Nueve semanas y media

nuevesemanasymediaEn estos foros maternales somos mucho más desinhibidas que Kim Basinger. Dónde va a parar. Nosotras no nos conformamos con nueve semanas y media de aventuras tórridas con Mickey Rourke cuando todavía era humano y no el monigote hinchado de botox que es ahora. Nosotras vamos mucho más allá. Nosotras nos lanzamos sin mirar atrás a la apasionante vida sexual de la mujer embarazada. Durante nueve meses y medio.

Al principio la cosa promete. No hay nada mejor que meterse en la cama con el portador de los genes elegido sin anticonceptivos ni otros estorbos. Y encima con premio. Ríanse ustedes de la relación del burro con la zanahoria. Póngale un embarazo a tiro a una mujer en pleno proceso ovulatorio y verá usted lo que es un sprint. Ni Carl Lewis en las olimpiadas de Seoul.

La búsqueda de retoño es la etapa dorada de cualquier macho con ambiciones copulatorias. Se acabó el tener que currárselo. Ahora su fémina se le despatarra encima a la primera de cambio dispuesta a lo que sea con tal de obtener una muestra decente de esperma. Cierto es que si la búsqueda se prolonga pueden llegar a observase comportamientos algo perturbadores en la portadora del útero como la insistencia por consumar ciertos días del mes y no otros, la adopción de posturas imposibles antes, durante y después del coito, y algunas otras monerías cortesía de internet y su infinita sabiduría.

Tras la implantación del cigoto la cosa cambia. Una escucha de todo. Por lo visto hay líbidos a las que el embarazo les sienta divinamente y se pasan los nueve meses en un estado de frenesí perpetuo. Otras líbidos en cambio ponen pies en polvorosa y si te he visto no me acuerdo hasta después del puerperio. En mi caso, mi líbido se vuelve bipolar y no atiende a razones ni patrones discernibles. El primer trimestre, por lo general, suele caer presa del agotamiento extremo que me invade y no hay uso del lecho conyugal que me inspire más que una siesta. Hago ciertas excepciones porque en el fondo estoy muy contenta y quiero al padre tigre con bastante fruición. Pero son actos altruistas. Agradables, pero prescindibles.

Luego la cosa mejora. Algo. En el segundo trimestres una recupera la energía y las ganas de vivir y la líbido vuelve a sentirse con ganas de hacer acto de presencia. Cuando menos te lo esperas. En las situaciones más inverosímiles. Haya o no posibilidad física de consumar en ese preciso momento. Una puede estar en el supermercado valorando la lozanía de una cebolleta cuando, sin previo aviso, la cebolleta en cuestión empieza a parecerse un poco a un miembro masculino mientras te invade un cosquilleo casi olvidado. En estos casos una podría soltar las bolsas y asaltar al reponedor de turno. Pero suele prevalecer el decoro y no nos queda otra más que acabar la compra a la velocidad del rayo y correr a llamar al padre de la criatura para deje lo que sea que esté haciendo y se persona en el hogar a la voz de ya.

Otro clásico son los sueños no aptos para menores. Durante el embarazo el mundo onírico se vuelve intensísimo y a veces nuestra líbido aprovecha para campar a sus anchas. De forma que el pobre padre, que ha sido rechazado con un es que hoy estoy muy cansanda apenas hace dos horas, se encuentra durmiendo al lado de la versión exagerada de la niña de la flauta de American Pie. Si tiene suerte, su señora se despertará todavía en celo y le regalará un revolcón épico. Con menos fortuna, el episodio se resolverá en brazos de Morfeo y el pobre varón se quedará una vez más compuesto y sin madre de la criatura.

Por si esto fuera poco, algunas mujeres, a partir de cierto mes, padecmos un raro síndrome que hace que después de cada sesión de carantoñas matrimoniales nos paseemos cual John Wayne durante por lo menos un día. Así que antes de copular una tiene que consultar con su agenda, la del consorte y la de la esquiva líbido. Casi nada.

A mí lo que me extraña es que todavía no se haya extinguido la especie.

