Tú Zuckerberg…

… yo La Madre Tigre.

No seré yo la que diga que este chico no tiene su mérito. Que lo tiene. Y mucho. No todos los días se cambia la forma en que se relaciona el mundo desde la habitación de tu residencia universitaria. El chaval se merece toda la pasta que le llueve. O casi. Esa salida a bolsa me tiene todavía un poco mosca. Además, es pensar en el amigo ese tan majete que le hacía los numeritos y le aguantaba los tics con soberana paciencia, y entrarme una pena infinita. Me imagino a El Socio ahí tirado en la cuneta de los millonarios de segunda y se me atraganta el café.

Por suerte, nuestra querida start-up lo que más nos da son quebraderos de cabeza así que nos repartimos los marrones con justicia salomónica. Muchos más para él. No somos Facebook. Para empezar porque la start-up nos ha cogido maduritos y con muchas bocas que alimentar. A El Socio le tengo restringido el acceso a la  cafeína y otras sustancias psicotrópicas por miedo a que cualquier día le dé una angina de pecho. Estoy intentando también instaurar una política de fitness corporativo a ver si le bajamos los niveles de colesterol.

A nosotros se nos ha pasado el arroz de programar sin parar durante setenta y dos horas a base de Dr. Pepper en una playa californiana. Qué le vamos a hacer. A cambio el emprendimiento nos ha pillado con la sapiencia y la prudencia que algunos años de experiencia te dan. Para bien. Y para mal. Emprender, y sobretodo en internet, es sumergirse en un universo paralelo con sus personajes casi de ficción, sus costumbres, sus aventuras y sus intrigas palaciegas. Una experiencia única que va dejando su huella y sus lecciones.

Aquí les dejo una docena de las más valiosas que me ha tocado aprender. Unas veces a trancas. Y otras a barrancas.

4 respuestas a “Tú Zuckerberg…

  1. Bueno, yo no esperaría tampoco parecerme a Zuckerberg, pero como para que os vaya dando para lo que se necesita, más que suficiente, no?… y claro, el chaval estaba en la uni y vosotros con cuatro princesitas que hoy solo comen y visten lo que digan sus papis, que ya llegará el momento en que además pidan móvil, ropa de marca y un largo etc…

    1. Espero que los calvarios propios sirvan de redención ajena. Es verdad que en estas aventuras y desventuras siempre piensas que ojalá alguien te lo hubiera dicho antes. No quería que me diera la angina din haber dejado mi legado en buenas manos :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s