Ellos las prefieren gordas

Y un pimiento. Del padrón. De esos que unos pican y otros no. De los sabrosones con su sal gorda y su rabito para no mancharse los dedos. Arrugaditos sin llegar a churruscarse. Con el morbo del ardor inesperado. Qué no daría yo por unos pimientitos, un lacón con grelos, unas buenas fabes con almejas, unas pochas o un cocido con su morcilla, su chorizo y su panceta. Qué me dicen de un chuletón a la piedra, un bacalao al pil pil o un txangurro en condiciones.

Por si no me lo habían notado en la cara de acelga, estoy a dieta. Y estoy pasando hambre. Mucha. Lo mío es hambre placebo. De la que nace en el hipotálamo más que en el estomago. Mis tripas están ya acostumbradas a todo tipo de perrerías dietéticas y se conforman con un mendrugo de pan. Pero mi hipotálamo no. Ese sabe lo que es bueno y tiene complejo de gourmet. Mi hipotálamo quiere foie del bueno, del que se acompaña con mermeladas sin endulza,r y carabineros de los que nada tienen que envidiar a la mejor de las cigalas.

Es posible que ustedes sean personas comedidas y razonables que hacen dietas de esas de endocrino a base de verduritas, pescadito a la plancha y dos piezas de fruta. Es muy probable también que ustedes no lleven en su ADN el gen que te condena a la compulsión. Yo lo tengo. Todo parece indicar que en homocigosis y con redoble de tambores. Ya les dije en mi debut que soy de naturaleza compulsiva. Con todo. Lo mismo me engancho a la ginebra, que a twitter, las niñas, las peripecias de los Stark de Winterfell o a las peladillas saladas. Mi vicio es indiscriminado.

A mí no me vale cualquier dieta. Para saciar mi afán redentor necesito dietas radicales. De las de sufrir. Sin medida. Gracias al cielo no estoy sola en esto. Hacer dietas une. Mucho. Así intimamos mi amiga la de Albacete y yo. Matándonos a cremas de champiñón del Tesco. Desde entonces lo hemos probado todo. La dieta de la ginebra sin marca. La de las sopas de lata. La des los dos paquetes de tabaco diario. La del medio kilo de requesón con sacarina. Y también la de los yogures robados.

Fuimos pioneras en la Dukan cuando era una dieta reservada para los post-partos parisinos. Nadie sabrá nunca la cantidad de latas de sardinas y boquerones que pudo comerse esta albaceteña de metro ochenta. Aquello fue cuando, tras ponerse veinte y no sé cuantos kilos en el embarazo de su segundo, fue atacada por un catarro infernal. Quiso tomarse un chutecito de Dalsy para paliar los síntomas y calculando por kilos le salió que tenía que tomarse ocho botes. Del tirón.

Recientemente hemos encontrado la horma de nuestro zapato alimenticio. Ustedes no saben lo que es pasar hambre si no han hecho la dieta del Amapur. Esta dieta suiza es el culmen de la aberración culinaria. Se compra por semanas y durante la duración de la misma uno no ingiere nada que no salga de la caja que te envían. Se hace una “comida” – hay que tenerlos muy cuadrados para llamarle a esto “Amapur meal”- cada hora de una selección de brebajes y potinges bastante variada.

Puedes elegir entre unos frapés dulces con regusto radioactivo de distintos sabores o unas sopitas variadas de dudosa procedencia. La ración de muesli es el equivalente a una broma de mal gusto aunque yo le he acabado cogiendo cariño al de naranja. El producto estrella son las galletitas en sus variantes dulces, saladas o picantes. Puedes tomarte dos galletitas del tamaño de una moneda de céntimo cada hora.

Las ganas de comer se te suelen pasar en un día. Las de vivir a lo sumo en dos. El tercer día lo ves todo muy negro y el cuarto no sabes si hincarle el diente a tu marido así o matarlo primero. Total con lo rebuena que me voy a quedar ya me buscaré otro. Pero el quinto… Ay amiga, el quinto día casi te cierran los vaqueros. Casi. En ese momento decisivo te vienes muy arriba, te metes en internet y encargas tu segunda caja. No hay dolor.

