Un extraño en mi cama

Un extraño en mi camaEs curioso como podemos acoger a familias enteras en casa sin despeinarnos y, sin embargo, una sola niña de menos de metro y medio puede romper el precario equilibrio familiar en menos de lo que tarda en hacerse con los tacones fucsia de La Segunda. Uno podría llevarse a error y pensar que una familia entera da más trabajo que un niño solo. A nivel logístico quizá sea cierto. Son más sábanas, más toallas y comidas más copiosas pero, por lo general, uno invita a amigos y seres queridos. Gente con la que da gusto estar y a la que uno atiende encantado. Es un desbarajuste, sí, pero del que no pica.

Los niños aislados son otra cosa. Uno no invita al amiguito de turno a pasar la noche por placer. Lo hace por abnegación paternal o por compromiso. Pero por gusto, lo que se dice gusto, no. Lo que no significa que todos los pernoctantes nos toquen las narices. Ni muchísimo menos. Hay niños que son casi virtuales. Niños tan discretos que se te olvida ponerles el plato en la mesa. Niños tan agradecidos que se comen lo que les pongas sin rechistar, resisten los envites de La Tercera estoicamente y encima te cuidan a La Cuarta mientras te duchas. Son niños que vienen de familias como la tuya y están acostumbrados a zafarranchos del mismo pelo. Niños resignados a que sus hermanos menores les pierdan las fichas del parchís. Niños que saben que los padres estamos siempre ocupadísimos y se lo piensan dos veces antes de venir a darte la tabarra. Niños  sin demasiado arraigo a sus costumbres y muchas ganas de juerga. Estos son los niños que tú has escogido para tus hijos.

Luego están los niños que tus hijos escogen libremente. O casi. Niños de familias desconocidas con costumbres exóticas. Niños acostumbrados a sus rutinas. Niños a los que tu casa les parece un frenopático y  tú la más peligrosa de todos los locos. Algunos ponen pies en polvorosa en cuanto se percatan de que en tu casa las espinacas se comen por decreto ley. Otros son mucho más sutiles y se emplean a fondo para que maldigas el día que se te ablandó el corazón y les invitaste a pasar el fin de semana.

Los peores de todos son los niños invasivos. Niños que no operan por el done fueres haz lo que vieres y se empeñan en que les hagas la pizza sin champiñones, sin queso, sin jamón y sin tomate. Niños que cuando les dices que eso no es una pizza te piden que les hagas otra cosa y te ponen cara de horror cuando les dices que o pizza o fruta. Niños que cuando se resignan a comerse una manzana te vienen con que está demasiado dura, las uvas demasiado blandas y que su madre les pela las fresas en forma de corazón. Niños que sólo comen con un plato rosa y cubiertos con purpurina.

Niños casi desconocidos que quieren colechar contigo, en tus brazos, tan ricamente. Niños que se personan a los pies de tu cama, contigo dentro, y te piden que te levantes porque necesita tiritas para jugar. Niños que cuando les mandas a coger viento fresco vuelven simulando una lesión para que te levantes a por las dichosas tiritas. Niños a los que les dices que tú los Domingos sólo te levantas de la cama por una alerta de tsunami y siguen insistiendo. Ad eternum. Niños que te ven leyendo tranquilamente en el sofá y deciden que es un momento idóneo para treparte a la coronilla y seguir pidiendo por esa boquita. Niños que le cierran la puerta en las narices a La Tercera y te piden que encierres a La Cuarta para que no moleste.

Niños cuyos padres les cogen el gustillo a la libertad y vienen a recogerlos tres horas más tarde de lo pactado. Niños que abultan  mucho más que tus cuatro hijas juntas.  Niños que consiguen que te sientas como un extraño en tu propia casa. Niños que aún con todo se lo pasan pipa y amenazan con volver.

Por encima de mi cadáver.

