Amanece que no es poco

AmanecequenoespocoHay días que se convierten en una carrera de obstáculos antes de sacar un pie de la cama.

El padre tigre se encuentra en paradero desconocido haciendo uso de la testosterona que va acumulando entre tanta Barbie. Cuatro días en un refugio sin agua, luz, calefacción, inodoro, ducha, cobertura ni mujeres que no sean de la familia de las cornamentas. Ahórrense el chiste fácil. No estoy de humor. Que él se desfogue implica que yo me multiplique acercándome al tópico de mujer cavernaria: Él buscando sustento y yo sacándole brillo a la cueva.

Símiles antropológicos aparte, esta mañana he conseguido despegarme puntualmente de las sábanas para encontrarme a La Tercera de camino al baño. Momento justo en el que La Cuarta se ha puesto a berrear. Con una en cada cadera he despertado a las mayores de camino al infierno del desayuno. En la cocina toca exprimir naranjas, calentar leche y repartir magdalenas a diestro y siniestro. La Tercera se empeña en ayudarme poniendo el dedo entre la naranja y el cuchillo con un afilado de Teletienda. La Cuarta hace equilibrismos en la trona para desmayo de La Segunda mientras La Primera marea la perdiz como si todo este zafarrancho no fuera con ella.

Ya en la mesa comienza la lucha de la madre contra la pachorra infantil que no conoce límites. Sospecho que el oído de mis hijas es inmune a mi tono de amenaza caustica. Sólo cuando me pongo a borrar regalos de la carta a los reyes parece que empieza a haber algo de más de movimiento de deglución. En estas me voy en busca de un número par de braguitas, calcetines y camisetas.

Mientras las mayores se lavan los dientes y se olvidan de lavarse la cara y las manos, voy haciendo camas y poniendo ropa. Entre tanto La Tercera me aparece en culos con medio rollo de papel higiénico pegado a la caca que todavía lleva colgando. Dónde está La Cuarta no lo sabe nadie pero todo parece indicar que con su amada escobilla. Bajo con La Tercera a que se acabe la leche mientras les grito a las mayores que sé que no se han lavado la cara y que como no se vistan y recojan su cuarto en cinco minutos me voy sin ellas.

Mientras visto a La Tercera mando a La Primera a buscar el cepillo y a La Segunda a recopilar gomas de pelo. Según van pasando por el cepillo las voy mandando a ponerse las botas y los abrigos, le cambio el pañal a La Cuarta y le pongo su mono de esquiar. Toca encontrar guantes, gorros y bufandas para todas. Enfundadas como para tomar Siberia nos lanzamos a la calle. No me atrevo a coger el carrito doble porque está en la caseta que el padre tigre ha llenado con trampas para ratones. La Tercera tiene que andar. Veinte minutos. Por la nieve. A las siete y media de la mañana.

Por si fuera poco hay una obra de teatro en el colegio de La Primera y los padres están invitados a quedarse. Le pregunto si quiere que me quede. Me contesta con un me da igual que suena como cuando tus padres te decían haz lo que quieras. No puedo dejar a las medianas antes de las ocho pero la mayor tiene que llegar a menos diez. No hay problema.

La dejo a ella primero y como alma que lleva al diablo corro hasta la guardería con las otras. Desvisto a La Tercera, le pongo las zapatillas, me da un beso en los morros y me despido de La Segunda. Emulando a Carl Lewis me marco un sprint de vuelta al colegio para llegar justo cuando empieza el tinglado. Al aire libre. En la nieve. A las ocho de la mañana.

Se acaba la obra y todavía no he localizado a La Primera entre el millón de cabecitas. Me encaramo a la valla del patio y, cuando por fin diviso su gorro, me pongo a gritar como una enajenada. Me ve. Me sonríe. Y se va. Me vuelvo a casa con La Cuarta. Voy sin duchar. Y sin peinar. Son las ocho y media. Buenos días.

27 respuestas a “Amanece que no es poco

  1. Siempre lo has sido pero hoy te has salido: eres mi heroína… en el más amplio sentido de la palabra.
    Hoy que me encuentro semi convaleciente de un catarro de elefante mezclado con una ciática de gacela thompson, me solidarizo aún más contigo y tu camada pensando en que el macho alfa os ha abandonado para esquilmar la fauna autóctona en pos de un relax incomprensible y un encontrarse a sí mismo y a su masculinidad. ¡La madre que lo parió!
    En fin… que ya sabes que tienes mi respeto, mi aprecio y mi complicidad ¿quieres que parezca un accidente o algo más zafio también te vale?
    PD.- Hipoacusia selectiva, también lo han desarrollado mis hijos a la perfección, sólo afecta a mi tono de voz… al del SantoPadre no, por supuesto, a ese le oyen a dos manzanas de distancia. ¡Qué cosas!

    1. Ay amiga, tú sí que sabes de lo que hablas. Por suerte para mí en el nuevo kindergarten les dan el brotzeit. Te lo cobran a precio de caviar beluga pero te ahorran ese suplicio así que ahora sólo tengo que preparar uno, el de la mayor. Como nunca jamás se lo come le pongo lo primero que pillo.

