L’ennui

L'ennuiUna de mis teorías educativas que más perpejidlad suscitan es la del ennui, bendito ennui. He utilizado la palabra francesa porque tiene un glamour que ni el español, ni el inglés, ni el alemán han sabido plasmar con justicia en vocablos tan descorazonadores como aburrimiento, boredom o langeweile, que ya fonéticamente le quitan a uno las ganas de todo.

La desafortunada similitud del término español con aburramiento nos hace emparejar injustamente aburrimiento con atocinamiento, como si el mero hecho de aburrirse fuera una bajeza intelectual. Boredom por su parte tiene un deje caústico que nos hace pensar en el Mount Doom de Mordor donde Frodo se dejó, además de un dedo, las ganas de seguir viviendo. De langeweile mejor ni hablamos, nadie como un alemán para quitarle la chispa a cualquier cosa.

Tedio evoca el zumbido de una mosca, es algo molesto. No así el ennui. El ennui  es sofisticado, glamouroso y refinado. Ennui implica sosiego, paz y espacio. Espacio para pensar, elucubrar y gestar grandes ideas. La gente que anda siempre muy ocupada rara vez tiene algo interesante que decir.

Aburrirse es un arte. Una disciplina fundamental que hay que aprender desde pequeño. Una destreza vital sin la cual nos volvemos cansinos y dependientes y, lo peor, aburridos. Los niños deben aprender a aburrirse porque sólo así aprenden a entreternse y a disfrutar. El aburrimiento es además una habilidad necesaria para sobrevivir a la vida diaria que transcurre entre horas muertas de colas, salas de espera, trayectos en coche y todas esas rutinas en las que uno, por definición, se aburre.

Cuando una persona no sabe aburrirse como mandan los cánones afronta estas situaciones con engorro e impaciencia. Los niños no iban a ser menos. Niños que se quejan constantemente, niños que no cesan en un sin vivir de cuándo nos vamos, me aburro, cuánto falta y demás coletillas diseñadas para ponerle a cualquiera los nervios de punta. No es que estos niños lleven el gen del plomazo en su ADN, es que no se les deja aburrirse lo suficiente.

A los niños de hoy en día se les entretiene en demasía, se juega a la distracción. Si el niño se aburre se le pone la tele, si no la Wii, si no se les lee o se contrata una nanny para que les haga el brum brum del cochechito. Pero rara vez se les deja a su libre albedrío, aburridos, para que puedan aprender a pensar y descubrir tranquilamente a qué les gustaría dedicar su tiempo libre.

Como hija única me he aburrido mucho, lo que significa que no me aburro nunca. Por eso me gusta barrer, porque me da tiempo para pensar mientras me contoneo al ritmo del escobón. Con mis hijas, siendo cuatro, lo tengo más difícil. Por eso me empeño en que se aburran todo lo posible. Viajamos sin DVDs, ni iPads ni cantidades ingentes de juguetes y libros para colorear. Nosotros nos movemos a pelo para asegurarnos de que tienen tiempo de charlar entre ellas, mirar por la ventanilla y aburrirse, sobre todo, aburrirse. Todo lo posible. Les encanta viajar. Y da gusto viajar con ellas. Sólo así hemos podido hacernos Munich-Marbella-Munich en coche con las cuatro y disfrutarlo. Todos.

Cuando me dicen que se aburren no me apresuro a darles ideas y sacarles los juguetes de los que nunca se acuerdan. Les digo que me da pena, que sólo la gente aburrida nunca sabe qué hacer. Y funciona. No pasan ni cinco minutos y ya están enfrascadas en algo, por muy nimio que sea.

El entretenimiento continuo es contraproducente a la larga. Lo tengo comprobado en verano. En la playa no se aburren jamás. Las tenemos todo el día en danza de un lado para otro. Los ratos que pasamos en casa, para mantener un nivel de decibelios soportable para los abuelos, les ponemos mucho la tele. La vuelta a casa es dramática. Se aburren, se quejan y se pelean continuamente. Me piden tele cada cinco minutos y están mucho más pesadas de lo habitual.

Me cuesta una semana de desintoxicación sin tele ni añadidos para que vuelvan a aprender a estar. A ser. Y a disfrutar.

Aburrise es buenísimo. Créanme.

23 respuestas a “L’ennui

  1. Chapeau!

    Creo que impregna la manera francesa de educar, junto con dejar a los peques más a su aire, no estar todo el día encima diciendo lo que tienen que hacer, cómo comportarse y respecto a actividades programadas, lo justo. Algo de eso venía en “Cómo ser una mamá cruasán” que, aunque me decepcionó mucho en sentido literario, daba una introducción light a la manera francesa de tratarles como seres independientes e inteligentes.

    Hasta que se pasan de listos…:-)

    Por cierto, me he dado cuenta que en mi primer comentario ever a un blog he dado mi nombre propio, y esto no es muy normal no? Hay alguna manera de enviar un privado? Perdón, soy novata.

    1. El de la madre cruasán lo tengo por ahí hace meses pero no me animo a leerlo, me da como pereza. Pero sí que tengo varias amigas casadas con franceses y es cierto que los franceses hacen muchísimo hincapié en la educación de los niños, sobretodo, en que estén bien educados y prestan muchísima atención a los modales. En la mesa, forma de dirigirse a los adultos etc. Hacen mucho hincapié en que los niños sepan estar.

      Lo del nombre pasa en las mejores familias. Si quieres borro el comentario. Para proposiciones indecentes o conversaciones no aptas para todos los públicos me puedes mandar un email a lamadretigre@gmail.com.