49 thoughts on “Nueve semanas y media

  1. Yo no lo sé tampoco. Si abordamos el tiempo que dura el puerperio que vuelven a ser básicamente las mismas nueve semanas y media más la lactancia y otras lindeces episiotómicas, de verdad que no sé cómo hemos llegado aqui. Ah!! por tigres como tú… yo sólo tengo dos gnomis, tu llevas el doble más la nueva así que pienso que tú lo sabes!!!

    1. Te diré que esa referencia en el post lo he puesto por ti porque te leí en Twitter y te creo que aunque sigo teniendo mis dudas sobre la existencia de estas mujeres unicornio del coitus embarazatus…

  2. Ayy, la líbido, esa perraca que ladea los hombros mirando a tu marío y hace caidita de pestañas para luego…PLAKA, PLAKA!!!! Me ha gustado, sin tapujos!! Y lo de las posturas pre, durante y post, lo que más…me he visto a mí misma haciendo el clavo, jajajajaj

  3. Jajajajaja… Me he visto retratata en cada caso, que yo he pasado por todas las fases que comentas… y alguna más, que a mí me pasó que, cuando más ganas tenía, más miedo tenía él con semejante barriga… pero vamos, que sólo me faltó despertarle en plena noche :-D
    ¡Besotes!

  4. jajajajajajaja ayyy yo ya te digo… el PNSN está deseando que le de luz verde a la parejita sin nombre…
    Lo de los sueños toda la razón, tenía yo en el embarazo unos encuentros con Morfeo a lo Sharon Stone que miedo me ha dado recordarlos jajaja.
    Dale alegría al cuerpo tigresa!
    :)

  5. Ay, qué recuerdos… pues a disfrutar se ha dicho! Ese segundo trimestre será una especie de regalo/compensación evolutiva a los papis para compensar exceso de ojeras unos cuantos meses después no?

  6. Lo q más me gusta es q mi socia este escandalizada por una cebolleta de nada, Jajajaja!!!!
    Te entiendo mucho, tigresa, xq lo recuerdo como si fuera hace 15 días… Lo de los sueños es para hacérselo mirar. Tengo una amiga q soñaba con sus exs, yo creo q para quitarse la espinita…
    Disfruta del embarazo, q el puerperio es un rollo.

  7. Igual tengo que echar la culpa a mi líbido de que marido no quiera ni oír hablar de un tercero, jajaja.
    Por cierto, lo de la cebolleta me ha recordado el anuncio de los espárragos fálicos de no sé qué marca; qué horror de anuncio.
    Besotes

  8. El tema de hacerlo sin tener que preocupase de nada mola, al principio, una vez que pasamos a la fase “hace dos horas que estamos descansando, venga que parece que no quieras ser padre. ” ya no mola tanto. Mejor cuando se ha realizado la implantación que uno va más pausado.

      1. Perdone usted, pero yo habló de la etapa pre-bombo. Que manía de culpar a Las hormonas para todo. Yo me refería a la conversión que sufren algunas a sexo-maníacas compulsivas jajaja

  9. Algo bueno tiene que tener el embarazo. Después de vómitos y ciáticas… que mejor que una alegría (o dos o tres o las que caigan) pá el cuerpo. Ains, que bonito es el embarazo.
    Bss

  10. Genial entrada… Es tal cual……..es que….. Embarazadas somos la leche…. Yo soñaba, soñaba mucho….y el pobre papadedos iba perdido perdido….

    Mamadedos

  11. Creo que la especie sobrevive gracias a valientes como tu, porque si por las demás fuera, la cosa pinta mal. Y a esta entrada a mi me gustaría conocer la versión masculina, porque a ellos también creo que el embarazo les afecta la libido por fases y por tipos, según lo que oigo entre amigas. Que aquí no se libra nadie creo, y esto no es solo cosa nuestra aunque las que carguen con la barriga y los kilos seamos nosotras. Mi primer embarazo fue también “divertidisimo“, a ver si cuando haya mas son iguales o mejores :) A disfrutar de los mesecitos que te quedan! Un beso

  12. Pingback: Bitacoras.com
  13. DE VERDAD QUE ME VAN A ECHAR HOY….Te estoy leyendo de pe a pa…..lovelovelove.
    jajajajajajaj. Reconozco que no hay nada como “la preparación de la batalla”, o sease, el momento quieroquedarmeembarazas es el estado ideal de toda mujer según dice mi marido. y, ya embarazada, después tampoco está mal……

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s