Mentes criminales

Mentes criminalesHoy les escribo parapetada tras mis escritorio presa de un miedo, pánico diría yo, atroz. En casa tigre se ha desatado una ola de criminalidad que ha hecho temblar los cimientos de mis convicciones educativas. Temo por mi integridad tanto física como psíquica mientras intento hacer acopio de valor para enfrentarme a esta panda de delincuentes infantiles que se hacen pasar por mis hijas.

Todo empezó cuando La Cuarta, que ha debido estar viendo Roma con nosotros escondida en algún hueco de la escalera, se autoproclamó descendiente directa y hereda única de Titus Pullo. Ella que siempre ha tenido la mano más bien larga, lejos de afinarse con el paso del tiempo ha mutado a gladiador enfurecido.

Cualquier cosa es susceptible de convertirse en un arma letal entre sus manos. Lo mismo te atiza con el chimpancé de peluche que le trajeron los reyes que te atropella con la sillita del nenuco o te apuñala con la jeringuilla del falso maletín de médico. El otro día, mientras librábamos nuestra batalla diaria para atarle el arnés de la silla del coche, me enganchó el pelo y me arrancó un mechón que mucho me temo no recuperaré jamás. Huelga decir que si ella es Titus Pullo yo soy Octavio Augusto y no me amilano ante las rebeliones de mi plebe. El arnés se ató como mandan los cánones pero poco puedo decir de mi melena trasquilada.

Entre tanto, La Tercera ha cogido complejo de Urdangarín y anda atesorando riquezas ajenas como si mañana mismo le fueran a embargar Pedralbes. Ella, como todo ladrón de guante blanco que se precie, niega la mayor con la excusa de que son regalos recibidos por a saber qué turbios servicios prestados. Me paso el día devolviendo bufandas, gorros y guantes con cara compungida mientras las madres de la guardería me hacen un juicio sumarísimo.

La Segunda, como no podía ser de otra forma, es el elemento desestabilizador de esta turba de mangantes. No hay forma de pillarle con las manos en la masa ni atribuirle un delito concreto, pero de sobra sabemos todos que es la mente maquiavélica detrás de muchas de las fechorías, la instigadora de sus hermanas y el acicate de sus malas artes. Muchas veces, mientras regaño a alguna de las camorristas, veo su ojo de Moriarty brillar en la lejanía.

La Primera por su parte se ha decantado por iniciar prematuramente su carrera política. Y tiene talento. Qué forma de ocultar, tergiversar y negar lo evidente. Digamos por ejemplo que ha sacado algún cate en un examen, lejos de presentarse ante mí con cara penitente piensa ¿qué haría cualquier cargo público en mi lugar? Callar, negar y ocultar. Pues eso. ¿Y si me pillan? Sigue negando. ¿Y si me restriegan la verdad por la cara? No confieses. Ni muerta. Ni hablar de renunciar a ningún privilegio, regalo o prebenda, ¿quién necesita conciencia teniendo los bolsillos llenos?

Por si esto fuera poco La Quinta de mis amores se ha aliado con las bandidas de sus hermanas y está mermando mi capacidad de raciocinio y mis ganas de vivir con la simple pero brillante técnica de no dejarme dormir. Su estrategia es clara, en mis brazos duerme pero en cuanto la deposito en su cuna primorosa prorrumpe en chillidos desaforados hasta vuelve a yacer calentita en mi regazo. Y así una y mil veces, hora tras hora, noche tras noche.

Pero la llevan clara estas malhechoras de medio pelo. Una antes que monje fue fraile y, si bien hoy hago gala de una honradez intachable, entre los seis y los ochos años fui una forajida de la justicia escolar, una cleptómana y mentirosa consumada como la copa de un pino.

Así que para sorpresa de mi prole tras comprobar que la amenaza y el castigo surten un efecto más que dudoso cuando una se enfrenta a truhanes de esta calaña he optado por salirme por peteneras y recurrir a la empatía.

Como lo oyen, a cuadros se han quedado cuando esta madre suya tan proclive a los holocaustos disciplinarios les ha salido comprensiva. Están tan desconcertadas que no les ha quedado otra que batirse en retirada.

Madre Tigre 1 – Bandoleras de medio metro 0

39 respuestas a “Mentes criminales

  1. JAJAJAJAJJAJA, muero con tu descendencia, las adoro!!! El ojo brillante del profesor Moriarty, no has podido explicarlo de mejor manera. Ese ojo también lo tengo en casa, en l’aînée. Ella piensa y la petite ejecuta.
    Ya nos contarás como vas atajando las “peleas” por el poder.

