2 hermanas

Tengo un par de hijas muy bien educadas. Y digo un par sin referirme a unas cuantas, sino exactamente a eso, un par. O una pareja de dos,  como quieran llamarlo.

Tengo dos hijas muy bien educadas. Da gloria verlas. Recogen, ayudan, piden las cosas por favor y hacen caso, como mínimo, seis de cada diez veces. Tienen buen conformar, patalean lo justo y son, en general, de un plomizo soportable y hasta agradable. Más no se les puede pedir.

A estas dos hijas las he educado yo. Las he educado a golpe de perseverancia en su versión no me apeo de la burra ni muerta, luchando cada lenteja y cada tronco de brécol insípido como sin ello fuera, no sólo mi vida, sino también las suyas.

A estas dos preadolescentes ejemplares las he educado yo con toda la determinación del mundo y la paciencia que todavía lucía lozana en mi ánimo de madre recién estrenada. Las eduqué cuando todavía era joven y airosa, y me tenía por una persona mucho más cuerda que la loca que ahora me mira desquiciada desde el otro lado del espejo.

La Primera y La Segunda son esas plantas cuyas semillas regué con esmero, podando cama rama y mimando cada nuevo brote. Asegurándome siempre de que crecieran erguidas y florecieran puntuales cada primavera. Ellas son mi jardín versallesco de setos geométricos y flores pares.

Y se acabó. A partir de ahí empezaron a crecerme las hijas como champiñones. Asilvestradas y salvajes. Tan pronto deliciosas como mortalmente venenosas.Hermanas leyendoHermanas leyendo

A La Tercera y La Cuarta no nos ha dado tiempo a educarlas. Las hemos dejado que crezcan como la hiedra, trepando sin control, enredándosenos entre las piernas sin saber muy bien nunca por dónde van a salir.

Ellas, a falta de una figura de autoridad que echarse a la boca, se han encontrado y han decidido hacer piña para suplir la falta de decencia paternal de sus progenitores.

Se han puesto el mundo por montera y han decidido tomar cartas en el asunto de su educación, esa que los demás hemos pasado por alto. Autodidactas por necesidad, devoran cuentos como si supieran leer, se lavan los dientes con los cepillos cambiados mientras la del pañal le limpia el trasero a la otra que a su vez le corta la carne con el cuchillo de plástico.

Estas son mis malas hierbas, las que van siempre despeinadas, con la ropa de cuarta puesta y las tallas cambiadas. Son las de la boca siempre sucia y las uñas sin cortar. Son las jetas, las del humor socarrón y las ideas de bombero. Las que tan pronto te sacan de quicio como te conquistan con un beso mocoso.

A veces, como hoy, me paro a observarlas un minuto con la extrañeza de quién presencia un raro espectáculo. Las veo charlar con sus lenguas de trapo en dos idiomas mal aprendidos. Les espío mientras se inventan los cuentos que nadie ha tenido tiempo de leerles y sonrío cuando se ríen a carcajadas con los pijamas sucios y el pelo enmarañado de haber dormido enredadas la una en la cama de la otra. Lo mismo se abrazan que se lían a tortas.Hermanas leyendo

Así son ellas, todo temperamento, caraduras y geniales.

58 respuestas a “2 hermanas

  1. Así que es cierto lo que presentía… A partir del tercero esto se desmadra. Así va mi mini-wini, con el body desabrochado y cogiendo galletas sin permiso. Que Dios nos pille confesados.
    Las fotos preciosas, me encanta cuando les observamos sin que ellos se den cuenta.

    1. Lo del self-service de los pequeños es preocupante. Las mayores jamás habrían osado coger una manzana sin preguntar. A La Cuarta en cambio en cuanto me descuido me la encuentro comiéndose el colacao a puñados.

  2. Adoro que las hayas sacado. So tan monas que hay que presumir de ellas dí que sí. Veo que jamás vas a volver al color y bueno, lo asumo, jejeje. Un beso tigre.

    1. Ya era hora de presentarlas en sociedad. Total ya campaban a sus anchas por instagram. Lo del color… Lo estudiaré pero de momento me encuentro como en casa con el blanco y negro. Ya sabes que en el fondo soy un poco siesa.

    1. Pues no seré yo que sigo con lactancia exclusiva y ni rastro de mi amiga la de cuenca. Y que siga así que el padre tigre y yo tenemos más peligro en las ovulaciones que un donut en la puerta del colegio.

