Unless

UnlessNo crean que sus recomendaciones han caído en saco roto. En absoluto. No sólo me he arruinado, sino que además estoy ya muy aplicada leyendo libro femenino tras libro femenino. Los dos primeros en caer han sido Unless de Carol Shields y Bossypants de Tina Fey. Soy muy fan de 30 Rock, la serie de Tina Fey, pero el libro me ha gustado lo justo. Me he reído, pero no lo suficiente para justificar el libro que está escrito al más puro estilo gag cómico yanqui. Tiene gracia, pero del papel impreso espero algo más.

Con el de Carol Shields tenía muchísimas esperanzas. De hecho me he sentido identificada en muchas cosas, sobretodo en cómo afronta y relata la vida de una madre de tres hijas con su casa, sus labores y su trabajo siempre en quincuagésimo lugar. Parecía escrito para mí. Y además está bien escrito. El problema es que ya de paso aprovecha para hacer un alegato feminista que casualmente es lo mismito que hace Tina Fey aunque en un todo diferente.

Y oigan, a mí esto en pleno siglo XXI, en Occidente,  viniendo de dos mujeres exitosas, me sorprende. No es que esté yo en contra del feminismo, ni mucho menos. Estoy agradecidísima a todos esos hombres y mujeres que lucharon para que ahora disfrutemos de todos los derechos y deberes de cualquier ciudadano. Eso por descontado. Pero yo igualdad, lo que se dice igualdad, no quiero. Soy consciente de que el papel del hombre y el de la mujer no es el mismo en la sociedad. Pero tampoco creo que nunca vaya a serlo, ni que tenga porqué serlo.

Yo no quiero ser un hombre, ni igual que un hombre. Yo quiero ser una mujer. Con pleno derecho. Pero una mujer. Que es muchísimo mejor. Es posible que ser mujer me cierre ciertas puertas, sobretodo laborales. Igual que mi metro sesenta y cinco me impide ser modelo y mi garganta de grulla me obliga a descartar definitivamente una carrera musical. De todo eso soy consciente.

Como también soy consciente de que gracias (y ojo que digo gracias) a mis elecciones personales la probabilidad de que dirija una multinacional es nula. Jamás podría dedicarle el tiempo necesario. Ni la atención que un puesto de tal responsabilidad requiere. Es más, he elegido una vida que no es compatible con ningún trabajo convencional que requiera una presencia continuada en algún lugar que no sea mi casa.

De esto no tienen la culpa los hombres. Ni siquiera los más machistas y retrógrados de todos. Esta vida la he elegido yo como podría haber elegido cualquier otra. Y oigan, a mí no me parece ninguna limitación. A mí me parece un privilegio. El mismo privilegio que elegir totalmente lo contrario.

Que alguien pueda suponer que el hecho de que una mujer tenga hijos va a incidir en su carrera profesional no es ser machista. Es ser realista. Es cierto que en muchos casos no es así pero en otros tantos sí lo es. Una madre con hijos en general preferirá un tipo de puestos donde tenga que viajar menos o tenga un horario más compatible con el horario de sus hijos. Habrá trabajos que puedan adaptarse y otros que no. Igual que hay trabajos que necesitan más resistencia física o una capacidad intelectual que no todos tenemos.

Nunca va a haber el mismo número de hombres que de mujeres en los consejos de administración ni en puestos de alta dirección. Ni en las minas o en la pesca de alta mar. Cada vez habrá más mujeres. Por supuesto. Pero siempre habrá un porcentaje más elevado de mujeres por opten por otro tipo de desarrollo profesional que se compatibilice mejor con su familia. ¿Esto es malo? Yo no lo creo.

Lo de imponer un cupo de mujeres en un determinado puesto es absurdo. Una mujer occidental hoy en día puede llegar a donde quiera. Por sus propios medios. Porque ella lo vale. De la misma manera que puede elegir no llegar porque no le da la gana. Esto es libertad. Esto es, para mí, el verdadero feminismo.

No se trata de ser un hombre sino de realizarse como mujer.

37 respuestas a “Unless

  1. Solo comentar que en mi entorno laboral (Banca) una mujer tiene que trabajar el doble (y me quedo corta) que un hombre para llegar al mismo sitio. Puede llegar donde quiera (o eso quiero creer) pero el coste personal es muy superior.

