Dirty Dancing

DirtyDancingPocas cosas en la vida me producen más vergüenza ajena que esta película. Es ver a Patrick Swayze mascullando The time of my life por lo bajinis con cara de intenso intensísimo y entrarme unas ganas incontrolables de meterme debajo de la mesa. Para siempre. Por no hablar de la escena de puentencito rústico cuando Jennifer Grey –años llevo preguntándome qué habrá sido de esta chica- va bailando sola. O esos ensayos en el agua con el chorrito de agua cayéndoles estratégicamente por la frente. No. Puedo.

Pero no se crean que reniego de esta película. En absoluto. No sé cuantas veces la habré visto. Seguramente más de veinte y menos de cincuenta. No se le ha hecho justicia a este gran clásico de nuestra adolescencia. Fue pionera en condenar la insalubridad los abortos ilegales y defender el derecho de una adolescente a perder la inocencia donde y cuando le dé la gana sin importar la clase, la etnia o que a su vez le venda sus servicios a la cincuentona millonaria. De paso universalizó también el derecho de la hermana tonta a tener su minuto de gloria y el de todos a restregarnos sin pudor en los bailódromos de dudosa higiene.

Si bien no acaba de trazar con claridad la delgada línea que separa lo profesional de lo personal, ni el derecho de un padre a pasar unas vacaciones tranquilo sin que el profesor de baile de tres al cuarto se cuele en la alcoba de su hija adolescente, esta película esconde una píldora de filosofía de trascendencia universal. Ya se lo decía Johnny a Baby (quién tuviera un cojín para taparme el sonrojo) aunque ésta no acabara de pillar el concepto: Este es mi espacio. No invadas mi espacio.

Si hay algo que echo de menos desde que soy madre numerosa es mi espacio. Ese corrito de aire propio para poder respirar oxígeno sin oxidar. Ese círculo que trazan los brazos para poder moverse con cierta libertad. Ese momento de gloria en el que uno no está en contacto directo con nada ni nadie. No hay violación más flagrante que la del propio espacio.

A base de anotar hijos en el libro de familia uno va estrechando su espacio vital. Es un fenómeno como la subida global del nivel del agua: imperceptible pero inexorable. Una se olvida de lo que es tomar un café sin luchar con La Cuarta por la taza y compartir la espuma con La Tercera. Llegamos a creer que no existe un mundo en el que una madre pueda sentarse en el sillón sin que automáticamente le salgan peluqueras de debajo de los cojines o echar una cabezadita sin que le pinten un bigote. Te sientas a leer y automáticamente La Segunda se te tumba encima y se ofrece a pasarte las páginas. Te vas a depilar y las cuatro te quieren ver las ingles. Te sientas en la taza del wáter y La Cuarta se asoma por detrás mientras La Tercera se empeña en “pischiarte el culete”.

Son sangre de mi sangre. Salidas de mis entrañas al grito del cochino jabalí. Las quiero como si no hubiera un mañana y mataré a cualquier profesor de baile que amenace con romperles el corazón. Pero necesito mi espacio. Ese momentito de silencio, el placer de estirar los brazos y no chocarte con nadie, de andar sin alguien enredado en las piernas, hacerme un café sin que se empeñen en apretar los botones de la cafetera conmigo o exprimir el zumo sin ayuda. Lo necesito. Como el comer.

Pero… Cómo voy a negarme a los abrazos de La Cuarta para limpiarse los mocos en mi hombro. O a los arrumacos de La Segunda que de puro cariñosa es plomiza. Y lo mona que está La Tercera cuando juega a ponerme crema hidratante en la cara. Y en el pelo. Y esos besos que me da La Primera cuando quiere que le compre algo.

Bye bye querido espacio. Fue bonito mientras duró.

