Slow life, o como aburrirse como un hipster

Cambiar ritmo de vida slow lifeYa saben ustedes que los tigre somos muy de adoptar las tendencias como mínimo con un par de temporadas de retraso.

Eso sí, cuando por fin nos da por subirnos al carro de las modas pasadas, ya sean las camisas con hombreras, los pantalones tobilleros o los bigotes de diseño, siempre lo hacemos con furor, entregándonos en cuerpo y alma al estampado marinero, o cualquier otro print de temporada que haya captado nuestra atención esquiva.

En lo vital no íbamos a ser menos. Qué mejor momento que ahora, quince años después de su consagración como moda mundial, para unirnos a este movimiento tan trendy de la slow life. Los tigre somos así, siempre a la última.

Como viene siendo costumbre, la slow life se ha colado en nuestras vidas por la puerta de atrás, cuando menos la esperábamos, pegándonos un susto de padre y muy señor nuestro.

Verán, lo que nosotros andábamos buscando era una hipoteca. De las de toda la vida, de esas que vienen con cuarto y mitad de ladrillos y una plaza de garaje para el monovolumen. Íbamos derechitos y obedientes al olimpo de la vivienda unifamiliar moderna con nuestro suelo radiante, nuestra cocina americana y nuestro baño con alcachofa grande.

Al señor del banco lo teníamos embelesado a base de enseñarle los papeles muy rápido para que no le diera tiempo a hacer demasiados cálculos. El notario nos esperaba puntual con su pluma y su tintero, todo estaba preparado, calculado, sopesado y analizado para pasar a formar parte de las fuerzas del bien con el resto de ciudadanos precavidos y cabales de la urbe.

Todo estaba en orden. Todo, menos nosotros, que de cabales y precavidos tenemos más bien poco. Algo no encajaba en el puzle inmobiliario que nos habíamos montado.

Con las mismas rompimos los planos que con tanto esmero habíamos diseñado con nuestra escuadra y nuestro cartabón, arañando metros cuadrados de sisal con encono, y pusimos pies en polvorosa dejando en la cuneta al señor del banco, al notario y al constructor. No hay dolor, nos dijimos. Esto no es lo nuestro.

No nos faltaba razón, el universo de las casas eficientes con bombas de agua caliente y sistemas de recuperación de calor no estaba cortado a nuestra medida. Los tigre somos más de horno de leña, ventanas que no cierran y paredes inclinadas. A nosotros lo que nos va es mudarnos sin pensar, a golpe de puro enamoramiento, sin certificados energéticos ni ventanas de doble perfil.

Qué le vamos a hacer, somos así, hemos caído rendidos a los pies de una fachada protegida con trescientos años de historias que contar.

Poco importa que esté donde cristo perdió la alpargata, que vayamos a tener que empeñar el fondo de pensiones para calentarla con leña en invierno o que no haya forma humana de calzar un armario en esos suelos de madera de la época de mari castaña que no han conocido la línea recta.

El amor es así, un día eres un animal de suburbios y al día siguiente te encuentras viviendo en una granja perdida en algún lugar de cuyo nombre no quiero acordarme, bebiendo los vientos por sus vigas, sus maderas y sus achaques arquitectónicos.

Para los que sigan mosca intentando dilucidar qué tigresa es la de la foto, no se hagan cruces, soy yo, la misma que viste y calza.

Es una diapositiva rescatada de hace tropecientos años que ilustra a la perfección mi cara mientras me pregunto “Espejito, espejito ¿cómo será esto de la slow life, la vida rural y el lento devenir de los días y las estaciones en el campo?”

Pero no adelantemos acontecimientos, la slow life tendrá que esperar. De momento nos mudamos el lunes que viene y el jueves nos lanzamos a la carretera. Dos mil quinientos kilómetros en furgoneta con las cinco niñas, para tostarnos al sol malagueño durante un mes.

Si no me dejo caer por aquí antes, no sufran por mí, nos vemos en Septiembre.