    1. Jefes con taras, de todo tipo, los hay en todas partes. Sin embargo no sé si se puede aplicar así en general al mundo de la banca.
      Por lo que yo he trabajado en el sector nunca me vi discriminada por ser una mujer.
      De hecho ahora trabajo con dos mujeres que llegaron a dirigir sendos bancos de inversión a golpe de talento.

      Lo que sí es cierto es que son sectores que requieren una dedicación y unos horarios infernales que son difícilmente compatibles con una vida familiar.

  2. Jolines, un alegato pro-femenino que te ha quedado estupendo y bastante acertado ( aunque algunas cosas pueden rechinar ya que estamos educadas en la lucha feminista y en el yo puedo dirigir una multinacional a la vez que le doy la teta a mi churrumbel y no estamos acostumbradas a asumir que educar hijos también es un súper trabajo) y van y te colocan debajo del post un anuncio de adoptaaun tio.es. Cabrones.

    1. Es verdad que no es la postura habitual pero creo que hay que decirlo más alto. Triunfar no es sólo llegar a lo más alto profesionalmente. Triunfar también puede ser tener tiempo para educar a tus hijos o hacer punto de cruz.

      Besos querida ninja.

  3. Aplausossss!!!!!!! Nadie mejor que tu puede expresar esto!!!!!! Felicitaciones y comparto 100% tus pensamientos, no entiendo a las ultra feministas como tampoco entiendo a los ultra machistas, por suerte, quedan pocos. Elegimos el tipo de vida que queremos somos profesionales, o no, pero elegimos tener una familia y cuando los niños sean mayores, seguramente tendremos la capacidad de reincertarnos o reinventarnos…….

  4. Yo pienso que todavía queda mucho por andar hasta llegar a la igualdad de oportunidades. Es un lujo que puedas quedarte en casa y ocuparte tú misma de tus niñas, también es un currazo y es cierto que lo has elegido tú. Pero el caso es que también podía haberlo elegido el padre tigre. En mi caso, yo no puedo faltar a mi trabajo porque mi familia no puede renunciar a mi sueldo. Sin embargo, el trabajo de mi amor es más flexible. Él pasa muchas más horas con nuestro hijo que yo, van a pasear, van a la compra, hacen la comida. Esto es bastante raro, al menos en España. Y creo que no debería serlo. Podríamos estar hablando del tema cien años porque hay miles de cosas que comentar. Tengo muchas amigas que no dejan a sus maridos ser padres y luego se quejan de que ellos lo hacen todo fatal… (mucho morro). También estoy de acuerdo con pelotilla (hasta en el nombre, yo soy muy pelotilla) en que la igualdad de oportunidades… en fin… en España un hombre gana ¿un 20% más que una mujer en el mismo puesto? Me invento un poco la cifra pero por ahí anda. Eso cuando no tienes que escuchar en una entrevista que “esto es un trabajo más para hombres” y blablablablabla. En fin, la cantidad de gilipolleces que escucha una mujer a lo largo de su vida y la cantidad de veces que se tiene que morder la lengua… en fin… mucho mucho camino nos queda… mucho mucho mucho

    1. Hola, te cuento mi experiencia….. soy argentina, arquitecta y despues de estar en España unos años he conseguido un trabajo en el que dirigia una obra bastante importante a la par que cualquier obra…. y te estoy hablando de la construccion, un area súper machista……. y sin embargo he trabajado sin ningun problema ni discriminación. Cuando estaba embarazada del 2º (por nombrarlos igual que la madre tigre) exploto la burbuja!!!!!! y me quede sin trabajo, por suerte no he tenido que volver a buscar trabajo todavía y se que me sera muy difícil pero tanto para mi como para cualquier hombre que busque en lo mío, no creo que haya discriminacion en ese sentido, o yo he tenido mucha suerte!!!!!

