Un paseo por las nubes

Sexo en el embarazoHe alcanzado ese momento hormonal en el que cumplo todos los estereotipos que pueblan los chistes masculinos. El cansancio supremo que acumulo al final de cada jornada maratoniana es el prisma por el que juzgo a este esposo mío de dudosa calaña. No lo puedo evitar, me parece que me quiere poco, mal y a destiempo.

Si a esta convicción visceral le sumamos que él tiene la testosterona en modo Oktoberfest el drama está servido.

Rebobinemos por ejemplo al Miércoles por la noche. La madre tigre consigue acostar a las cuatro fieras ilesas después de muchos días lidiando con ellas sin la inestimable colaboración del señor en cuestión que viaja más que el baúl de la Piquer. A nadie se le escapa que los viajes de trabajo son unas vacaciones pagadas amén de  la técnica más rastrera de escaqueo parental.

Mientras la madre tigre intenta acomodar el bombo para desplomarse sobre el sofá, el padre tigre anuncia su llegada sin escatimar en timbrazos. Recién sentada tarda unos minutos en conseguir despinzar la ciática que le impide mover la pierna izquierda, rueda sofá abajo y se arrastra a duras penas hasta la puerta para recibir al padre de las criaturas.

Tras el casto beso de rigor procede a pasar revista: ¿Has llamado al de la lavadora? ¿Has recogido mis trajes del tinte?¿Qué pasa con mi ungüento capilar? A riesgo de decapitarlo allí mismo me declaro en huelga indefinida, le recuerdo que no respondo al título de secretaria de su señoría y se la devuelvo a golpe de ¿has hecho lo del seguro?¿has llamado al banco? ¿cuándo vas a tirar las cajas del trastero?

Roto ya cualquier amago de sintonía marital pasamos a sincronizar las agendas. El culmen del conflicto de intereses lo alcanzamos con su agenda  festiva cuando intenta colarme una escapada a la Oktoberfest a dos días de salir de cuentas.

A falta de entendimiento nos vamos a la cama. Vuelvo a rodar del sillón, al pinzamiento de la ciática se le suma un calambre en la pantorrilla que en el mar me hubiera costado la vida. Después de una lucha cuerpo a cuerpo contra los veintinueve escalones que separan la planta baja de nuestros aposentos, consigo llegar al baño con la vejiga muy necesitada de una sesión de bolas chinas, el pulso a ciento noventa y menos aliento que un besugo fuera del agua. Me lo encuentro plantando un pino mirando un libro plácidamente. Porque leer no lee. A mí no me engaña.

Entre tanto compruebo con horror que el dolor de muelas que me asola desde hace unos días se ha convertido en un amago de muela del juicio atrapada debajo del hueso de la mandíbula. La mitad está fuera empujando todos los dientes que tanto me costó colocar y la otra mitad está estancada debajo de un hueso enviando corrientes de dolor por todo el lado izquierdo de mi cara. Tras una sesión de gárgaras con agua caliente y sal, y un precario intento de aseo personal llego a la cama más muerta que viva donde él sigue enfrascado en hacer que lee posando cual maja desnuda .

Según me tumbo del lado izquierdo me sube un dolor infernal por la pierna derecha. La levanto a duras penas intentando que vuelva a fluir la sangre con un ligero masaje. No hay forma, se me han congelado los pies. Los acerco al padre tigre que huye en dirección opuesta. Descubro además que si duermo del lado izquierdo me duele la muela horrores, tengo que darme la vuelta sin vararme en el intento. Esto puede llevarme entre cinco y diez minutos dependiendo de lo obcecado que esté el nervio ciático por mantener el control sobre mis extremidades. En pleno proceso penoso se me engancha el gemelo y lanzo un alarido de dolor al que me responde con un “¡Shhhh! ¡qué vas a despertar a las niñas!”.

Como levantarme a por la recortada sería un esfuerzo ímprobo opto por intentar ahogarlo con lágrimas silenciosas mientras me siento la persona más desgraciada del planeta.

De pronto noto un acercamiento a mis espaldas, un aliento cálido en la nuca y una pregunta ¿Business time?

Acabáramos.

33 respuestas a “Un paseo por las nubes

  1. Jajajajajjajaaj!!!identificada me siento!da igual que no les dirijamos casi la palabra en todo el día, que vean que nuestra cansancio físico acumulado es considerable, que estés (en tu caso) a dos días de parir a la quinta, que ellos siempre tienen tiempo y ganas para el “business time”.

