Streets of Philadelphia

Philadelphia¡Detengan el mundo!

Dejen cualquier actividad en la que estén enfrascados. Aborten todas las misiones por muy importantes que éstas sean. No den ni un paso el falso. Quietos parados todos: El padre tigre tiene un moco.

El pronóstico es todavía reservado. Iremos informándoles puntualmente de la evolución del paciente con partes detallados de su estado cada hora par. De momento no tememos por su vida pero nadie puede saber a ciencia cierta como evolucionará en las próximas horas. Se prevé la visita del Presidente Rajoy,  Urdangarín y la Reina si el paciente permanece estable dentro de su gravedad. Se rumorea incluso que podrían volver a investir a Marichalar con su ducado para la ocasión.

No es un moco cualquiera. No da leche merengada. Ni hace tolón tolón. Pero casi. Como certifican los anales de medicina del mundo occidental podría tratarse del primer moco en la historia de la humanidad en anunciar su llegada con varios días de antelación. Ni el Etna hizo tanto ruido antes de entrar en erupción.

Ya lo venía advirtiendo el paciente con voz quejumbrosa: Tengo los pies fríos. Lo perentorio de esta afirmación no deja de sorprenderme cuando de mí se espera que concilie el sueño noche tras noche, a dieciséis grados en la habitación conyugal, con los pies morados y más fríos que un témpano, sin suscitar la más mínima compasión del padre tigre. Me cobra el calentamiento de pies como si su calor corporal fuera el de un esturión a punto de parir dos toneladas de caviar.

Se ve que los pies fríos son un estadio de enfermedad terminal ligada a la posesión de un cromosoma Y. Sea como fuere, a sabiendas de la gran sensibilidad del padre tigre hacia sus pies, sus fríos y sus males en general, tras el funesto anuncio pusimos en marcha la operación salvad al padre tigre con todo su arsenal de tés, aguas de limón  y baños con vahos de mentol. Él paciente se dejaba mimar mientras merodeaba por la casa con cara de quedarle como muchísimo un Telediario. No más.

El culmen de la pena que se daba a sí mismo el pobre enfermo incomprendido, lo alcanzó el domingo por la mañana cuando le pillamos infraganti escuchando a Maria Callas en bata. Ni el mismísimo Tom Hanks sufrió más antes de exhalar su último aliento en Philadelphia. Sufrimiento que se convirtió en un odio infinito cuando le insinué que quizá estuviera exagerando un poco. ¿Exagerar él? Tú dirás lo que quieras pero tengo un gripón del quince. Y no me dijo un sacroma de kaposi con metástasis al hígado porque todavía le queda un mínimo de vergüenza. Torera.

Anoche, nada más acabar el partido del Bayern, entró en barrena. Su condición se deterioró a una velocidad inusitada que nos hizo temer por su defunción allí mismo antes incluso de acabarse el lingotazo de Hendricks con el que estaba combatiendo el malestar generalizado. A duras penas consiguió meterse en la cama con cara de estar a puntito de ver la luz. Tras fingir un par de toses muy mal conseguidas se durmió como un querubín de metro noventa.

Esta mañana, por fin, ha conseguido un moco para restregármelo literalmente en la jeta como prueba irrefutable de su calvario. Así entre nosotros les diré que sospecho que le ha robado el moco a La Cuarta que sí que tiene un catarro de órdago. Pero está en un plan diva que cualquiera le dice nada.

Tenemos moco para rato.

32 respuestas a “Streets of Philadelphia

  1. Pobre padre Tigre ¡beber Hendricks me ha ganado! así que opino que hay que mimarlo por su moco…producir UN moco es tarea IMPOSIBLE y tú no se lo aplaudes ¡mala tigresa! que no fuera el tuyo que seguro nos dirías que tienes un infarto al miocardio ¿lo recuerdas? un besote hermosa

    1. No confundamos la hipocondria con la burda exageración. Lo mío es un arte y lo suyo mucho morro :)

      Pero me da a mí que tú eres muy sabia en cuestiones de pareja así que te voy a hacer caso y darle bombo a EL moco. Aunque sea lo último que haga :)

      Besos desmadrosa. Me tienes en un ay con lo tuyo…

  2. Jajaja, nunca un moco de hombre había dado tanto que hablar… y que reír. Pobrecito, la primera aparición de semejante monstruosidad desde que tenía 3 u 8 años, me parece que necesita unos cuantos mimos, que vivir rodeado de mujeres, por muy pequeñas que sean, no debe ser tarea fácil.