Entre tanto me voy a ir empollando esta cita tan ad-hoc que me han soplado mis amigos los del instituto mundial de la slow life:

Most men pursue pleasure with such breathless haste that they hurry past it.

Soren Kierkegaard

61 respuestas a “Slow life, o como aburrirse como un hipster

  1. Has caído, Tigresa, has caído en tener casa propia… Ains, no sé qué pensar ahora!!! Yo me mantengo fiel al espíritu europeo de alquiler, jijiji, ah no, que es mi marido el hipotecado.
    Esto… las tigresillas son un calco tuyo, y eso sí, sigo pensando que dominarán el mundo!
    Me encanta el lavado de cara del blog.

    1. Ya sabes que a veces me pongo un poco barroca en lo de explicarme. El resumen es que nos mudamos a una granja de hace trescientos años, en la mitad de la nada Bávara. Ahora lo que está por ver es como sobrevivimos a este éxodo.

      Un besazo hermoso.

  2. Kaixo guapa,
    mientras leía tu post pensaba, jolín es la segunda o la tercera, se le parece tanto y además lleva un Kaiku es demasié….tus hijas no son guapas por azahar y ahí lo dejo que demasiado piropo te vienes arriba y te mudas a una granja y no es plan.
    Mira ahora mismo no soy quien para hablar de mudanzas, pero que lo hagas después de unas relajadas vacaciones lo veo de lo más acertado….yo a este paso llego a las mías para el arrastre.

    No hace falta decir que de esos 2500 kilómetros furgoneteros, espero que un repostaje sea donde tu sabes, que aunque no haya tirado paredes, tengo salón como para una merienda y ganas enormes de achucharos.

    Ya sé que ando muy desconectada del mundo bloguero, pero juraría que has vuelto a cambiar el look de tu blog no???

    Besos

    1. Qué va hija, nos mudamos antes de las vacaciones. Dos días antes para ser exactos. Si sobrevivimos que vamos con la lengua fuera.

      Todavía no tenemos claro el itinerario estival y si entramos por el centro o por la costa. Cuando nos dé la vida para preparar el viaje te digo si pasamos por Barcelona a ver ese bosque encantado de HK.

  3. Estoy convencida de que la slow life y la vida en la granja de 300 años os va a encantar a todos, mientras la logística la tengáis bien organizada, sobre todo el tema colegios y trabajos… Aunque hace un año volví a la gran urbe, a los 30 hice el mismo salto que tú estás haciendo ahora y durante 10 años lo disfruté un montón… De hecho es la mejor decisión que he tomado en mi vida. Me encantan tus post!

      1. Yo sólo tengo UNA de dos años y suelo acabar mis días sin aliento (es cierto que tengo muchas ocupaciones añadidas), así que me resulta del todo imposible imaginarme lo que pueden ser 5!!!

    1. Ay no sé… Lo de empaquetar la casa y hacer las maletas para un mes simultáneamente no sé cómo se me va a dar… Me veo colando la tetera en la maleta de La Quinta y colocando los bañadores en la despensa.

      Esto de tunear el blog es lo que me ha dado por hacer para escaquearme de mis obligaciones de mudanza. Cualquier cosa con tal de no ponerme a ordenar armarios.

  4. Ay no sé… Lo de empaquetar la casa y hacer las maletas para un mes simultáneamente no sé cómo se me va a dar… Me veo colando la tetera en la maleta de La Quinta y colocando los bañadores en la despensa.

    Esto de tunear el blog es lo que me ha dado por hacer para escaquearme de mis obligaciones de mudanza. Cualquier cosa con tal de no ponerme a ordenar armarios.

    1. Jajajajaja, me encanta. Como no te apetece hacer lo que tienes que hacer si o si, te buscas otra obligación más. Eso se llama procrastinación innata, y yo me declaro procrastinadora pura.
      El new look del blog me encanta. La granja, más. ¡Estoy deseando ver más fotos deliciosas!
      Y tranquila, tú a tu slow life y disfrutar de las vacaciones, que ya habrá tiempo para lo demás.