36 comentarios sobre “Dirty Dancing

  1. Yo ya he perdido mi espacio con el primero, así que no quiero imaginar lo que es con dos. No hablemos ya con cuatro.

    Y qué quieres que te diga, quizá es que hace mucho tiempo que no la veo y por eso no la analizo con ojos tan adultos. Pero a mi me encanta. En serio. Lamento haber perdido tu respeto (si es que me lo tenías)

  2. Jolín me ha despedazados una de mis pelis favoritas y eso no te lo perdono…. Lo del espacio, te entiendo y eso que sólo tengo uno pero claro vale por dos. QUERIDA es espacio y la intimidad son algo que perdemos junto con otras cosas más en el paritorio y se quedan allí, cuando vuelven contigo, pues no se sabe a ciencia cierta algunas decían que a los 18 años de haber parido pero yo no lo veo tan claro…

    Besos, babay you are me sweet babyyyyyyyyyyyyyyyyy

  3. Jajajaja!
    Qué recuerdos me has traído a la memoria con Dirty Dancing. Al igual que tú, yo también la habré visto entre 20 y 50 veces, y leyendo tu post me he dado cuenta de que hace años que no la repaso ;-)
    Yo también he perdido mi espacio (creo que todas las madres) y eso que sólo tengo una, así que no me imagino como puedes estar medianamente cuerda con cuatro hijas y sin un huequito para tí. Eres mi ídola!!!
    Estoy segura de que el día que recuperemos ese espacio, las echaremos taaaaanto de menos.
    Besucos

  4. Oye, que me han entrado unas ganas irrefrenables de ver esa película!!! seguro que me arrepentiré, por lo que cuentas.

    Totalmente de acuerdo con que según van aumentando los hijos en el hogar, más espacio se pierde. El Portuguesinho ha colmado mi regazo!

    1. Querida Pri:

      Con lo que yo te quiero a ti que me haría un twitter sólo para seguirte cómo pretendes que me crea que no la has visto nunca. ¿Acaso eres tan rancia como el padre tigre que cuando lo conocí no había visto ni Dirty Dancing, ni Grease ni ET? ¿Habéis tenido infancia?

      Besos desolados.

  5. A mí me pasa al revés. La intimidad sí la perdí, hasta el punto que cuando me saco leche R, de 20 meses se pone a mi lado y me dice: “wooo, wooo, wooo…”. Pero el espacio…pues la verdad es que es él el que me pide el espacio a mí…¡snif snif!
    En menos de una semana de guardería, con 18 meses de edad, me cerraba la puerta al tiempo que decía “Ayó, mamá”.
    Mr. Independencia siempre quiere ir solo por la calle, sin la mano…y no le gustan los achuchones, ni siquiera los abracitos. No quiere dormir con papá y mamá y le gusta jugar solo…Vamos…¡Un asco!
    Por eso, con C, de 2 meses, dormimos juntitos en la cama, y mis cervicales ya empiezan a notar esa falta de espacio…¡y me encanta! Así que espero que sea sólo un poquitin más dependiente de su madre que el mayor…que si hubiese mili, pues ¡ni le haría falta!

    1. Ya te llegará el día en que C se empeñe en ser ella la que te limpie el trasero o te aporree la puerta mientras duches. Eso si no se te mete tal cual. Vestida y todo. Ese día te acordarás de Johnny, Baby y la madre que les parió :)

  6. Jajaja! Nosotros pusimos la de “The time of my life” el dia de la boda… fue una pasada! Aprendi tanto de aquella peli! Buf, no sabes como te entiendo con lo del espacio vital, a veces me vuelven loca! Pero despues, resulta que me dejan unas horitas sola en casa y “me sobra el aire”!!!! Muack!

  7. Mujer… piensa en positivo. Un día llegará un tipejo que seguro te caerá fatal y se las llevará para siempre… Y tú recuperarás tu tiempo y tu vida, aunque ya estés vieja. Ahhhh! pero no te hagas ilusiones porque solo los recuperarás hasta que tengas que cuidar a los nietos. Y como tus hijas sean tan fecundas como tú… lo llevas claro!!!
    Igual he sido muy ácida… Triste futuro amiga.

