La Princesa Prometida

Maternidad con humorMuchos son los entusiastas de este clásico del cine de fantasía. Tanto es así que a Robin Wright le ha costado Dios y ayuda sobrevivir a esta película -su primer largometraje- artísticamente hablando. Ni dos décadas de amores y desamores con Sean Penn y una gracia sin igual para lucir coronas de flores en las bodas más variopintas han conseguido borrar a Buttercup del imaginario popular. Eso claro está, si no les han criado a ustedes a golpe de Las Mañanas de Hermida con toda esa clá de colaboradoras que ahora nutren el cartel de la Teletienda. Para mí Robin Wright es y será siempre Kelly Capwell, la hermana de Eden, novia a su vez de Cruz de Castillo, en el que posiblemente sea el culebrón más largo de la historia de los folletines: Santa Bárbara.

Aunque para culebrones los que estamos viviendo en casa tigre desde que nos cerraron las vacaciones en las narices. Estamos inmersos en una suerte de experimento sociológico en el que vamos variando las constelaciones de convivencia familiar como si de un reality cualquiera se tratara.

El primer reto de convivencia extrema nos los brindaron los suegros tigre al amputarnos a las tres mayores durante los seis días más atípicos de mi vida contemporánea. Sin tiempo siquiera para deshacer las maletas, nos quedamos solos con La Cuarta y su dislexia emocional. Digo dislexia por decir no algo mucho peor que pueda volverse contra mí cuando se siente en el diván del psicoanalista a los veintidós.

Verán, seis días con sus seis noches de tú a tú me ha costado dar con el calificativo justo para esta hija mía que luce el dorsal número cuatro. La Cuarta nos ha salido castigadora. E incansable. A ella no le bastaría con la trilogía de las sombras aquellas. Ella el látigo lo blande sin descanso, de día y de noche, lo mismo para bajar las escaleras que para dejarse lavar los dientes. Su estrategia, todavía algo tosca, es simple. Da igual lo que le preguntes, le digas o le ofrezcas, su respuesta, rotunda como su culete prieto, es NO. En mayúsculas, firmado con unos morros fruncidos como sólo ella sabe.

Cuando, ante su negativas reiteradas, desistes en tu intento por ayudarle a bajar las escaleras, se apodera de ella una indignación supina. Soliviantada se lleva las manos a la cabeza, se deja caer contra las paredes con una desesperación jamás vista en el muro de las lamentaciones y se desgañita con un desgarro rayando en el cante jondo.

Tú que estás entregada cual madre primeriza de tu hija única, vuelves a subir y le tiendes por quincuagésima vez una mano amiga. A lo que ella responde con un rotundo NO y los subsiguientes morros. Y así las veces que haga falta hasta que tú te quites la careta de madre paciente y descansada. En todos estos días sólo hemos encontrado un escollo es su determinación dominadora: el pañal.

He de reconocer que, desde que se nos acumulan las niñas, nuestras rutinas de higiene fecal dejan mucho que desear. En esta casa los pañales se cambian cuando no queda más remedio. Ni un minuto antes. Como será la cosa que este verano se tomó la justicia por su mano, se quitó el pañal sucio, lo tiró en la basura y se me plantó delante desnuda, con el pañal limpio en la mano y una cara de más fácil no te lo puedo poner hermosa.

Estos días de veladas románticas de a tres, me propuse firmemente concederle por lo menos el privilegio de un escroto limpio. No han visto a nadie correr más rápido y despatarrarse en el cambiador con más facilidad que a esta pobre cuando cual la madre solícita que nunca he sido se ofrecía a cambiarle el pañal hediondo.

La verdad es que nos ha venido bien la escapada romática. Nos hemos reído muchísimo, la he peinado con raya y la he llevado en brazos, mecido y columpiado sin descanso. Pero qué quieren que les diga, al final, tanto ella como yo estábamos deseando que volvieran las demás para volvernos locas con su alboroto, sus peleas y sus majaderías.

