujos animados en el iPad si se sentaba en el orinal a hacer caca… a las dos semanas, con 2 añitos recientes, en vez de decir: “mamá caca” decía: “mamá, iPad?”

  8. Se me ponen los pelos como escarpias, el despañale, junto con las noches del primer mes son los peores recuerdos de mi experiencia como primeriza…no quiero pensar el perezón que me daría saber que aun queda una cuarta para tremenda tarea…
    Ánimo!!!!!

  9. Venga, venga, que puedes con esto y más. Piensa que si a la niña le cuesta lo suyo, por lo menos sólo vas a tener que quitar braguitas de pis, que algo es algo… ¿no?

    A mí sabes que me ha sido mi madre quien me ha hecho la operación pañal, así que pocos consejos te puedo dar. Sólo ánimo y mucha fuerza.

    Por cierto, que me estoy preguntando… ¿también tienes un excel con las operaciones pañal y sus incidencias? ¡JAJAJAJA!

    Muack. Besos apretaos, hermosa.

  10. Jo, yo lo pasé tan mal la semana de adaptación con mi mayor, que estoy temiendo el momento de fuera pañal de la peque. Al final es menos de lo que pensamos, pero uff, que lata, y eso que tú ya has pasado por ese tema dos veces antes…

  11. ainsss amiga tigre….yo dentro de unos meses hare un año con la retirada del pañal de mi principe, el cual muy cabrito aun no quiere pedirlo y tengo que llevar una especie de alarma mental controlando cada cuanto tiempo ha hecho pis, para que no se haga encima, y claro una llega a cansarse de lavar calzoncilos, pantalones, calcetines, etc etc…
    te mando muchos animos…y tu ya has conseguido quitar pañales a dos…y creo que las otras dos te seran pan comido….
    besos rosas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s