  3. A veces entro en el blog por si me falla el e-mail que anuncia que la Madre Tigre tiene nuevo post. Pero no, no hay error posible, cuando la Madre Tigre escribe, el post resultante es perfecto…
    Como mis economías de escala son menores (al menos hasta la creación de la Refamilia :) sólo puedo comparar entre el Primer y el Segundo Sol, en los mismos términos que tú comparas por pares, y no sé si es mejor crecer en un jardín o en la selva, no sé si verlo desde el punto de vista de los padres o de los hijos… Me maravilla la capacidad de adaptación de mis plantas, ahora en cuarteto, y me gusta ver cómo los primeros se adaptan al mundo y los segundos van a cambiarlo.
    Un beso grande!!!!

    1. Me ha encantado los de adaptarse al mundo y cambiarlo ¡qué será del mundo en manos de estos benjamines! Pero estoy contigo que disfruten que esto de la infancia se pasa como un suspiro. Ya habrá tiempo de que se vuelvan ciudadanos de bien.

  4. Jajajajaja, madre del amor hermoso…pues que sepas que hay primeros que parecen un tercero por que su madre es eso, su madre y sino de que se ha partido el morro por tirarse con la bici por un cuestorro del 15 sin encomendarse ni a dios ni a su madre…ni al santo padre que esta en la parte de abajo de la cuesta…en fín. Que no te quejes tanto de tus niñas que podrían ser niños…ahí lo dejo.

    1. Uy ya, no te creas que no lo sé. Cuando la gente me pregunta si me he quedado con pena de no tener un niño digo que sí, por educación, pero para mis adentros pienso que ¡de menuda me he librado!

  5. Genial, me parto, vaya dos! Vete preparándote para cuando lleguen al máximo del descaro y el morro en un par de años…
    Eso también es que te has ido transformando por estos lares porque al final lo de llevarlas desconjuntadas, sin peinar y llenas de M… hasta arriba, se termina pegando. Yo hasta lo voy viendo poco a poco como derechos del niño ;-)

  6. Ya que he confesado abiertamente mi predilección por la Tercera (lugar que me corresponde en el quinteto de mi casa) he de decir que esta combinación con la Cuarta es maravillosa. Y además son preciosas y se comerán el mundo con kartoffel… ¿qué más se puede pedir?

    1. Hombre por pedir… que dejen que pasarse el pan con mermelada por el pelo y de tirar por los suelos todas y cada de las piezas de todos y cada uno de las puzzles que jamás tuvieron intención de hacer…

      Menos mal que están las mayores para arreglar sus desaguisados.

  7. Me encantan tus hijas, todas, sin excepción, y eso que no las conozco en pesona, pero creo que la Tercera y la Cuarta harían una buena dupla con mis Genovevas. Todo caracter,

  8. Qué bonito! Y me encanta tu forma de repartir el amor: a la Primera y a la Segunda, por ser unas benditas. A la Tercera y la Cuarta, por ser autosuficientes. Y a la Quinta, ¿por ser la pequeña? Mires como lo mires, a ninguna le faltará un inmenso amor para crecer fuertes y seguras, y eso te convierte a ti en una madre diez!
    Un besazo!
    PD: Fotos, fotos, fotos!!! Me han encantado!!!!!

  9. A la primera se la tortura…SIEMPRE.
    A la segunda depende de si hay más detrás….tu obviamente has torturado a tu segunda….

    las demás crecen alegremente y despreocupadas…pero te digo una cosa, las que te cuidarán en la vejez serán las torturadas y tú como cualquier madre les dirás a esas benditas…”vuestras pobres hermanas”….y ellas sufrirán.

    Soy claramente fan de la primera y la segunda. Un altar para ellas, ya.

    1. Yo es que me identifico mucho con tu madre, no te lo voy a negar. Y me consuela saber que dentro de unos años La Primera me escribirá un post como el tuyo del otro día.

      Que por cierto, yo esa sensación la tengo de mis padres desde hace años, todavía no concibo la vida sin ellos.

  10. Yo sólo diré que son las dos que conquistaron al monillo, las dos por las que bebió los vientos, a las que podía acercarse y liarla junto a ellas. Para mí son tus dos supervivientes que lo sepas, sólo hacía falta ver como a la hora de comer “morritos” cuarta venía rauda y veloz con el plato vaya que la dejaramos sin nada. El desparpajo de la tercera a la hora de hablar y sonreir creo que es único. Y te diré algo más, te ries con ellas dos como no lo haces con las otras, que eso lo he visto…..

    Lo de verlas leer me da un envidia cochina que lo sepas. Ya que estamos porque no les das un achuchón de mi parte anda ;-)

  11. Yo tengo un seto podado y una hiedra venenosa, lo que me hace pensar que aquí cierro la fábrica. Soy la mayor de 6 y no sabes cómo os admiro a las que podéis con más de uno.
    Soy muy, muy fan de la Primera y la Segunda por cierto… :)

    1. De verdad te digo que las que tenemos más no damos un palo al agua, es todo fachada. Cuando quedo con mis amigas primerizas me maravilla lo liadas que están, de verdad. Las mayores son un filón.