  5. Me encanta el nuevo, nuevo look y me encanta eso de que le hayáis dado un nuevo sabor rural a vuestras vidas, pasarlo muy bien este verano y disfrutar de la slow life porque es lo más de lo más…nosotros estamos encantados la verdad. Besetes.

  6. ¡¡Me parece genial!! Eso sí, te mereces un premio, preparando mudanza, maletas para un megaviaje y renovando el blog.
    Ya sabes, si al final la ruta pasa por el centro, de Madrid a Málaga lo mejor es pasando por Mérida, todo por autovía. Avisa si pasas por aquí y te tengo preparado un pequeño picnic con productos de la tierra para que repongáis fuerzas.
    Besazos y disfrutad de las vacaciones.

  7. felicitaciones por este nuevo look bloguero, anticipando el de la nueva casa! solo me falta el botón de “me gusta” que me gusta :)

    estaba clarísimo que eras tú la de la foto, aunque no te hubiera visto nunca… era como un mix de tigresas vintage ^^

  8. Bueno, bueno, vaya post. Vayamos por partes:

    1º Veo que también has sucumbido al diseño de blogs y has reeditado el tuyo, con mucho acierto he de decir. Yo estoy con el mío en pleno proceso de cambio de diseño, migración de blogger a wordpress y creo que me estoy volviendo loca…pero a ver si en septiembre puedo también presumir de nueva imagen.
    2º Eso de la granja perdida en el campo es mi sueño, pero no tengo eso que falta y que debéis de tener vosotros para dar el salto y mudarme de mi pisito al campo. Y por mucho que yo también intente lo de la slow life, como que no me sale, porque siempre me busco algún deber u obligación que me estrese el día…debo ser hiperactiva y por mucho que me encante la frase del señor Kierkegaard creo que siempre seré de las que pasan a toda prisa por la vida. En cualquier caso lo intento y con ejemplos como el tuyo espero inspirarme un poco más, así que estoy deseando que llegue septiembre para que nos cuentes vuestras andanzas en esa granja perdida.

    Así que ¡buen veraneo playero y hasta la vuelta!

    1. Por si sirve de consuelo o lo contrario (comienzo muy de libra ;-DD), yo sólo conseguí saborear la slow life y vivir a ritmo lento, cuando me fui a vivir al campo y renuncié (o me liberé) a varios asuntos laborales y obligaciones varias… Aún así, como digo yo, cuando alguien tiene mente inquieta, con el tiempo vuelves al redil, y en un año y medio ya me había buscado en el entorno rural nuevas ocupaciones y colaboraciones varias en la distancia ;-)))

    2. Yo soy muy de arrebatos y este fin de semana me dio el punto, migré el blog, cambié la plantilla y aquí me tienes, muy casero todo :)

      Lo de la slow life veremos a ver qué tal se nos da pero estoy deseando probar que esta locura de ir y venir no puede ser bueno. Ya os contaré.

      Besos

  9. Guau!!! Una granja con 300 años de historia!! Seguro que es increíble!
    Te sigo desde hace poco y ya eres mi heroína! Aunque los bañadores acaben en la despensa, seguro que valdrá la pena, además pensar en las inminentes vacaciones suele multiplicar las fuerzas por dos… Mucho ánimo!

  10. Yo apostaba porque era la tercera…

    El blog está estupendo, igual que todas tus hijas, que el mundo se lo comerán y se lo pondrán por montera si hace falta, que tienen una mezcla que da para eso y mucho más.

    Felices vacaciones!!!!