39 respuestas a “Ellos las prefieren gordas

  1. Yo había tomado la decisión de empezar el viernes pero mira… que lo dejo para después de las navidades con su marisquito, sus dulces. Te dejo que empiezo a salivar.

  2. Vamos por partes.
    Te sigo en eso del gusto por la buena comida, incluso por la de multinacionales
    Losvpimientos de Padrón unos pican e outros también :-D sino son de Murcia. (que no digo que sean malos, pero no son lo mismo)
    Ok. Te has puesto a dieta, ya eres mayorcita para que no te diga nadie nada, pero…y ahora que vas a hacer cuando quieras salir a la calle? Meter piedras en el bolsillo para que no te lleve el viento? Agarrarte al radiador cuando alguien abra la puerta para no salir disparada con la corriente?
    Manda üeven!

    1. Tranquilo que son tres días para volver a quedarme como estaba. Nos ha llegado el ciervo y últimamente nos hemos excedido con las comilones, los homenajes y el vino. Por cierto, que aquí tengo tu ración para cuando te animes.

      Es todo por volver a caber en vestidito la mar de mono que me compré en Madrid. Este Sábado nos vuelve a tocar jolgorio.

  3. ¡¡¡Madre mía del amor hermoso!!!
    No pienso comprar esa caja de difuntos pero que conste que ya me he metido en su web a echarle un vistazo… La Dukan está abonada a casa, como la Weight Watchers (o como se escriba…) que también tuvo su momento, y la crudívora y la de la sopa y la de los yogures…. ¿no te digo yo que somos almas sino gemelas en todo todito todo…, sí muy pareciditas en la mayoría?
    Ánimo hermosa aunque coincido con urbanmon… sufrir ahora para el atracón de las Navidades… no lo termino yo de ver práctico por mucho interés que tengas en entrar en esos vestidos tan ideales de la muerte con los que te engalanas en las fiestas y saraos varios que seguro que tienes ya más que previstos en tu agenda, Moleskine, por supuesto… o en la del IPAD… vaya usted a saber… je,je,je
    Besis hermosa que estos de momento no engordan y al hipotálamo ese le distraen un poco… ;-)

    1. Aquí ando con el frapé de vainilla a medio digerir. Este es pasable, el de plátano es para denunciarlo ante el tribunal de La Haya. Apunta en el orden del día de nuestro café-copa-y-puro las dietas criminales.

      Oiga igual somos la versión cañí de Tú a Boston y yo a California. ¿Y sómos iguales pero tú con el pelo corto y yo largo?

      Besos guapa.

  4. Ay por dios!!! Pero esta dieta cual es que yo no la conocia?? Con lo moderna que soy yo con las dietas (practicamente las he hecho todas). Me ha conquistado lo de las galletitas, más que nada porque yo ahora estoy haciendo la disociada y me estoy quedado tonta de tanto disociar, es un absurdo todo.
    Muy buen post, me he reído un montón!!
    Mil besos guapa!!

    1. A tí te encantarían lo mini brezen picantes. Mi amiga la de Albacete dice que la próxima vez es lo único que se va a pedir. Dos semanas a dos mini-brezes cada sesenta minutos… No es vida.

      La disociada es un sin vivir y hay que tener mucha culturilla general. ¿Sabías que el ajo es un hidrato de carbono? Yo no. Y así me va.

      Besos cebolleros.

  5. Amos, que digo yo, que no es mejor esperar a después de Navidad?… si total luego entre unas cosas y otras lo vamos a engordar igual, no??…
    Yo es que soy muy poco de sufrir y me da que esta vez no me va a dar por la dieta, pero oye, que si hay que animar, yo os animo…
    Que a lo mejor los mayas tenían razón en lo del calendario y es mejor irse para el otro barrio regia estupenda!!.

    Un besote guapa!

    1. Yo voy de sprint en sprint. Lo de esta semana es para caber en un vestido el sábado. Luego haré otra sesión para hacer hueco para el pedazo de pasote que me pienso pegar en Navidad.

      Pero sí, oiga, no voy a pasar a la posteridad con michelín.

      Besos hermosa.