  5. Siempre he dicho que el feminismo mal entendido es tan malo o más que el peor de los machismos.
    Creo que sigue habiendo cosas pendientes en las que debemos de mejorar o incluso erradicar, pero intentar darle la vuelta a la tortilla me parece dar un paso atrás muy grande. No somos iguales y ahí está lo divertido y lo interesante. Como bien dices no debemos buscar que seamos todos iguales sino que podamos elegir el camino que nos de la gana con independencia de quienes seamos, teniendo en cuenta que cada elección trae consigo sus propias consecuecias, de las que normalmente nos olvidamos que existen o pretendemos cambiar a medio camino.
    Saludos

  6. Me gusta tu reflexión, aunque no la comparta del todo. Me gusta la idea del derecho a decidir, a no tener que ser supermujeres o supermadres porque nos lo impongan de fuera. No me gustan las radicalidades de ningún tipo pero de verdad sigo sin entender por qué siempre se da por hecho que nosotras somos las que tenemos, debemos y queremos hacer sacrificios por nuestras familias.

  7. Ummmm casi me convences…. pero bueno hay muchos puntos de tu post discutibles. Tu sabes que hay muchas mujeres que han elegido no tener familia y asi y todo no les dan laboralmente las mismas posibilidades y en eso cojeamos de machismo ( mi modesta opinión).

    Y ya que lo has comentado es una gozada poder elegir y tener el privilegio, pero también sería una gozada que los paises fueran dirigidos por mujeres donde esa opción de elegir y compatibilizar fuera más sencilla y no lo es… seguimos renunciando a cosas que yo creo que a veces no habría porque.

    Lo siento me he puesto seria,pero es mi humilde punto de vista, aunque el post me parece excelente.

    Besos

  8. Muy buena la reflexión madre tigre.

    No conozco casi feministas radicales de otros lares, pero por aquí por Alemania son una especie para dar de comer aparte y muy chunga. Yo salgo huyendo.

    Sin embargo, dispuesta a cambiar de opinión cuando lo merece, estoy pensando últimamente en las bondades que podrían justificar un cupo -siempre con fecha de caducidad-. A saber en la universidad son pocas las Catedráticas y una de las grandes barreras para las que vienen detrás es que no hay modelos reales de mujeres que han llegado a la cátedra como mujer, no hay por cierto tanto intercambio informal de información (vertical), ni la mayoría de catedráticos que toman las decisiones suelen apoyar las candidaturas femeninas (algunos por razones machistas la verdad). Si durante un par de años se hiciera más fuerte la presencia de mujeres catedráticas seguro que iban a cambiar bastantes cosas en la universidad aquí en Baviera. Claro, que tampoco querría a ninguna que no diera la talla como los mejores de su profesión…

  9. A mi me parece que el feminismo en el que he crecido (me refiro al de las mujeres que nacimos a finales de los setenta, primeros de los ochenta) se lo inventó un hombre, para el propio provecho de los hombres. El trabajar a tiempo completo en casa y fuera de casa, además de ser físicamente imposible, yo creo sólo provoca frutación a la mayoría de las mujeres. Los hombres y las mujeres son diferentes, desde el punto de vista físico y emocional, por lo que no podemos ser iguales. El feminismo auténtico debe de dejar a la mujer compaginar el tabajo y la familia como ella quiera y , en las proporciones que ella quiera. Besos

  10. Felicidades por el post, estoy de acuerdo con todo lo que dices y me ha parecido muy valiente hacerlo en voz alta. Yo tampoco quiero dirigir una multinacional y si lo hiciera sería una mala jefa porque en esta vida mi prioridad es mi hijo, no mi trabajo, y esa es una decisión que libremente he tomado yo solita. Y eso es lo realmente importante. No tragarnos el cuento de que podemos ser heroínas y hacer todo: ser jefas, las mejores madres, las mejores amas de casa… y todo a la vez! No, eso para mí no es avanzar…

  11. Si en tu defensa de la elección de lo que uno quiere hacer con su vida podemos estar de acuerdo, desde luego. El problema es que las mujeres muchas veces no tienen ni esa oportunidad de elegir. Sólo por el hecho de ser mujeres en edad fértil son descartadas en muchos procesos de selección. Aún no se sabe si van a tener hijos o si van a renunciar a determinadas responsabilidades por tenerlos, pero se las rechaza en cualquier caso.

    El feminismo no es que la mujer sea igual que el hombre, sino que tenga las mismas oportunidades. Que tenga esa posibilidad de elegir. Y estamos MUY lejos de eso.

