Rescue me

RescuemeNo es que yo sea una fan incondicional de esta nueva moda de los rescates. En absoluto. Me rechinan un millón de cosas. Sin embargo, no puedo por más que aceptar el rescate bancario como inevitable en términos generales. Creo que cualquier gobierno, de cualquier color, hubiera optado por rescatar a la banca. No sólo en España. Tenemos ejemplos de nacionalizaciones y rescates en todo el mundo. Otra cosa es cómo se gestione el mismo y cómo de bien o de mal se utilice el rescate en sí. Eso es harina de otro costal.

Por eso me sorprende cuando me encuentro que economistas de tendencias opuestas como Juan Ramón Rallo y Eduardo Garzón Espinosa se oponen a la medida. Con razonamientos distintos y por motivos dispares, pero se oponen al fin y al cabo. El primero propone básicamente que se recapitalicen los bancos desde dentro. Es decir, que donde usted tenía un bono sin garantizar o una preferente de Bankia ahora tendrá acciones del banco y aquí paz y después gloria. En función del tipo de deuda que la entidad en cuestión tenga con usted le llegará o no el turno de convertir sus derechos de cobro en acciones según el tamaño del agujero. Con esas acciones podrá usted hacer lo que guste entre lo que se incluye limpiarse el trasero si llega el momento en que valgan su peso en papel. El segundo propone en cambio que se les deje quebrar como a cualquier otra empresa. Se venden los activos y también en función del tipo de deuda que tenga el banco con usted cobrará todo, parte o nada.

Visto así a mí me gustan ambos escenarios. Dónde hay que firmar. Pero algo me dice que ambos planteamientos cojean de la misma pata: Sólo los soporta el papel. No la realidad. El sistema financiero tal y como está planteado y regulado hoy en día vive en un precario equilibrio que se sustenta sobre un dogma de fe: La creencia que tenemos todos de que tan buenos son cinco euros en tu bolsillo como cinco euros en tu cuenta. Aquí está el quid de la cuestión: que los cinco euros de tu cuenta no se corresponden con un billetito de cinco euros que tenga el banco a buen recaudo en una caja fuerte. Ni en pintura. Si me pongo muy optimista por cada cinco euros que tú tengas en tu cuenta el banco tiene cincuenta céntimos caja. Como mucho.

Esta fe ciega en que el dinero en cuenta es igual de valioso que el dinero en efectivo es lo que mantiene viva a la banca comercial en general y a la Española en particular. La banca española no sólo ha sufrido una debacle en el valor contable de sus activos sino que además esto ha conllevado también un empeoramiento sustancial de la liquidez de los mismos. Por eso se ha desatado la guerra de pasivos entre la banca comercial, porque necesitan liquidez. A toda costa. Ni el planteamiento de Rallo, ni el de Garzón tienen esto en cuenta, ninguno de sus planteamientos soluciona el evidente problema de liquidez de la banca en apuros.

En mi humilde opinión el planteamiento de Rallo salva mejor la papeleta si nos creemos que esos bancos van a sobrevivir a la debacle. Pero plantea problemas de otra índole como que de facto bancos extranjeros o incluso el BCE se podrían convertir en accionistas mayoritarios de estos bancos y exigir el control sobre la gestión de los mismos. Lo que no es intrínsecamente malo pero habría que ver cómo se come eso. Lo peor de ese planteamiento es que no sé quién en el mundo mundial iba a financiar estos bancos después del precedente de que te convierten las deudas en acciones a la primera de cambio. Lo que viene siendo no me dé usted gato por liebre. Sin contar que los instrumentos de pasivo de otros bancos sufrirían una crisis por contagio. Todos los bancos españoles tendrían que sudar la camiseta para financiarse.

El planteamiento de Garzón tiene un problema añadido. Asume que las pérdidas no serán tan grandes como para afectar a los depósitos y cuentas de la gente de a pie. Esto quizá sea cierto a nivel contable, lo que no tiene en cuenta es que aunque hubiera activos para respaldar los depósitos a la vista estos no serían ni mucho menos líquidos. Es decir que igual usted no acabaría por  perder sus ahorros pero lo que está por ver es cuando se los iban a devolver. Reduciéndolo al absurdo sería como si tú fueras al cajero y en lugar de un billete de veinte euros te diera un vale por una quincuagésima parte de un apartamento sin terminar en Marina D’Or. Contablemente puede tener el mismo valor pero seguro que a usted no le parece lo mismo.