  8. En el top ten de pelis chorras la tengo, pero de esas pelis que si me la encuentro en algún canal me engancha y la vuelvo a ver por enésima vez… sí, lo reconozco, pero no me digas que a los “diezytantos” no te emocionaba ese chulazo barriobajero enamoriscado de la pija, defendieo a la amiga y alardeando de poderío físico y atractivo animal… ¡¡Venga que no!!
    Estoy contigo en lo de los mensajes: lo del aborto ilegal, lo del gilipollas que promete hasta que… y esas cosas, lo de las clases sociales, lo de la tolerancia cuando nos toca directamente ser tolerantes… eso tiene su puntito educativo y todo.
    Y con lo de espacio vital de una madre yo lo defino como “mi metro cuadrado” ese que nunca es “mío” sino “nuestro”… ainsss….
    Besos hermosa.

  9. Oy, perdona hermosa que no te he podido contestar antes que tenía a HijaMayor estudiando, Hija del Medio cantando en inglés inventado con un pito de voz que ni la Callas y la Peque poniendo crema antiarrugas en la cara y en pelo que, efectivamente, me lo ha dejado sin una arruga, parezco un indio lamido por una vaca.
    Y a Patrick Swayze ni me lo toques que estamos en poceso de beatificarlo por los numerosos milagros que hizo en vida y tras su muerte probando que era un ser con una energía magnética especial. Y si, lo de que ganara un Oscar Whoopi Goldberg, se considera un milagro.

  10. Venga, va, lo confieso…no la he visto.
    Es que he sido una adolescente rebelde…y basta que alguna amiga o conocida que yo considerara “rosa que caga purpurina” le gustara algo para que no tuviera el más mínimo interés en descubrir cuál era el objeto de su deseo. Sí. Además soy radical. Esta peli tuvo todos los ingredientes para que yo no sintiera curiosidad…y sinceramente, si cuando tienes el grano, la lágrima y la emoción a flor de piel, nohaytutia, a estas edades que me gasto (muchas), mejor desistir y dedicar mi tiempo a otras labores.
    Por cierto, a mí me encanta que jueguen a peluqueras conmigo, en cuanto me siento en el sofá me brotan dos llongueras en la chepa.

  11. Yo tengo solo 1 pero es como la Segunda: Precisa de contacto humano contínuo.. y hoy salgo de cuentas con el siguiente.. uff la que me espera!
    En cuanto a Dirty Dancing, es un clásico enternecedor! A mí me encanta verla y volver a sentirme como uns cría de 12 años.. Para mí la mejor frase (y muy de vergüenza ajena) es la 1a vez que ella va al cuchitril donde todos bailan y lo único que se le ocurre decir al Swayze es “yo he traído una sandia”.. Momentazo bajo mesa total!!!!

  12. Sólo puedo darte un detalle que intuyo que te encantara. Jennifer Grey sale en un par de capítulos de Friends. Es Mindy, la que se casa con Barry, el ex de Rachel. Si no lo decía reventaba. Ahora ya puedes llamarme friki, lo entenderé perectamente y prometo no volver a hacer este tipo de anotaciones de persona adicta a las series :)
    Mil besos amiga!!!!

  13. Entiendo perfectamente tu amor/odio por dirty dancing, por supuesto está en mi colección de pelis, pero me sigue dando mucha vergüencita el bailoteo ese que dices, cuando va toda emocionada (y crecida, porque se ve controlando ya el ritmo latino jajajaa) Como dato curioso, que no sé si sabrás, el padre de Baby pone la voz a Luimiere (el candelabro) en la Bella y la Bestia. Si te fijas se parece bastante ;)

    Y sobre los momentos de soledad,.. los has dejado tan del amor al final que casi no me das pena. jajajaja..

  14. Ja,ja,ja! Qué razón tienes! Y yo para más inri tengo un niño, o sea que añade a las ganas de ayudar la curiosidad de “mama y tu por qué no tienes colita?”
    Aún así, no los cambiaría por nada del mundo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s