  12. Cualquier política de igualdad me parecerá ridícula hasta que no se tomen cartas en el origen de la cuestión. Empezando por el principio: ¿Por qué no somos iguales? Porque nosotras parimos. ¿Y qué supone el parto a nivel laboral y de empresa? Un inconveniente económico y logístico importante. Especialmente en las pymes cuya capacidad de maniobra es más limitada.
    Las empresas no son ONGs, son empresas y su fin último es ganar dinero. Mientras que contratar a un hombre siga siendo más favorable a la cuenta de resultados, esto se seguirá haciendo. Nos parezca más o menos ético.
    Y es que, para contrarrestar la arbitrariedad de la ética, debería estar el estado para poner orden. Está muy bien ayudar a la mujer que es la protagonista, pero si quien tiene la sartén por el mango es la empresa, a la empresa también hay que ayudarla.
    La única forma de conseguir la igualdad sería que los hombres parieran, y como esto aún no es posible, la solución pasa por buscar una compensación. Dando facilidades, pero de las de verdad. Al igual que se puede dar un cheque-bebé a la mujer embarazada, se puede dar una bonificación a la empresa cuyos empleados tienen hijos, para cubrir de algún modo todos los inconvenientes que esto supone.
    Y no me duele decir “inconvenientes”, porque una baja de mínimo 4 meses, de cualquier índole, supone un inconveniente y un coste económico. Quien no lo vea así, tampoco es realista.

    Si se apoyara también a las empresas, las reticencias a contratar mujeres serían menores. A partir de ahí, se necesitarían una serie de políticas continuadas que hicieran innecesario ése invento de las cuotas.

    Otro tema es el emocional y las elecciones personales que tú perfectamente describes. Pero para que esto pueda ser voluntario en el 100% de los casos, es necesario que el primer punto esté resuelto.

    Ale, para densa, mi respuesta. Y probablemente incorrectísima, pero así lo veo yo.

    Un beso fuerte.

    1. Lo del inconveniente de una baja de 16 semanas, que se puede planificar no lo veo.
      No es mucho peor un baja de 16 semanas por rotura de ligamentos cruzados en el partido de solteros contra casados de la fiesta del pueblo o similar, de improviso?

      1. Paz, ojalá fuera tan sencillo como planificar una baja de 16 semanas. Desde el momento en que la mujer se queda embarazada existe la posibilidad de una baja pre-parto (reposos, ciáticas, etc.) junto a la dificultad de compaginarlo con diversos tipos de trabajo (tanto por esfuerzo físico como por estrés). Y después llega la reincorporación, con posible reducción de jornada, limitación de la disponibilidad y movilidad, ausencias por enfermedad de los hijos (que suelen recaer en la madre), etc.
        Todo esto, afortunadamente, son derechos de la mujer (y de sus hijos), que, de hecho, deberían ampliarse. Pero no podemos ponernos una venda en los ojos y pensar que la maternidad se puede planificar laboralmente. Porque en la práctica no se puede, y aunque se pudiera, esta planificación supondría un coste económico extra que nadie quiere asumir, repercutiendo negativamente en la contratación/promoción de las mujeres.
        Por otro lado, nosostras, además de quedarnos embarazadas, también podemos rompernos los ligamentos. Vamos, que lo mires por donde lo mires, somos el rival más débil ;)

    2. Añado a tu reflexión que lo veamos como lo veamos y por mucho que se ayude al empresario sigue siendo un inconveniente.. No sólo por lo que dices en respuesta a una respuesta aquí abajo (las posibles bajas pre-parto de una embarazada) sino porque, por mucha ayuda que se de a la empresa, cubrir una baja de 16 semanas es un culo. Tienes dos opciones: cargar de trabajo a los compañeros, injustísimo por otra parte, o contratar a un sustituto. Que en una cadena de montaje (por poner un ejemplo) quizá esté bien, pero hay puestos en los que contratar a alguien para 16 semanas implica que para cuando se puede acercar al rendimiento del sustituido se le acabe el contrato.

      No nos engañemos. No somos iguales. Y yo, al menos, no quiero serlo.