31 respuestas a “Un extraño en mi cama

  1. Del primer grupo, no me ha tocado nunca ninguno, vaya. En Argentina si, teníamos un grupito maravilloso, muy unido y lo echo de menos.
    A mi me tocan los del último grupo, a los que llamo “Toconcines” por que te lo tocan todo y preguntar por todo lo que tienes así o asá colocado. Sus padres suelen tener un montón de reglas idiotas y tengo uno que incluso le dijo a su hijita que pedía más galletas de las que les había llevado(su madre ay! no les compra galletas que luego no se comen los arenques/historia real) con un No querrás que te encierre de nuevo? Pánico, No me extrańa que vayan a las casas de los demás y campen por un poco de libertad. o de atención, por que los nenes son muy listos y cunado no tienen atención positiva, buscan la negativa. Pero invisibles nunca!

    1. Pues fíjate que yo hasta ahora había tenido bastante suerte. Y esta no es que sea malvada es que está acostumbrada a muchísima más atención y más inmediata de lo que a mí me da tiempo -y ganas- con tanta niña. Es hija única, eso lo explica un poco…

  2. Pues sí, que gran verdad maja, yo recuerdo perfectamente que mi madre nos tenía prohibido invitar a según que amiguitos, en casa eras mil y las cosas se hacían como dices, porque sino no funcionaba nada.

  3. UPs no puedo comentar, porque a mi casa sólo viene uno y nos conocemos, eso si con el mio he ido solo a dos casa y nunca lo he visto e esa actitud pero vete tu a saber…. acojoná q estoy después de leerte, espero que mi hijo al ser único no se me vuelva lerdo que le doy pal pelo…

  4. Que pena que vivas tan lejos, porque las mías son de las que no molestan, así que creo que te las podría enjaretar!
    Ahora en serio, de esos niños coñazo solo tenemos una, y es para echarse a temblar. Este año no la he invitado al cumpleaños de mi hija mayor porque no la puedo soportar! A mi hija, por supuesto, le conté que su madre me había llamado para decirme que estaba mala, y no podía venir. Es ver a la niña y ponerme de mala leche(que Dios me perdone, que es sólo una niña, pero una cabrona!)

    1. A tus tres niñas seguros que me las podías mandar un mes y ni me entero. Son esos especímenes subversivos los que molestan. Yo lo que pasa es que no he reunido el valor suficiente para cortar por lo sano. Todavía.

  5. Hermosa yo odiaba que mi madre me prohibiera o hiciera triquiñuelas para no invitar a ciertos amigos pero claro ¡ahora entiendo su perspectiva con tu post!

    Ahora si te prometo que si me invitas a visitarte ¡educaré a Critter a comerse toda la pizza que le sirvas y a que haga show para entretener no sólo a la cuarta si no a todas!

    Un besote desmadroso

  6. Madre del amor hermoso. ¿Alguna pista para identificarlos antes de que invadan la casa? Yo no quiero soportar a uno de esos, que creo que acabaría diciendo alguna cosilla a su madre cuando vinieran a buscarlo y aquello ya seria el acabose. Espero que el lunes haya sido tranquilito. ¡Que descanses!

  7. ¡Qué razón llevas! Y voy a meter el dedo en la llaga. A ver qué me decís de las visitas de niños con padres, por lo general amigoshastaesemomento, a los que las normas de tu casa les importan un bledo. Que digo yo que, si mis hijos no saltan en las camas en mi casa, y los tuyos si, pues me parece muy bien, pero que no vengan a saltarme en las mías. Por ejemplo…

  8. Por fafor, dime que lo del intento de colecho y lo del retraso de tres horas son una licencia poética… Asustada me has dejado pensando en el día que el Mayor quiera traerse a un amiguito a casa…

    1. Lo del intento de colecho, que no fue intento, fue colecho consumado, no fue esta niña. Fue una amiga de La Segunda que se me metió en la cama a las dos de la mañana, se me acurrucó en los brazos y se quedó dormida, tan pancha. Y yo flipando con una extraña en la cama, literalmente…

  9. Pingback: Bitacoras.com
  10. jajaja niños los hay como para gustos los colores… el mio es aun chico, pero se lo come todo, y no solo te cuida a la cuarta, tambien le daria de comer, porque todo su afan es que los animales y los niños y niñas mas chicos coman…
    me ha gustado mucho tu post, pero tendre que preguntarle a mi.madre que opinion tendria al respecto, ya qie ella fue la de los dos mil niños, porque aparte de sus cuatro…siempre llevaba a algun amigo nuestro tambien a sus mandados….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s