  11. Yo soy muy fan de Kierkegaard, me has terminado de conquistar.

    Lanzarse a la aventura es lo más. Suertuda. Disfruta de tu slow life mientras otras nos conformamos con bajar al parque del chino de abajo :-P

    De mayor quiero ser como tú ;-)

  12. El blog está estupendo así y tu lo sabes. Sencillo, limpio, sin distracciones, muy personal.. me ha encantado el cambio aunque la cabecera te dulcifica y lo mismo.. da pie a errro.. jejejejeje
    Bromitas a parte.
    ¡¡Me parece una aventura brutal en la que te has embarcado tigresa!!
    ¿¿Una granja??
    ¿En medio de “la nada bávara”?
    ¡¡Eres mi ídola!!
    Me falta el gen del valor, debe ser eso.. me apetece horrores hacer más o menos lo mismo pero me ato yo sola con los coles de los niños, las posibilidades, las amistades el futuro,… no sé, supongo que se llama miedo.
    Por cierto… ¿Málaga?¿Agosto?
    ¿Unos espetos cuándo dices que nos curramos con la prole correteando por la playa y mi moreno-nacido-en-Munster poniéndose al día de vuestras aventuras?
    ¡¡Cruzando los dedos me quedo!!
    Bss mil!!

    1. En España nos atamos mucho más a todo. Aquí se muda la gente mucho más a ligera y ya sabes que yo, entre otras taras, soy adicta al cambio. La pobre primera va a por su tercer colegio en cuatro años. De momento es como su madre y se cambia feliz pero mucho me temo que en un par de años ya no será tan fácil.

      Por eso hemos pensado que lo de la granja era ahora o nunca.

      ¿Vas a estar por tierras malagueñas también? Nosotros en Marbella. Mantengámonos al aparato entonces que tenemos ese café pendiente. Y la entrega en mano y firma personalizada del libro of course.

      Un besazo

  13. Primero, me gusta mucho tu lavado de cara ! Como diría un buen amigo mio “sobre et de bon goût”.

    Hace unos dias, estaba lamentadome del excaso éxito de mis proyectos inmobiliarios y pensé en vosotros, me dije “¿habrán comprado?” Ya veo que al final pudo el corazón y pusistéis los pies en polvorosa.

    Sinceramente, tras haber sido, como buena española, una acérrima defensora de la vivienda en propriedad, cada día lo tengo menos claro. Será que vivir en Francia destiñe o será que llevamos 3 meses vendiendo un piso que no se vende y que al paso que vamos se va a conventir en uno de los sitios más visitados de región parisina (igual el quid esta en cobrar la visita..)

    Que sea leve, leve, la mudanza y el viaje en la “fragoneta” y que lo disfrutéis en Málaga.

    Por cierto, la tercera (creo que es ella ) y la quinta son calcomanias tuyas, qué fuerte!

    1. Cómo te entiendo, la vivienda en propiedad puede ser una bendición, pero también una carga muy pesada de llevar. A mí me da mucho vértigo, la verdad.

      Te deseo toda la suerte del mundo con la vuestra, es mercado parisino es difícil, por un lado muy caro y por otro muy exigente. A ver si tenéis suerte.

      Un beso.

  14. Madre mia que cambio de look!! Muy sofisticado!! Sera para compensar lo de la granja ;-) jejeje! Oye, pues enhorabuena!!! Tu granja sera tu castillo, claro que si!! Y que mejor sitio para que tus tigresas se desfoguen a su gusto??? En todo caso, suena bonito :-) Ah, y felices vacaciones!!

  15. Ay Tigresa!!!! Envidia me das con tu slow life!!!
    Que recuerdos me ha traído tu foto con el kaiku, que si me descuido lo habría tejido la amona.
    Buena mudanza, y buen viaje, y si a la ida o a la vuelta se os ocurre parar por Donosti, dame un toque!
    Un beso

  16. Ay Tigresa que os hacéis granjeras!! Que viva la slow life!!!
    Que recuerdos me ha traído tu foto con tu kaiku que seguro lo tejió tu amona!! La mía era especialista en tejerlos para todos los nietos y eramos cerca de 20!
    Que tengas buena mudanza y buen viaje! Si a la ida o la vuelta decidís pasar por Donosti, avisa que preparamos unos pintxos.
    Un beso

  17. Una nueva aventura para la familia tigre! Qué felices vais a ser, tanto como en los suburbios, vosotros que sabéis sacarle el jugo a las cosas. Saboreo tus post con tanta intensidad que ya me muero de ganas de saber más de esa casona en mitad de Bavaria, y con fotos de los geranios eh?