Una quiebra bancaria implicaría para empezar una congelación inmediata de todos los activos hasta que se decida cómo y cuándo se realizan y se reparten. Durante un tiempo usted no podría disponer de su saldo en cuenta. Si se quisiera evitar esto se necesitaría una línea de crédito de emergencia y quién se la iba a dar ¿los mismos bancos extranjeros a los que se les acaba de aplicar una quita del cien por cien de su deuda? Lo dudo. ¿El BCE que es uno de los mayores acreedores de estos bancos y que por lo tanto también habría sufrido una quita monstruosa amén de tener que rescatar a un par de bancos alemanes y franceses? Lo dudo también. ¿El Estado Español que no tiene ni para pipas? Poco probable.

Y ahora díganme ustedes qué pasaría en los demás bancos, que la gente perdería la fe en el dinero en cuenta y se lanzaría a los cajeros a por efectivo. Y adivinen qué: los bancos sanos tampoco tienen tesorería para soportar un aluvión tal.

No pasa nada, pensarán ustedes, siempre nos quedará el Fondo de Garantía de Depósitos. Pues no. Porque ese fondo liquidez lo que se dice liquidez tiene la justita. Como no se ha previsto tener que usarlo, con ese dinerito se ha comprado deuda Española. Así que no se preocupe que usted recuperará su dinero. Algún día. Entre tanto a ver si le fían las naranjas a cuenta de una bonita Letra del Tesoro.

Ya les digo que el rescate no me entusiasma pero de momento lo acepto como el menor de los males. En cualquier caso no tengo demasiado apego a mis opiniones. Ni soy economista. Así que no lo duden, sáquenme de mi ignorancia. Sin piedad.

17 comentarios sobre “Rescue me

  1. ¡Jo amiga! Ya sabía yo que este silencio matutino era por algo… y no me creo que hayan sido sólo revisiones médicas, a mí no me la dabas.
    Por eso, merece mucho la pena que le de una vuelta a tu post porque tienes mucha razón en muchas cosas… pero yo creo que no en todas… sí, una es así.
    Así que este comentario… no me lo tengas en cuenta que ya te contesto la semana que viene en el blog más en serio y espero que Eduardo o Alberto también tengan un hueco para contestarte, estaría bien, la verdad, aunque Alberto anda extremadamente ocupado… es lo que tienen las minorías ;-)
    Besis tigresa!!

  2. Me niego a jugar a este juego, Tigre. Tú escribes, yo te leo, y me lo creo. No me vengas luego con que tiene que venir a alguien a enmendarte la plana porque entonces no terminamos nunca… Opiniones son opiniones. Mira que tú eres capaz de poner alguna barbaridad con toda la intención para ver si alguien te corrige… Menos modestia y más contundencia.
    Todo esto desde el cariño más profundo.

    1. Esto lo tienes que sufrir en casa, es elsíndrome del ingeniero. Yo asumo que con los mismos datos todos llegaríamos a la misma solución del problema. Por eso cuando expertos del gremio llegan a conclusiones distintas no puedo evitar pensar que igual me falta algún dato en la ecuación.

      Hija yo lo veo tan claro que me escama.

  3. Esta vez no vamos a estar de acuerdo amiga, no estoy de acuerdo con el rescate bancario, ni con la recapitalización y por supuesto menos con una nacionalización de un banco. Un banco no es más ni menos que una empresa, y por lo tanto, si comete un error en su gestión al igual que cualquier empresa deberá de subsanarla, llegando incluso a tener que poner a disposición sus bienes. Es decir, si bankia por poner un ejemplo cercano, es incapaz de poner a disposición de sus clientes los productos pactados (leasé en este caso, dinerito contante y sonante) tendrá que vender sus numerosos inmuebles, obras de arte, vender esos habiles que tienen en inmuebles y un largo etcetera de cosas que no quieren soltar, tanto de la propia entidad como de sus directivos, que para eso son sus representantes legales y hacerse cargo de sus deudas. Me parece terrible, que si mi empresa se va a la mierda y dejo deudores me quiten hasta las bragas y ha estos señores que vete a saber lo que han hecho con el dinero de todos, venga papá estado y los salve. No señores, no, quien la hace la paga y punto. Y poco me parece que les quiten hasta los empastes, porque yo les metería en la carcel por ladrones y estafadores. He dicho.

    1. Ojo, que una cosa no quita la otra. Por supuestísimo que los gestores deben responder por su gestión con su patrimonio personal si la justicia declara su gestión negligente o culpable. Eso por descontado. Y debería aplicarse la ley con una rigidez ejemplar y ejemplarizante.