  12. ¡Vaya belleza de niñas! Ya ves, tú dejaste de educar a partir de la tercera pero yo que sólo tengo una bichilla ya veo que se me está asalvajando por momentos y que con 5 meses no sé si la voy a saber reconducir por el camino de las buenas formas.

  13. Pero qué bien escribes hermosa!! Y como se nota que las adoras :-) Las fotos DIVINAS!! Te recuerdo que la cuarta es mia ;-) o para mi pocho si se pueden ir presentando candidatos, jajaja! En cuanto a lo de las familias numerosas, me imagino que es asi. Yo por eso me planté con dos, que son buenos y me obedecen ;-) jejeje, que no!!! menuda envida que me das con tanto polluelo!!! :-)

  14. Que bonito post!! Yo fan de la tercera desde aquel post donde la describió como una persona carismática, y que su maestra decía que era Cool!! Desde ahí mi fanatismo jajaja
    Y si los primeros somos educados, obedientes, atentos… Y en cuanto al resto se vuelven todo lo contrario a nosotros, ejemplos en mi casa.. Donde siempre que mi madre ocupa algo recurre a mi porque sabe que jamás le diré que no!

  15. Yo tengo lo mismo, pero en unidades y del otro sexo. Un mayor pluscuamperfecto y uno pequeño,salvaje y Rubio a partes iguales. Y mucho miedo por lo que dará de sí La tercera pasajera, ya iremos viendo. Un besote

  16. Qué guapísimas son la tercera y la cuarta!!! Y las fotos son preciosas!!! Me ha encantado el post, porque defines muy bien lo que te dan cada una de tus hijas y estoy segura que de ti reciben muchísimo amor desde la primera a la quinta, eso se nota en tus palabras, y yo creo que es lo más importante que tus hijas perciban el amor que sienten sus padres por ellas.

  17. No todo pueden ser ventajas; les tocan unos padres mas experimentados, una casa llena de juguetes y de libros -aunque sean heredados, medio rotos o desgastados,- unas hermanas mayores a las que admirar y de las que aprender a ritmo vertiginoso… con el pequeño coste que tu con tanto cariño narras. Y los pros son sin duda muchos mayores que los contras, y antes o despues acabaran siendo tan “flores de cultivo” como las otras. Disfruta de esa preciosa familia, no veas como me acuerdo de ti cuando hay dias que con dos no me llegan las manos. Un beso

  18. Te admiro, al igual que admiro a mi suegra, con tanto niño (en tu caso niñas) y que genial lo llevas…si nuestra situación fuera diferente, igual tendria familia numerosa…
    Son muy guapas y además es genial cuando están juntas y comparten esos momentos, aunque se llenen el pelo de mermelada jaja…me ha encantado leerte, gran sentimiento desprendes hacía lo que supone cada una de ellas…porque cada una con sus cosas,en su manera, son especiales jeje…

  19. Ohhhh, me encantan las fotos, no sé si te habrás dado cuenta por Instagram, y el blanco y negro va genial con sus pelazos ribios. Genial el post, veremos a ver dentro de unos años por donde te salen las dos educadas, y “el resto”. A lo mejor te sorprenden. Qué envidia me das, asquerosa. De la buena.

  20. Nada me gustaría más que conocerlas y poderte decir cuál de todas o todas me quedaba :P Y con éste post me animas a ir por el tercero y los consiguientes ¡nada como la libertad y el desmadre! :P un besote desmadroso

  21. la verdad, so jodía, es que mira que te salen bien las niñas. Como para animarse a cambiar de género. Yo voy con las mayores, pero porque soy la mayor y me fastidia que los pequeños, que por definición son más monos quiten méritos a los grandes. Aunque he de decir que cosa 3 y cosa 4 son canela fina ;)

  22. Ohhhhhhhh que super entrada!!!!!!!!! sabes lo que transmiten las fotos y lo que cuentas??? vida!!!!!! son fotos que transmiten historias verdaderas y buenas llenas de vida, y vitalidad!!!!!! tus niñas son precisoas las cuatro, cada una a su manera y con su personalidad, pero se ven cuatro niñas felices y llenas de vida!!!!!! Un beso fuerte y felicidades porque creo que lo estas haciendo genial!!!!!!!!!!

  23. Primera vez que entro a este blog , me ha parecido que tiene ritmo , pero creo que las preciosas niñas de las fotos no corresponden con la descripción ¡ Si parece que no matan una mosca! Todas formales ,leyendo.
    Es cierto ,que es tan distinta la educación que le damos a los hijos , que evidentemente ellos son diferentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s