    (Pero ssshhh… creo que no le voy a contar nada a mi maridín porque sería dar pie a su ansia por tener más “Natur” alrededor…)

    Qué guapa de niña, las tigresitas son un tú multiplicado. Besos y felices vacaciones!

  18. Me gusta mucho el nuevo look del blog, así que todo un acierto!!! Y en cuanto a la aventura de irse a vivir a una granja en medio de la nada Bávara, puesto me parece genial y de ser muy valientes…seguro que os irá fenomenal ya nos contarás qué tal el cambio a la vuelta de vacaciones!!! Por cierto, la de la foto me había parecido alguna de tus hijas, no sabría decir, cuál de ellas, así que si eres tu, te digo que tus hijas llevan tus genes también!! ¡Felices vacaciones y a disfrutar del viaje aventurero hasta Málaga y de la estancia allí! Besitos!!

  19. Sí estaba clarísimo que tanta foto bucólica iba a terminar así : en un escenario campestre y con todo el encanto que se le imagina a una granja con esa solera.
    La tercera te ha salido clónica, que lo sepas, pero las demás también tienen muchos rasgos tuyos.

    Felices vacaciones, te las mereces

  20. Una pena descubrir tu blog cuando partes hacia un cambio tan grande. Supongo que por las montañas de Baviera no habrá demasiada internet así que mi más sinceras felicitaciones a tí y a tu capitán von Trapp tanto por la decisión con la que habéis tomado la alternativa como por la felicidad que desbordáis en cada uno de tus textos. Me gustaría seguir contando con tu romántica presencia online, aunque sólo fuese para deleitarme con tus idas y venidas mentales, pero me temo que cada uno hace su vida, unos más rápido y otros, como bien dices tú, más lento. Un abrazo.

  21. Pues ya estoy aquí.

    Yo ya sabía que te ibas a una granja a hacer de Julie Trinos en “Sonrisas y lágrimas”, buen plan. Yo soy muy de campo también y espero poder pronto salir de Madrid…

    El cambio de look…ejem…estás un poco a medio camino entre hacer cupcakes y fotos de tus princesas con modelitos que te manden las marcas de ropa. XD Ja. Y la letra es un poco pequeña…No sé, me acostumbraré pero es que el otro look era más “aguerrido”, te pegaba más. Pero vamos, que lo importante es que a ti te mole.

    1. Lo sé, lo sé, sólo me falta darme al frosting.

      Aunque realidad es un reflejo de la cruda realidad, estoy hecha una moñas. Deben ser las hormonas y La Quinta que me tiene arrobada.

      Pero tranquila, me da a mí que al final tanto verde va a sacar lo peor que llevo dentro. Ya sabes que yo funciono por arrebatos, cualquier día entras por aquí y te lo encuentras heavy metal. O azul cielo. A saber…

  22. Un día mi hija entre las recomendaciones de blogs que le encantaban dejó caer el nombre del tuyo , ella es una tía súper graciosa con la cabeza genial amueblada, no entiendo todavía por qué extraño y perdido gen, así que le acabo haciendo caso aunque tarde .
    Y conocí a las tigresas .
    Y me encantaron .
    Y me encantò la naturalidad y el sentido del humor de su madre, su incapacidad para dramatizar y la visión disfrutona de la vida que comparto .
    Así que de vez en cuando me asomo y me mondo
    Pero ahora he muerto ¡¡horno de leña¡¡ ¡¡una granja pedida¡¡¡
    Estoy esperando a que volváis con la nariz pelada y me la enseñéis
    ¡Pasarlo bien ¡

  23. He llegado hoy a tu blog a través de Con botas de agua y estoy enganchadísima, no puedo parar de leer tus posts jajaja
    Tienes unas hijas preciosas y cuentas todo de tal forma que llevo media hora con una sonrisa en la cara :)

    Enhorabuena, disfruta del solecito malagueño y mucha suerte en vuestra nueva casa! Te seguiré leyendo ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s