Sé lo que hicisteis el último verano

Familia numerosaEstos días de asueto que hemos pasado en el lago de Garda, entregados en cuerpo y alma al tedio estival, me han servido de visión premonitoria de la que se avecina. No sólo sé lo que hice el último verano sino, lo que es peor, también sé la que se me viene encima este verano que nos ocupa. El género de la película no puede estar mejor escogido…

Como les iba contando, este fin de semana me he estrenado en la piscina con mis cuatro niñas y un bombo que ni los sextillizos de Huelva. La piscina era manejable para cualquier nivel de flotación, yo hacía pie en toda su extensión, la profundidad era suficiente para que La Primera no se abriera el cráneo aprendiendo a tirarse de cabeza, la temperatura del agua idónea, la cantidad de cloro tolerable y no tenía uno de esos bordillos criminales que resbalan con sólo mirarlos.

En estas condiciones a priori óptimas hemos trazado la coreografía de nuestros baños veraniegos. Por supuesto la jornada comineza con el pertinente tostado a la Vitamina D, y el posterior encremado de la superficie íntegra de muchos metros cuadrados de piel infantil, materna y la esquiva calva paterna. A continuación, los diez minutos eternos para que se absorba el mejunje al son de las quejas de mis retoñas apiñadas con cara de perro tristón en la cancela de la piscina.

A punto ya de volarte los sesos con el difusor del bote de crema, miras de reojo el reloj por millonésima vez para comprobar, con una mezcla de alivio y aprensión, que efectivamente ya han pasado los diez minutos de rigor y podéis desplazaros a la piscina. No sin antes santiguarte y encomendarte a San Judas Tadeo, patrón de las causas perdidas.

A las mayores les falta tiempo para tirarse agua de bomba y salpicar a todo bicho viviente, incluidas tus gafas de sol. Entre goterón y goterón vislumbras a La Tercera dejándose caer del bordillo. Sin corchos. Al grito de ¡Qué vas sin corchos insensata! sales corriendo tropezándote con La Cuarta que sigue enredada en tus piernas. Te vence el peso de barrigón y llegas in extremis a rescatar a una Tercera que cree que ha aprendido a nadar por generación espontánea. En este trasiego tus gafas de sol han acabado en la piscina y hacen las delicias de las mayores que las utilizan de señuelo para bucear hasta el fondo.

Dejas a La Tercera chapoteando enfundada en el elemento de flotación de rigor y te diriges a por La Cuarta que está a punto de caer fulminada de un golpe de calor. Ponerle los manguitos se traduce en un forcejeo cuerpo a cuerpo en el que ella se quita un manguito mientras tú le pones el otro. Cuando por fin, valiéndote de una llave yudoca, consigues ponerle los dos manguitos te percatas de que se ha hecho una caca en el pañal de agua que le corre cual reguero inmundo por toda la pierna.

Disponer de un pañal de agua cagado es una odisea que no le deseo ni a mi peor enemigo. Pasado el amargo trago depositas a La Cuarta frente a las escalerillas mientras intentas sin éxito introducir tu bombo sobrehumano con cierto gracejo en la piscina. En este impasse las otras se han percatado de tu presencia y se te abalanzan encima poniéndote en serio peligro de zozobra. Sobretodo La Tercera que tiene un don especial para colgarse de la yugular y hacerte una suerte de traqueotomía improvisada.

Mientras tanto La Cuarta se debate en su relación de amor odio con la piscina. Primero te echa los brazos y, cuando la coges, sale huyendo despavorida. Así mil veces hasta que simulas un llanto desesperado, se apiada de ti y se une al montón de niñas que llevas colgando.

Ya estáis todas en la piscina y pueden dar comienzo las infinitas acrobacias, peripecias y juegos piscineros con los que tu prole ha decidido deleitarte. Señor llévame pronto. Y lejos.

38 comentarios sobre “Sé lo que hicisteis el último verano

  1. Si es que no se puede..
    A ver hermosa ¿dónde está la subyugada nanny que te ayuda a organizar ese ingente torrente de energía de tus retoñas? ¿dónde está ese médico de cabecera (en tu cabecera..) que te tome el pulso después de esa carrera a la desesperada a por la suicida de La Tercera?
    Necesitas apoyo logístico pero ya.. o vacaciones de verdad, que no es lo mismo que veraneo.. no, ni de lejos.
    Y para la próxima y viendo como te dejó en la estacada.. mejor nos encomendamos a Tadeo Jones que seguro que se tira más el pisto que ese santo tuyo..
    Bss guapis!!

  2. Supongo que tenéis piscina para vosotras solas, no? No me imagino la escena en una comunitaria. Y que decir de las públicas!! Seríais tendencia en YouTube

  3. Qué proezas en avanzado estado de gestación:-)!…y qué gustito da tenerlas de vez en cuando a todas colgadas de su mami aunque sea en la pisci… anda disfruta, que esos momentos los guardarás para siempre!
    ps: bueno, igual lo del pañal cagado mojado mejor lo olvidas, qué manera la Cuarta de venir a boicotear el aroma de la lavanda veraniega tirolesa jajaja

  4. Lo tuyo es diversión pura y dura. Y menos mal que son niñas, porque me imagino a 4 chicos compitiendo entre ellos por que les hagas caso, y ufff…
    Aunque claro, si fueran chicos, le harían las gracias al padre… No?

    1. Ahí te doy la razón. Lo de los chicos con el balón no quiero ni imaginármelo. Al padre tigre en la piscina le dan tal tute que tenemos que restringir el tiempo a riesgo de que lo tengamos que sacar con grúa :)

  5. El caso es que casí te imagino como si te viera, no sé porque cada vez que me propongo aumentar la familia te leo y oye se me corta el lívido al momento…
    Yo como buena samaritana a pesar que después de lol del jefe veo que no quieres saber de mi :-(, me puedo ofrecer a quitarte una este verano de encima por cercanía algun día que otro, sería la tercera por eso de ” mio amigo”, ahí dejo la propuesta.

    Que a usted le sea leve, ” pa que te metes manolete”

  6. Donde irías pronto y lejos sin tus niñas??! Como miembro de una familia numerosa fémina como la tuya deleitarme con tus post es hacerme revivir mi infancia y lo mucho que tengo que querer a mi santa madre. Eres mi heroína!!!

  7. ¡Jajaja! Es que son muchas niñas para una madre sola en la piscina. Pero después de todo parece que tardaste poco en mantener la situación bajo control. ¡Una descripción muy gráfica de todos los percances habidos y por haber en una piscina!

  8. Me encanta. Nosotros con tres y ninguno que nade andamos igual. Bueno, no, que papá angustias no se separa de ellos.
    De todas formas estoy esperando con impaciencia tu post de salida de la playa con cuatro y bombo. Yo a los dos mayores (el peque va en maxicosi y es fácil de controlar) les lavé los pies tres veces Y SALIERON CON ARENA!!! Pero bueno, a parte de esas cosillas, son vacaciones Mastercard, de las que “no tienen precio” :) o no?

    1. Me tiemblan las canillas nada más pensar en la playa, la verdad. Lo de la arena ni me lo mentes. Además nosotros vamos a una playa bastante mala con arena de esa negra que no se despega ni a manguerazos….

  9. Maaaaadre mía que arte!!

    Jajajaja he podido visualizarlo todo como si de una película de tratara.

    Ya es difícil poner crema y controlar en la piscina a una princesa como para echarle 4 más y una en camino ;)

    Felicidades por el post!

    Un saludo desde Deutschland*

    Elisabet*
    @cronicgermanic

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s