  3. ja, ja, ja. Por eso estabas tan desparecida madre tigre, y es que cuidar a los pacientes “que mira que malitos estan y que poco se quejan” da mucho trabajo… Animo y a darle mimos al padre tigre, acumula puntos para cuando te pongas tu malita…
    Me consuela que no soy la unica castigada a dormir sin calefaccion en el dormitorio y si me descuido con la ventana abierta en pleno invierno… estos guiris…

  4. ¡Por el amor de Dior!¡Un mocazo de un “querubín de metro noventa”! Eso es una noticia y no las subidas y bajadas de la prima de riesgo que más que inestable para mí que es bipolar, por lo menos…
    Pero es que eso… les viene de serie. Están estupendos hasta q se encuentran al borde de la muerte por culpa de una tos, una mala digestión o un padrastro en el peor de los casos… y tú puedes estar agonizando por las esquinas que como somos como somos… o sea unas gilipuertas (por ponerlo en plan fino…) pues no se nos nota nada…
    Y lo de la Hendricks… para gustos pero un poquito delicado ¿no? Me lanzo más a la Bulldog que es “como más de hombres”… ;-)

    1. Si el que el mío se deja toda la virilidad cazando y me trae el moquito a casa. No tienen vergüenza. Lo mejor es que cuando yo ande con 40 de fiebre y sin parar si me quejo siempre me sale con que morir no me voy a morir. Hombres…

  5. ¡¡¡Hombres!!!
    Y esto lo dice alguien, yatusabe, que al menor síntoma de resfriado piensa que es una neumonía mortal para siempre jamás, pero lo sufro en silencio, mira, como las hemorroides, de las que pienso en su doloroso florecer que son mínimo el principio de la caída de todo el intestino delgado y parte del grueso por el retrete, en cada sentadilla…

  6. Yo tengo un moco, lo saco poco a poco, lo redondeo, lo miro con deseo, y me lo como y como me sabe a poco, cogemos otro moco y volvemos a empezar. Tralará.
    Cántaselo bajito al oído y ya verás como se le pasa.
    Es un consejo de tu farmacéutica.

  7. Si es que ya no existe compasión en este mundo por dior!!!!
    Ese hombre que pasa semanas a 37 bajo cero en una cabaña en los Alpes, armado con un cortauñas para traer el sustento a casa, que diariamente se arriesga a perecer de una sobredosis de estrógenos, le han contagiado una gripe que riéte tu de la española, y no se os ocurre otra cosa que mofaros!
    Oscuros tiempos nos esperan Sancho…

  8. Ay tigre, no sabes tu cómo te entiendo¡ El viernes pasamos toda la tarde en urgencias, respirando miasmas en la sala de espera, por culpa de un taimado pedo indeciso. Tendrías que haber visto la cara de mi madre, que se quedó con la prole, cuando le explicamos el diagnóstico.
    Paciencia, tigresa y que se te mejore el tigre¡

  9. Así son las cosas, un moco de ellos, da más que hablar, que tres paquetes de pañuelos usados nuestros. Si están malos se para el mundo, si lo estás tú, ya puedes espabilar…
    A recuperarse todos!!

  10. Ufff yo esto lo tengo clarisimo, nosotras podemos tener una sarta de mocos que tenemos que seguir vivitas y coleando, eso si nuestros maromen tiene medio moco ya no te digo no, y por favor que dramon de telenovela. Yo sólo digo que no hay nada peor que un hombre enfermo, suerte doña tigre!!!

  11. El mío llega a más cuando está “enfermo”. Se hace mil tés, y por supuesto va dejando las tazas por todos los sitios.
    Cuando se ducha, sin secarse ni nada, se pone directamente el albornoz, y así se mete en la cama( porque tiene mucho frío), dejando por toda la casa un reguero de agua.
    Una vez volví de trabajar, y estaba tiradio en un colchón en el suelo, viendo el fútbol(par eso nunca está malo), y el condenado se había pusto suero por la vena! Sólo tenía una pequeña gatroenteritis!

  12. Pensaba yo que los germanos serían de otra casta en estas cosas, dada su estatura y su porte, pero veo que son todos iguales. ¿Es que quieren mimos y atención y no pueden pedirlos de otra manera? ¿o es que realmente el cromosoma les hace ser hipocondríacos? En cualquier caso, ánimo y paciencia :) Un beso!

  13. Te voy a dar el teléfono de una tía de E. Es de las que les encanta cuidarte. Que se plantan en tu casa con el chándal y las zapatillas y te dan la brasa a más no poder. De las que lo saben todo: desde el origen a la futura evolución del moco. De las que te hacen tantos zumitos de naranja que acabas por odiarlos, y de las que sólo te deja comer sopita de arroz, de la mala malísima hasta que estés chic chac curado. No te dejan ni a sol ni a sombra y si te descuidas se quedan a dormir en el sofá…En cuanto a E le sale un moco le amenazo con llamarla para que le cuide…No sabes lo rapidito que se cura ;-)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s