  2. Jajajaj sabes que me las imagino tan cual y no puedo resistirme. A ver que la tercera ande cogiendo lo ajeno hasta me relaja por que ” mio amigo” anda igual!!!! tengo al gorila como loco cada día abriendo al mochila y espetandome que tenemos un niño chorizo. Lo de la cuarte se veía venir entiéndelo es pura sobrevivenvia, pero seguro que lo hace con morritos y eso te calma.
    La segunda tiene aire de espía tipo gestapo las guapas las que despistaban, Pero la primera sabes que ella no es así, se ha dejado llevar por la multitud no era plan de quedar ella de buena mientras el resto la liaba no.
    Lo de la quinta ya es cosa tuya bonica, es lo que tiene tener bebes.

    Suerte con todo incluída la melena, es un gustazo leerte ;-)

  3. Bueno,bueno, bueno, dicen que mal de muchos, consuelo de tontos….pues al leer tu post,ne he quedado más tranquila… Que ¿por qué? Pues porque ya pensaba yo que era la única a la que los piratas se le habían revelado….que llevamos unas semanas de miedo…lo tuyo son muchas fieras, pero lo mío son 2 fieras pero con todas las facetas de cada una de las tuyas,un poco de todo….
    Y de momento lo que más me ha servido es la técnica que has utilizado, porque ni las riñas (que acababan en risas contagiosas por ambos piratas), ni los rincones de pensar, ni quitar juguetes, ni nada funcionaba…pero eso, el priemr día no me funcionó,pero al segundo…vaaayaaaa SÍ que funciona….

    Ánimo y que no vuelva la rebelión de la manada

    Una mamá en la cocina

  4. Has empezado parapetada con miedo atroz tras tu escritorio y a media que avanzaba el post te has ido viniendo arriba hasta machacarlas. Impresionante. No conozco píldora de prescripción médica capaz de hacer semejante cosa.

  5. WordPress es un rencoroso y ahora no me deja comentarte a ti. Va la segunda. Te decía que has empezado el post parapetada con un miedo atroz tras tu escritorio y te has ido viniendo arriba hasta merendarte a las niñas. No conozco píldora legal capaz de tal efecto. Enhorabuena.

  6. Son geniales, hija. Y tú más. Pero ahora deberías, no sé… ¿pagarles con la misma moneda? Quítale algo a la Tercera, y alega que te lo dio, pon a las cuatro en contra de la Segunda sin que se entere. Hazle algo a la Primera y niégalo. En cuanto a la Cuarta… pobrecita, mujer. Déjala. Es muy pequeña y además puede ser que sea su manera de matar los celos. De la Quinta no te digo nada. Estoy igual. Y encima he vuelto a trabajar, así que no rindo demasiado… pero no te voy a contar mis penas. Ya las contaré en mi blog. O no.

    Suerte con las delincuentes.

  7. Me encanta leerte y tomo apuntes porque Eva también lleva una racha que todo es suyo. De momento, la amenaza de no volver nunca más al lugar de donde se intente llevar algo, está surtiendo efecto. Veremos cuanto dura…

    Bxsssss

    Lau

  8. Aquí me tienes, leyéndote admirada y con 0 en el contador de hijos. Admito sin ningún tipo de pudor que me fascinan las descripciones de personalidad que nos regalas de esas cinco preciosuras que tienes por hijas.

  9. Admiro a tus nenas, cada una sobrevive a su manera. Estoy a la espera que mis dos bichos se alíen entre ellos (18 meses y 4 años) para comenzar la batalla, jejeje

  10. Lo de la Primera a la Cuarta tiene remedio y se irà puliendo con la edad. Lo de la Quinta también, pero entiendo que es más desesperante. Si puedes, colecha. Si te critican con que la vas a mal-acostumbrar siempre puedes decir que eres defensora de la crianza natural y mientras podrás dormir,al menos por las noches.
    Besazos y ánimo.

  11. Que encanto de niñas hermosas !!
    La mia de tres esta como la cuarta. Esta crianza zen esta buenisima la probare a ver si estoy a la altura.
    Mi metodo hasta ahora ha sido hablar explicar pero creo q se aburrio y me ignora.
    Un encanto leerte !!!

    1. Yo hasta ahora he practicado mucho el tono sargento con muchos “Porque lo digo yo. Y punto en boca.” Pero realmente se me está quedando corto. Ya os contaré si la empatía me da mejores resultados.

      ¡Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s