  2. Lo dicho hay superhéroes y luego tu. El caso es que voy a dejar de leeros a las multiparas o madres de familia numerosa, porque sino me da que no me va a volver el lívido hasta el 2016 por no decir que no oleré el instinto maternal con tanto estropajo.
    Ánimo guapa y dile al padre de tigre que ” un poquito de porfavor”

  3. Aaay!! Bendito primer embarazo en el que todos te llevan en palmitas… “Cariño, ya saco yo la compra del coche. Tú descansa.”
    Después descubren que, recién parida, puedes sacar la compra con un bebé colgando de un brazo y la bolsa cambiador (que con el primero pesa 5 kg) del otro. Y SE ACABÓ.
    Si hay alguna sin hijos leyendo: Que se haga la floja!!! No seais tontas, mujeres, podemos ser superwoman pero hacedlo como en las pelis, de incógnito!
    Ánimo tigresa!

  4. A los hombres hay que entrenarlos, está claro. A punto de parir a tu quinta hija tu marido debería besar el suelo que pisas y subirte en brazos por las escaleras.. Y ponerte una chica para ayudarte con lo pesado. Y masajearte todo lo pinzado. Venga que ya queda poco para dejar de estar embarazada y conocer a tu niña!

  5. Y creo que aún matándolo ¡te hubieses quedado corta! Está poco sensible el padre tigre en este embarazo ¿no? Claro, yo no puedo comparar mucho con mi situación, porque somos primerizos y el mío me cuida como si yo o la bichilla fuésemos a encontrar la muerte a cada paso (una situación que también me desespera bastante, pero bueno, al menos se le ve buena intención). Pero el tuyo que ya lleva 4 prácticas anteriores ¿es que no recuerda lo necesitadita de apoyo y descanso que estás? Aunque por el resto de comentario ya voy entendiendo que cuando cogen experiencia con los embarazos no nos ayudan más ¡sino que la situación empeora! Si no te sientes con fuerzas para liársela tú misma, dile que se pase por el blog y ya nos encargamos nosotras de “orientarle” en sus tareas.

    1. ¡Ay primeriza! No te apees de ese estatus ni muerta. Sólo puede ir a peor.

      Con cada niño se aferran más al pero si tú tienes unos embarazos buenísimos como si así te pesara menos la tripa o te doliera menos la espalda.

      Porca miseria.

  6. El mío sigue vivo por la única razón de que no tengo licencia de armas, apuñalarle se me antoja sucio y envenenarle demasiado lento. El otro día que roncaba como un jabalí, le tape la nariz y la boca con las manos a ver si al notar que se ahogaba conseguía despertarse y ni por esas. Curiosamente,desde que tengo plena conciencia de que su vida está,literalmente,en mis manos me siento mejor.

  7. Siempre me ha asombrado la capacidad de los hombres y de los que son padres, aun más, de hacer abstracción de todo para dar rienda suelta al “business time”. Es una capacidad que admiro de verdad porque personalmente soy incapaz de tanta abstracción.
    Si sigue así el Padre Tigre va a perder su club de fans, que es eso de en el mismo días pedir irse de picos largos, exigir que la Madre Tigre sea la mejor ama de llaves de Alemania y encima pedir prorroga para el business!
    Échale el alto y rápido que se ha pasado de rosca y alma de cántaro no se ha dado cuenta ¡ Seran los viajes.
    Animo tigresa ¡

  8. ¡Ánimo Madre Tigre, que ya queda poco!
    Y mientras tanto, aguanta un poco más a Padre Tigre, que igual lo que le pasa es que está empatizando con tus hormonas y él también se siente como si llevara el bombo encima y necesita desconectar con la Oktoberfest, es que no lo entiendes….
    Besos.

  9. Jajajaja…
    Mira que después de leerte me aguantaba las risas porque tengo a ElCanijo aquí, dormido a mi vera.. pero es que después de leer el comentario de la MadreNinja.. ya no he podido.
    Sois grandes las dos y no me refiero solo al bombo que me lucís con gracia y salero.
    Y aparte de eso sí, ellos siempre sienten que son imprescindibles y que no paran… pero la realidad se empeña en llevarles la contraria..
    En fin..
    Bss hermosa!!

  10. Madre tigre, yo creo que padre tigre quiere colaborar al ‘desalojo’ de la quinta con un método de reconocida solvencia, indicado por múltiples facultativos además de los típicos paseos o subir y bajar escaleras para animar el parto…
    Es muy muy solidario contigo ;-)

  11. Jaaajajajajaa… Me has recordado las ciáticas, pinzamientos, agarrotamientos gemelares y demás perlas vividas en mis propias carnes… No me pierdo el “Business Time” pero en otro momento que ahora no llegoooo. Vuelvo fijo. Espectacular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s