El imperio del sol naciente

El imperio del sol nacienteOjo.

Cuidado.

Lo de hoy, más que un post, es una advertencia: No saben ustedes la que se les viene encima. “La” en este caso soy yo. O una versión hiperbólica de mí misma, que es peor. Mucho peor.

Ya les avisé el año pasado de la metamorfosis energética que sufro cada vez que la Igartiburu nos atraganta las uvas. El año pasado no lo vivieron ustedes en sus propias carnes porque fabricar a La Quinta me costó lo mío y bastante tuve con arrastrar mi bombo de la cama a mis quehaceres diarios y vuelta a la piltra más muerta que viva. Pero este año no hay cigoto que les proteja. Estoy pletórica y desbocada en el más amplio sentido de ambos términos. Ustedes elijan una acepción que seguro que no se quedan cortos.

Ojo.

Cuidado.

Para empezar me ha dado por hacer limpieza. Ya no física, que también, sobretodo mental. Me estoy quitando la caspa intelectual. Sin piedad. Este proceso tan obscuro abarca desde el cribado, aislamiento y disección de mis adicciones hasta el repasito remendón de plantilla que le he pegado al blog hoy sin previo aviso. No me digan que no me ha quedado resultón.

Con las mismas, visto el ritmo trepidante de publicación que luzco desde que me he convertido en sherpa, me he cargado el otro blog, el de las perras gordas. Bastante tengo con consolar a una bitácora abandonada como para lidiar con dos bocas pidiendo posts.

Los de wordpress que son la mar de majos me han dejado importar las entradas del difunto a este mi querido blog que ahora luce rollizo con la friolera de dos entradas más. Si quieren pasar a darles el pésame las encontrarán aquí y aquí.

Pero no se confíen, no es que no vaya a aburrirles con mis desvelos económicos. Al contrario, se los voy a infligir aquí mismo. Y punto en boca. Por algún lado tengo que darle salida a esta desazón inflacionaria que me asola. Ya hablaremos porque este engendro de propósito de año nuevo se me está yendo de las manos.

Entre tanto, les voy a dar una pequeña tregua para vayan atándose los machos. Mañana, siete maletas mediante, nos vamos de vacaciones. Una semana. Entera. A dejarnos querer por el señor de los huevos. No quepo en mí de gozo. Ya se me están haciendo cortas las vacaciones y todavía no han empezado.

A las niñas me las llevo derrengadas. Les damos muy mala vida con tanto colegio y tanto trineo. Están de un genio que lo mismo aprovecho para dar el cambiazo en el hotel. Seguro que por allí gastan unos niños educadísimos y menos refunfuñones que estas que me han tocado en suerte.

En fin, yo a lo mío, a ponerme ciega de huevos Bennedict como si las cinco criaturas enajenadas que corren por el vestíbulo no tuvieran nada que ver conmigo.

Nos vemos a la vuelta. Ojo. Cuidado.

24 respuestas a “El imperio del sol naciente

  1. Ay qué bien! Te descubrí un día a través de un instagram de Luciabe sobre viajar con niños y me he hecho muy muy fan tuya! He aprovechado para leer casi todos tus post y son de lo mejor que he leído!!! Y me encanta la gente que mencionas, tus opiniones sobre la ecónomía y el “par” que tienes para llevar 5 niñas y escribir el blog, acomplejada me tienes…. Eso sin nombrar los viajes con tooooda la familia…. Madre mía!!!

  2. ¡Pero tronca! (lo de tronca suena guay, no me digas que no) ¡Calzarte el blog de las perras gordas sin avisar! ¿Acaso te pedía pan o algo? Mal, fatal. Vergüenza te tenía que dar. Irte con el señor de los huevos benedict (yo los llamo benedicto, equis uve palito) en lugar de venir a suelo patrio a comer tortilla de patata. No te lo perdono. Ni lo del blog ni lo de los huevos. Punto.

  3. No te quejes de niñas que son unos soles. No me quiero imaginar tener 5 como mi enano, estaría ya encerrada en un manicomio.
    Disfruta de las vacaciones y yo encantada de leer por aquí tus consejos sobre economía domesticada, a ver si así consigo darle un empujón al bolsillo y lo de plantearme aumentar la familia no es una locura tremenda.
    El blog está estupendo, me gustan las limipiezas.
    Besos a la familia Tigre.

    1. Gracias por los ánimos. La verdad es que las tigresas se están portando de lujo, se nota que tenemos ya mucho callo.

      Yo también ando dándole vueltas para ver cómo salimos de pobre. Ya os iré contando.

  4. ya me parecía extraño que en el feedly me saltaran 3 entradas 3 y encima entrar y ver la nueva cabecera… mucho trabajo no puede ser bueno! te mereces las vacaciones… y los huevos a la cumberbatch :D

  5. Pues eso, iremos con ojo y cuidado!

    Cuando he leído que ibas a hacer “limpieza” incluido en ti misma, en tus adicciones, un escalofrío me ha recorrido la espalda y mi “conciencia” me ha susurrado “mira, algo que deberías hacer tu también porque en algunos temas, vaya despendole” y luego ya mas tranquilamente mi lado oscuro ha dicho que no, que mas tarde, algún día que así con todas nuestras adicciones inconfesables estábamos la mar de bien.

    Me alegro de que no entierres tu blog sobre economía porque hablar de esos temas y que los neófitos entendamos algo es rarísimo y tú lo tienes.

    Ponte morada a huevos, tortillas, tortitas, bizcochos y demás y disfruta un montón !

    1. Yo los malos hábitos los cultivo hasta que la voz de la conciencia empieza a taladrarme el cerebelo. El sentimiento de culpa es algo que llevo fatal y he decido darle muerte sea como sea. Ya te contaré porque soy muy de venirme muy arriba para luego desinflarme sin previo aviso.

      Entre tanto tengo al señor de los huevos trabajando a destajo. Qué vidorra me estoy pegando.

      Hasta pronto.

  6. Pues a mí las limpiezas (también las mentales; las físicas me dan más pereza, pero cuando ya hay un centímetro de polvo tocan) me encantan. Aire fresco y espacio para lo nuevo.
    Me estás dando envidia y lo mismo me encierro (metafóricamente) y me hago una ya mismo, que la Refamilia y el blog alegran la vida pero dejan las neuronas pidiendo paz!
    Un beso grande y mucho ánimo, aunque con la energía que desprendes, sólo lo necesitas para los huevos Benedict :)

  7. El día que supe que de 4 tigresas y 1 blog habías pasado a 5 tigresas y 2 blogs casi me da un pasmo… Hordas de madres te seguimos a rebufo y ese era un ritmo inigualable… Qué bien que aflojaste un pelín, aunque sea para bajar a comer huevos y jamón… :-)
    Felices fiestas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s