29 comentarios sobre “La Princesa Prometida

  1. Y él siempre le respondía: Como desees.

    Me encuentro a veces taaaan retratada en tus relatos…hasta tenemos escaleras! Y la tercera mía, alias la gringa, también extrańa a sus hermanas de una manera muy particular. Y a la tuya se le juntan lo del príncipe destronado con los terrible two. Si hacéis un reality show por favor que lo pongan por cable.

    Abuelo, cómo sigue el cuento? No será de amor, no?
    Nooo, hay duelos, gigantes, princesas y bueno, también hay besos…

    1. ¡Bienvenida! Un placer tenerte de vuelta por aquí.

      La verdad es que estas relaciones y dependencias entre hermanas son una maravilla. Aunque luego se tiren de los pelos, da gusto ver cómo se quieren y se necesitan.

      De las escaleras mejor ni hablamos, con el tripón de nueve meses son mi Goliat diario…

  2. Ayyy Santa Bárbara!!! querida Tigre y yo que pensaba que nadie excepto yo la veía….ya me quedo más tranquila jajajjaja!
    Pues tiene tela, yo sólo tengo dos, y el enanin empezó ayer la guardería, pues bien la mayor, que le quedan 3 eternos días para empezar el cole…..lleva dos días como pollo descabezado!!! para terminar diciendo: mamaaaaa cuando vamos a por el enanin?? es que…..le hecho de menos! O_o (en fin y se pasa el día diciéndole que no hable, que no grite, que no gorgojee, que no haga pedorretas ni ba-ba-ba…..angelico es niño y tiene 9 meses)
    Así que si la mía si es sólo con sólo uno al que echar de menos, la Cuarta que tiene que echar de menos a 3!!! tiene que estar la pobre deseandito y parecerle ahora lo más aburrido del mundo!!!! (por mucho que le des tus infinitos mimos)
    Por cierto lo del pañal en mano……..qué grande es la Cuarta!!!!!
    Ufffff y no has pensado cómo será la Quinta con la predecesora que tiene??? uff uffffff :-P

    1. Es tremendo, ahora tengo a las dos mayores solas por la mañana y hay ratos que no saben ni qué hacer sin las otras dos. Las acabo de mandar a comprar pan. No te digo más.

      ¡Santa Bárbara es un gran clásico de la televisión matutina!

  3. Tu relato me deja clara una cosa: soy realmente muy #malamadre, porque lo del cambio de pañal tardío me suena taaaanto.

    Me ha encantado lo de que se lo quite sola y te lleve uno limpio. La Cuarta es muy grande. Mucho.

    Besos, tigresa.

  4. Por experiencia propia puedo decir y confirmar que la señora tigre no mienta, la cuarta es de armas tomar, eso sí con lo del pañal es muy agradecida que a mí incluso me indico donde estaba el pijama la vez que me ofrecí a acicalarla.
    Lo de los morros y el NO es realidad pura y dura pero es tan alucinantemente espectacular y pasional que más de una vez me tuve que girar para no reírme.
    Lo siento tigre yo por la cuarta MA-TO, que cuando ya me daba hasta la mano me fundía…eso sí no me gustaría estar en tu piel cuando llegue la quinta, espero que tengas carro para las dos porque lo del pañal, pasa pero como la pongas a caminar, coge la maleta y se larga de casa, seguro

    1. Yo espero que ella se vea mayor, como nos pasó con La Tercera que se creía que jugaba en otra liga. Pero de esta no me fío un pelo, tiene el sentido de la propiedad afectiva muy desarrollado…

      Un honor tenerte por aquí Doctora :)

  5. Jejejejeje, admito que yo también apuro los pañales al máximo. Es decir, uno después de cada comida, salvo que haya males mayores, pero si veo a Peque venir sin pañal con uno limpio en la mano no sé si me “jartaría” de reir o me echaría a llorar por la culpabilidad, jejejeje.
    Mucho ánimo para cuando llegue la quinta, porque con esta cuarta, por buenas que sean las tres primeras, vas a tener mucho con lo que lidiar.
    Besos a toda la familia Tigre.

  6. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s