  2. Me ha encantado! Nunca lo había visto así, pero tienes toda la razón del mundo y la verdad es que me siento completamente identificada. De pequeña tuve que pasar muchas horas sola y gracias a eso aprendí, por ejemplo, a atarme los cordones yo sola. Y a día de hoy si tengo que estar sola no se me cae el mundo encima, es más, lo disfruto. Por la contra, este wintersemester se vino una amiga (que sé que se pasó su infancia metida en mil y una actividades extraescolares) a hacer unas prácticas. Al final acabé hasta el moño de ella porque era incapaz de estar sola, necesitaba estar a todas horas con alguien porque sino se aburría. Y que te estén mandando whatsapps diciendo lo mucho se que aburre un sábado mientras tu tienes que trabajar, pues como que acaba tocando la moral!

  3. Querida Tigresa, es difícil imaginar lo identificada que me siento contigo llevando vidas tan dispares.

    ¡Por fin alguien a quien puedo contarle que a mi me gusta limpiar chipirones! Chipirones por kilos…

    Cuando trabajé en el restaurante, la mejor manera de evitar a la gente era ofrecerte a limpiar chipirones.

    Me arrimaba a una esquina, con mis cuatro kilos de chipirones; suficientes para abstraerme del ruido de una cocina funcionando a tope y ponerme a pensar.

    Ahora pienso mientras plancho. No es lo mismo, pero hace que planchar sea una actividad agradable.

    1. Qué sabia eres Pri. La actividad física moderada, sobretodo la mecánica, es ideal para aburrirse de lo lindo y pensar tranquilamente. Yo también soy muy fan de algunas tareas monótonas. Lo de limpiar chipirones no lo he probado todavía pero oye, nunca es tarde.

    1. Me ha encantado el artículo ¡estás en todo!

      Yo lo veo clarísimo hay que acostumbrarse a no estar permanente entretenidísimo por alguien o algo, tenemos que tener nuestros propios recursos para matar el tiempo de una forma enriquecedora. Y eso se aprende desde pequeño.

  4. Yo tb estoy haciendo las cosas así, dejo a mi hijo a su bola muchas veces, y evito la tv casi todo el tiempo. Lástima que a su alrededor las cosas no sean así

  5. Yo diria que “l’ennui est innouï”. No sé qué palabra de las dos me gusta màs. Porque las dos comparten ese glamour, esa rareza, esa exquisitez de lo puntual y extrañamente placentero. Objetivo del finde: aburrirme màs, crear ennui para provocar l’innouï :-) Muchas gracias Madre Tigre.

  6. Nunca habia visto el tema de esa ,manera. Yo soy todo lo contrario, tengo que estar siempre entretenida y tengo un miedo patologico a “estar sin hacer nada”. Intentare no trasmitir eso a mi hija, que de momento sigue el mismo camino de “hiperactividad” de su madre

  7. Madre mia que razón tienes, yo no me aburro nunca, siempre se me ocurre algo o simplemente me dedico al delicioso arte del “no far niente” que dicen los italianos y que echo tanto de menos desde que soy madre…

  8. Mi madre tenía la respuesta perfecta al ‘Mamá, me aburro’. Siempre nos decía: pues ven a ayudarme a limpiar el polvo/hacer las camas/ordena tu habitación… Lo que se ajustara al momento y la edad. Era mano de santo, en 5 min habíamos encontrado algo mejor que hacer :)
    Y sí, me estresa la gente que no sabe no hacer nada. Yo soy feliz en mi sofá, mirando al infinito. Tanto que a veces pienso que si ocupara todas esas horas en aprender un idioma o estudiar algo más, podría llegar muy lejos… !Pero es que entonces no me quedaría tiempo para no hacer nada!

  9. Oye, me ha encantado, tengo que confesar que lavar los platos me aburria mucho pero desde que ha nacido Numero Tres, a veces me presto voluntaria para refugiarme en la cocina… Seria mejor hacer croquetas… Pero platos hay todos los dias!!! :)

  10. Estaba dándole vueltas y pensando que no soy consciente de haber escuchado muchas veces el famoso ‘me abuuurro’ (al que se suele contestar ‘cómprate un burro’ en un alarde apoteósico de simpatía). Hacemos los viajes igual, sin dvds, tuvimos uno y duró un viaje de ida Valencia-Segovia. Nunca más lo volvieron a pedir. Y las dos aguantan muy bien los viajes,cantando, hablando, jugando, durmiendo y en muchas ocasiones y para variar, discutiendo. En casa igual: las tardes que no salimos a la calle, se apañan sus actividades: ahora pinto, ahora juego, ahora vuelvo a pintar… ahora me peleo.

    En casa de mis padres ven más tele que en nuestra casa y cuando voy a buscarlas tienen una cara de alipáparas digna de ver. Y efectivamente, les cuesta pasar el mono.

    Eso, en cuanto al aburrimiento infantil. El aburrimiento adulto es todavía más maravilloso y escaso.

  11. Esto se lo puedes contar al gorila porfa??? así de hija única a hija única, que ha viajado 3 veces mínimo al año a peinetaland en coche sin nada más que mi conversación con el aitona, la música de Moustaky, Serrat, sabina and company ….Mi hijo aguanta bien los viajes pero tiramos de DVD y eso me acojona…aunque le chifla ir mirando los coches de la carretera.

    Que tienes razón pero que como esto es cuestión de dos a veces no es fácil…. yo le dejo en casa jugar sólo mucho tiempo para que el mismo sepa que no necesita de nadie..

    Alors on s’ennui jamais et ça s’est pas bonne…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s