  13. Pues yo no etoy de acuerdo…Coincido en gran medida con la madre del Gremlin.
    Yo no quiero dirigir una multinacional y he renunciado a más responsabilidad porque no quiero pasar más horas fuera de casa. Eso es así, queramos o no, en eso coincido con tu punto de vista. Hay trabajos que permiten aflojar y otros que no. Peeeero…tengo un “buen trabajo”, que ma ha costado mi esfuerzo, y que no quiero perder. No quiero renunciar a él. Y tampoco quiero que me obliguen a renunciar porque no doy el 200% y me cojo una reducción de jornada. Y ese es el problema. Porque, ilusa de mí, también quiero criar a mis hijos y estar con ellos lo máximo posible. Y es ahí donde te das cabezazos contra la pared. porque todo no se puede, porque las excedencias y jornadas reducidas sólo valen sobre el papel. Y es una puñeta, oye. Y no es justo.

    1. Totalmente contigo! Y añadiría que las madres (especialmente de más de dos retoños) tienen un don especial para la resolución de conflictos y para priorizar tareas (para muestra este blog!). Y no digamos la capacidad de almacenar cientos de datos en la cabeza (la vacuna del niño, la fecha de la fiesta de la amiguita de la niña, que dia hay gimnasia en el cole, la lista de la compra…). Eso, si a la empresa se le ayuda a compensar los inconvenientes de un embarazo, deberia valorarse más!
      Tambien digo que yo NO QUIERO que mi marido se quede en casa para yo ir a trabajar. Escojo este rol porque quiero y no hace falta que nadie le obligue a hacer mas cosas en casa, de verdad. Eso sí, tampoco quiero que sea director general :) Lo siento pero para los hombres es el mismo caso: NO SE PUEDE ser un padre maravilloso y ademas pasar 14 horas en la oficina y medio año viajando.
      Yo el problema que veo es que, puesto que la productividad es la que manda, cada vez hay menos posibilidades de hacer trabajos de 8 a 5 y no todo el mundo sabe/puede/quiere ser autonomo…

  14. Totalmente de acuerdo, aunque yo añadiría que las familias tienen que decidir y que a veces sea el padre el que decida llegar un poquito más abajo por cuidar a los niños y que eso deje de sonar marciano

  15. Estoy mjy de acuerdo con este post, aunque yo sea de las de trabajar fuera, pero opino que todo ese rollo de conciliación, de prolongar las bajas de materniad, de reducciones de jornada…en el fondo no es más que una discriminación mayor aún a la mujer. Para hacer bien un trabajo hacen falta muchas horas (no hablo de presencia, sino de esfuerzo) y para criar un hijo tb. Así que a algo hay que renunciar, o como tu dices, elegir.

  16. Aunque te doy la razón en que no somos iguales y que no es realista pretender conciliar trabajos de alta demanda con la crianza, también estoy de acuerdo con paparracho y la madre del gremlin. Hasta que no haya igualdad de oportunidades de la buena, no habrá libertad de elección para las mujeres. Un abrazo.

  17. no sé en qué momento se nos olvida que somos animales, y si te fijas en el resto de las especies del mundo animal, machos y hembras tienen condicionantes diferentes. Nosotros luchamos contra eso, pero sigue en nuestros genes y eso no hay quien lo mueva.
    Yo trabajo en un gremio de hombres, y me cuesta que entiendan que me sé las cosas
    Ojalá algún día podamos elegir nuestro futuro sin pensar si somos hombres o mujeres.

  18. Dí que sí hermosa, que esto de que la realización personal se mida por el canon de la productividad es un fastidio para quienes tenemos un don natural para el dolce far niente.

  19. Lo siento, pero no puedo estar menos de acuerdo.
    Seguimos asumiendo que es la mujer, y únicamente la mujer la que debe “escoger” entre realizarse profesionalmente o criar a a sus hijos. En cambio parece que un hombre puede ser un padre fantástico y a la vez jefe de una multinacional. Esto es lo que es injusto.
    A parte del tema del embarazo, parto lactancia, etc (en este asunto estoy totalmente de acuerdo con la pustura de mi gremlin no me come) que por razones obvias solo puede hacer la mujer, ¿Qué convierte a la crianza en una labor tan exclusivamente femenina? ¿Qué parte de ella es tan absolutamente imposible que realice un hombre?
    Creo que en muchos casos somos las propias mujeres las que asumimos determinados roles como propios, y como alguien ya comentó por ahí arriba, luego nos quejamos de que son ellos los que lo hacen todo mal. Evidentemente si pretendemos que toda la crianza recaiga sobre nosotras es muy difícil llevar a cabo al mismo tiempo una labor profesional. Es necesario exigir un auténtico reparto equitativo, y entonces empezaremos a ver mujeres en puestos de importancia sin necesidad de cuotas ni de otras estupideces variadas.