  6. A mi no me engañas, a ti querida no te sobre nada, si yo he visto esos vestiditos en los que te enfundas en las ocasiones especiales.
    Yo tengo que ponerme a dieta, llevo todos los lunes de mi vida asi! pero llega el martes y se acabaron mis buenas intenciones, que vuelven después de los excesos del fin de semana y la cena del domingo que claro esta tengo que aprovechar,
    Besos

    1. Por eso mismo, necesito quitarme un pelín de lorza para volver a caber en un vestido. Como soy una chula me probé una talla más, me vine arriba y me llevé una talla menos sin probármelo otra vez. Total que me tiene que caber sí o sí.

      Pero hermosa si yo cocinara la mitad de bien que tú no me sobrarían 3 sino 30.

      Por cierto necesito receta de galletas de adviento facilonas para hacer con niños con moldes de forma. Pensada para madres manazas por favor.

      Besos.

  7. Yo soy flaca flaca. Por eso, como soy delgada a pesar d etres embarazos y la edad, que también se nota, os digo a todas que estáis haciendo MAL con las dietas.
    La única manera de que funcione una dieta es EL EJERCICIO FISICO. Si tu tienes un coche de gasolina y le pones diesel, qué pasa?. No anda. Tienes que cambiarle el motor y ponerle uno de diesel. Y el motor del cuerpo es el corazón. Y la gasolina es la alimentación.
    Claro que me he pasado ańos levantándome a las 6:15 para ir a la piscina en invierno y en verano, a hacerme un par de largos. Encima acabas con una musculatura en la espalda ideal para cargar nińas.
    Te he convencido?
    Tira las dietas, ponte un Speedo y vete a nadar. Come de todo, especialmente de temporada y cocina casera.
    Tres semanas.

  8. A ver Sra. Tigre, lo primero que tu digas que necesitas una dieta es ofender a Dios, que tengas un poco de barriguilla fruto del “Octoberfest” vale que vale, pero decir que necesitas dieta y además ese tipo de dietas….vete al peo coñohombreya. Dos consejos, 1: cuida tu salud y no machaques tu cuerpo con este tipo de dietas que no valen nada más que para joderte el sistema endocrino y 2: prueba dos meses, ¿vale, solo dos meses para que pruebes?, elimina de tu dieta el pan y similares (la pasta, etc.), reduce el aceite que consumes a la mitad y elimina el azúcar, vete un día a la semana a andar o a nadar una hora, solo haz eso y me cuentas cuanto peso has perdido, es fácil de hacer hasta en Navidades.

    1. Sí es que los informáticos sois sabios por naturaleza. Te haré caso. En cuanto entre en mi vestido me doy a la dieta sana. En realidad soy muy friki de la comida y la vida sana. Por lo de la hipocondria. Ya hablaremos largo y tendido.

      Besos.

  9. ahh como extraño mis dietas de cigarros/cocacolalight!
    A veces hasta me dan ganas de volver a fumar, desde que lo dejé no he podido completar una semana a dieta.
    Saludos madretigre.. y animo! :D

  10. Estoy con Sara en lo de la dieta sana. De lo de andar o correr no hablo, que me pierdo.

    Ahora, en dos cosas discrepo con la mayoría (quizá porque dentro de nuestra diferencia física, me siento identificada, en mi entorno también me lo dicen), a saber:

    Si esperas a Navidad porque asumes que vas a engordar ya hay que perder más y más duro se hará. Los kilos hay que quitarlos cuando llegan. Si no, es la perdición.

    Si estás delgada (ahí es donde reside nuestra diferencia, lo mío lo dejamos en bien) es precisamente porque no dejas que se acumulen. Si has notado que has ganado uno, dos, o los que sean, es mejor sacarlos cuanto antes. Y si tu estilo de vida no cambia, eso sólo se puede hacer con dieta. Así que ánimo con ella. En una semanilla recuperada la figura.

    Besooooteeees

  11. Madre mía qué fuerza de voluntad tienes! Te admiraba por muchas cosas, y ahora por una más. Ánimo y no sigas con la dieta mucho tiempo que eso no parece muy sano que digamos. Y siendo hipocondríaca no conviene arriesgar :) Por suerte o por desgracias yo no necesito dietas últimamente porque como deprisa y corriendo cualquier nimiedad ya que no me da para cocinar ni el tiempo ni las ganas, y pierdo peso sin quererlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s