  2. Me da la sensación que más le vale a la parte masculina traer víveres y viandas varias acompañadas d promesas de mundos felices libres de pequeños seres si quiere poder bajar del monte en algún momento…

    1. Te diré que la negociación del calendario cinegético del padre tigre nada tiene que envidiar al concilio de Trento. Pero con los años y sobretodo con las hijas he desarrollado una capacidad infinita de piedad hacia el susodicho. Y viene tan liberado y tan contento que sinceramente me compensa. Si no lo tengo aquí como un gato enjaulado sin un triste ratón que echarse a las fauces…

  3. Uff, me has estresado, menos mal que lo he leído después de hacer tres cuartas partes de lo tuyo, si llega a ser antes me tiro por el octavo piso..
    No sé yo, pero me parece que lo de la hipoacusia selectiva es algo que va en los genes, los míos también la padecen.
    Si te sirve de algo mi Santo tampoco está en casa y no llegará hasta enero, así que no sé de donde saco manos, tiempo y fuerzas, claro que yo tengo uno menos.
    Yo pensaba que el: haz lo que quieras de mi madre era único y sólo a mí me sonaba a: hagas lo que hagas ya la has liado… Gracias por hacerme ver que no era la única…

    Un besote guapa, y ánimo, que yo nos cobraremos ese descansito!

    1. Hasta Enero, madre del hermoso, te acompaño en el sentimiento. El padre tigre estará de vuelta el Miércoles suave como la seda. Espero.

      Creo que el “Haz lo que quieras” es el chantaje emocional de uso más extendido entre los padres. En nada y menos nos vemos aplicándoselo a nuestros retoños. Si no al tiempo.

  4. Y aun así, me has dado envidia.
    No sé lo que es vestir a mis hijas para llevarlas al cole, me encantaría haberme estresado con esa tarea, pero mira, cosas de la conciliación, a las siete y media tengo que estar fichando (y dando gracias).
    Disfrútalo niña, porque si tuviera que elegir unas 7:30, elegía la de estar peleándome con el “no llegamos” o el “tómate la leche”.
    Un besote enorme tigresa.

    1. Más razón que un santo hermosa. Te diré que en su día me planteé muy seriamente opositar a ingeniero del estado. Llegué a comprar el temario y a apuntarme a la academia pero ni ese horario me parecía bueno. Estas mañanas terroríficas no me las pierdo yo ni por todo el oro del mundo.

      Besos apretaos.

  5. Me has dejado agotada con el primer párrafo, yo pensaba que lo mío era un verdadero sprint cuando ambas se ponen tontas, no es nada en comparación con lo que vives tú… Cada mañana. Creo que hacía tiempo que no te lo decía… Eres mi ídola!

    1. No te creas. Estos escollos maternales los salvo con la dignidad muy justita. Pierdo los papeles mucho más de lo que me gustaría. Las cosas como son. Espero que no me lo tengan en cuenta en el futuro o me veo pasando la vejez en una residencia en la isla de Perejil…

  6. Llevo leyendote un tiempo, principalmente porque me gusta como escribes pero también porque pretendo entender, algún día, como llegaste al número 4. Yo tengo una y no puedo con mi alma. Cómo lo haces tú? De verdad es un misterio para mí!

    1. Tiene truco. Una gran parte de las tareas de toda índole las delegas a las mayores por muy pequeñas que estas sean. Te sorprendería la cantidad de cosas que hacen La Primera y la Segunda. Hasta La Tercera ha aprendido a seguir a La Cuarta para que no se caiga por la escalera. Por no decirte que le quité el pañal hace dos semanas y ya hasta se limpia el culo ella sola. Seguramente mis cuatro me den menos guerra que la tu hija única. No lo dudes.

  7. Después de esto se impone un momento Caffe Latté (o como quiera que se escriba) en el mismo momrnto en el que el Padre Tigre aparezca por la puerta.

    Y una cosica te voy a decir. Me parece fantástico que te preocupes tanto por su salud mental como para justificar así una escapadita de cuatro días, pero espero que él se preocupe igual por la tuya, ¿no?

    Bueno, pues, eso. Que a ti el día hasta las 8.30 te cunde más que a mí hasta las 21. Pero mucho más. ¡Las camas hechas y todo!

    1. En realidad ha sido un buen día. Hasta una buena mañana. De locos pero buena de todas formas. Mi secreto es dormir. Ocho horas. Como mínimo. Si no no soy nadie. O mejor dicho, me convierto en persona non grata en mi propia casa.

      Pero ciertamente pienso cobrarme esta escapadita. No sé en qué, ni cómo ni cuándo pero caerá. No sufras por mí.

      Besos mañica.

  8. Bauf, yo estaba cansada al acabar el post… y sólo lo he leído O_o Pero he de confesarte que me he acordado de ti algún día en que sólo con la mía he acabado reventada entre una cosa y otra, y a todos lados deprisa y corriendo. Y ya me había preguntado eso de ¿y cómo lo hará la madre tigre, que tiene 4? Ahora ya lo sé. Y me admira aún más de lo que ya lo hacía antes. No sólo por tu capacidad para gestionar esa mediana empresa familiar, sino por tu paciencia hacia las escapadas de cacería. Yo hubiera… corramos un tupido velo :) ¡Que descanses que lo tienes muy merecido, y que el padre tigre apechugue por su ausencia cuando vuelva! Un beso

  9. Eres la mejor! Me encantan las aventuras y desventuras de la familia tigre. Algún día tendrás que contarnos el secreto de como dormir 8 horas con cuatro “cachorras”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s