    No es verdad que una mujer no pueda llegar a directivo por la misma razón por la que no puede llegar a soldado o marinero. En un caso se trata de envergadura física, en el otro de tratar la maternidad como un handicap. Lo siento pero no es justo.

    El día que tenga hijos, dejaré de trabajar el tiempo que mi embarazo, parto y baja posterior requieran, desde luego, creo que ese tiempo visto en perspectiva (toda una vida profesional) no es tan significativo. Pero a lo que me niego, desde luego es a pensar que después de eso mis niños son más responsabilidad mía que de mi marido, a pensar que soy yo la que debo escoger, a pensar que soy una madre horrible si no renuncio a mis ambiciones profesionales por mis hijos, pero mi marido es un padre estupendo con que les dedique parte de su tiempo libre.

    Los niños son de los dos, la responsabilidad, el escoger, el renunciar, también.

  20. Como dice Marisa, nos olvidamos de que somos animales. Mamíferos, para más señas.

    Efectivamente, tener un hijo no trata exclusivamente del parto y la lactancia. Va mucho más allá. Muchos años más allá. Y mi opinión va a ser muy impopular (sobre todo si la lee el anónimo que escribió justo antes que yo) pero biológicamente las mujeres estamos “programadas” para asumir esta tarea. Ya no es sólo una cuestión de cultura. Es biología. La madre protege a sus cachorros en cualquier especie mamífera. Y eso hace que sea la mujer la que se plantea en la mayoría de los casos (yo diría que en casi todos, excepto que sea la mayor fuente de ingresos de la familia) la que se ocupe de esta tarea.

    Lo voy a decir, que me quema en los dedos: la mujer sabe que ha parido ese hijo. El hombre cree saber que el hijo es suyo. Biología sin elementos culturales. Luego, ¿a quién le encargará la naturaleza que se encargue de ese churumbel?.

    Tenemos la suerte (o la desgracia, según cómo se mire) de que nuestro desarrollo cerebral impide que seamos autónomos en el mismo tiempo que otros mamíferos. Hemos sacrificado la autonomía para tener un desarrollo intelectual mayor. Este desarrollo intelectual es el que ahora nos trata de poner en contra de la biología.

    No sé si he tenido mucha suerte en esta vida. Pero jamás me he encontrado con una mujer que, haciendo el mismo trabajo que un hombre, cobre menos que él. Donde trabajo no todas las personas del mismo departamento cobran lo mismo, realizando tareas similares, pero no es achacable a ser hombre o mujer, puesto que somos todas mujeres. ¿Por qué voy a pensar que en otros casos es debido al sexo si en el caso que yo vivo día a día no lo es ni puede serlo? Ni con nadie a quien hayan discriminado en un proceso de selección. Es más, a mi me contrataron hace 6 años en la empresa donde trabajo a 4 meses vista de casarme (ni me preguntaron si quería tener hijos en la entrevista).

    Me ha encantado el post. Me ha encantado encontrar a alguien que piensa como yo, pero eso ya te lo había dicho alguna vez que habíamos hablado de algo parecido, ¿no?

  21. Lo que defiendes aquí NO es feminismo ni verdadero ni de ningún tipo,lo siento. Me encantaría poder decirte que lo es y que tú puedes tener tu propia visión azucarada,pero no es el caso. Si el feminismo desde la Revolución francesa ha significado la lucha por la igualdad de oportunidades no va a ser sinónimo de la complementariedad que tú defiendes,porque en ese caso las mujeres siempre nos toca lo mismo: hogar y cuidados, qué casualidad lo más devaluado en nuestra sociedad,igual ahí reside el peoblema…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s