      Sin embargo, tal y como está regulada la banca hoy en día (esto es lo primero que hay que cambiar) dejar caer al 40% del sistema financiero español no haría más que arrastrar al otro 60% con ellos y de paso a la economía española empezando por los hogares.

      ¿Quién iba a comprar todos esos activos para resarcir nuestros ahorros (casa en un 90% y la mayoría sin terminar?) en un mercado que ya tenía exceso de oferta de por sí?

      Me temo que sería un corralito de libro.

      Pero como te digo que haya que rescatar a la banca no implica que los responsables de este desaguisado se tengan que ir de rositas.

      Yo diría más, el sistema financiero en su totalidad hay que cambiarlo. Desde sus mismas bases. Pero el rescate no nos lo quita nadie.

      1. Sé que el rescate no nos lo quita di Dios (más que nada porque piensan que es la solución a sus problemas y se equivocan), al igual que tú creo que es hora de modificar las regulaciones aplicables no solo a la banca, sino al capital en general. El primer paso para que un banco no pueda permitirse el lujo de andar especulando de manera feroz, es el control del Banco Central Europeo y del Banco de España en nuestro caso, que cuando se produzca un impago de una hipoteca la única manera de recuperar su valor por parte del banco sea la entrega del inmueble, no la entrega y seguir pagando la deuda, eso no tiene sentido, si realmente me has dado dinero porque crees que vale lo que me has dado, te lo quedas y lo recuperas, lo tercero es un control del precio la tasación del suelo, que jamás debería de haberse liberalizado y cuarto una modificación de la ley que considere ilegal el hecho de que un político utilice su puesto para beneficio propio, incluido el poder colocarse en una compañía beneficiada previamente por el gobierno (yo tengo una clausula en mi contrato que me impide irme a la competencia o a un cliente, porque ellos no). En cuanto a que hacer ahora, puedo asegurarte que aunque rescaten los bancos, las medidas de ajuste van a propiciar una recesión que inexorablemente van a llevar a la caída de los bancos tal y como los conocemos ahora, este sistema es insostenible y por eso ha caído, solo falta saber hasta cuándo serán capaces de seguir estrujando la vaca sin matarla….me he vuelto ha enrollar.

        1. Muy de acuerdo guapa. Esto debería acabar con una reestructuración desde las bases del sistema bancario para que no vuelvan a producirse esto excesos.

          También de acuerdo en lo del precio del suelo que manda narices que nos hayan hecho creer que era un bien escaso en un país que con una superficie que dobla la de Alemania tiene la mitad de población.

          La recesión que estamos viviendo yo también creo que es consecuencia de una mala concepción de las finanzas y los mercados en general.

          Sólo un apunte respecto a la dación en pago. Estas hipotecas existían en España, es decir, tú podías contratar una hipoteca con la única garantía del inmueble. Pero claro el interés no era tan atractivo. En EEUU es la práctica extendida pero no se conceden tampoco hipotecas a los tipos irrisorios a los que se concedían aquí. En este sentido hemos pecado de un exceso de optimismo y una falta de información brutal.

          Como siempre, un placer parlamentar contigo.

  4. Yo sigo contigo. A tu lado por que me parece que desde fuera tenemos una perspectiva más atroz. Espańa no está en crisis, está muerta y no se dan cuenta, anestesiados con esas tonterías de programas del corazón y Belén Esteban. Creyéndose las noticias de esperanza que da el Ministro. Tantos ańos vivieron del paro, de trabajar poco…No se dan cuenta de que los listos ya se llevaron el dinero a otras cuentas. Liquidez?? Ja.
    Me preocupa que siempre puede haber otro factor, no siempre económico que sea el que haga saltar todo por la borda.
    En Argentina, recuerdo que fueron dos muertos en una manifestación. Y viendo la actuación de las fuerzas policiales en las últimas manifestaciones me parece que por desgracia estamos muy cerca.

  5. Si, lo vi en tu post y leí el enlace,a mi me pareció interesntísimo porque además de haberlo vivído, mi marido es especialista en Latinoamérica y a veces me manda que le ayude con las traducciones y la Economía es muy técnica, me ayuda un montón.
    Pero por desgracia, Espańa no tiene el caaaaaammmmmpo que tiene Argentina para salir adelante que es lo que les está ayudando, la tierra maravillosa que tiras una semilla en el tiesto del balcón y te sale una calabaza(Historia real mía!). Nosotros lo vendimos todo. Sólo hay ladrillo y tierra amarilla. Y claro, nunca fuimos la 8°potencia mundial a mediados del siglo pasado como ellos. Para mi es otro tema terrible: Espańa está condenada ecológicamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s