Volver a empezar

Familia numerosaEcho de menos a La Segunda. No se crean que se ha ido de viaje con el novio o que se la hemos regalado a los abuelos, nada más lejos de la realidad. La tengo aquí a mi vera, a escasos dos metros de insalvable distancia.

No sólo está aquí, bajo mi techo de gallina clueca, sino que llevo sin separarme de ella seis semanas de intenso veraneo.

De ella y del resto de sus hermanas, claro está. He ahí el problema.

De todas mis hijas La Segunda es, en este momento, la que menos me necesita. Mientras que La Quinta sigue acoplada a mis pechugas y La Cuarta me flagela con sus ataques de amor del duro, La Segunda se pasea por la vida triunfadora, sabedora de sus virtudes, que no son pocas.

En la misma medida en que La Tercera se aferra a su último vestigio de dependencia y se niega rotundamente a limpiarse el trasero sola y La Primera acapara gran parte de mi energía con su apatía escolar, La Segunda se come el mundo a golpe de melena autosuficiente y confiada.Familia numerosa Familia de cinco hijosLa Segunda me ha salido guapa, estilosa, empollona y popular. Es la amiga que todos se rifan, la sonrisa que hace suspirar a sus futuros pretendientes y la invitada más codiciada por los padres ajenos. Y lo sabe. Vaya que si lo sabe, lo tiene todo bajo control.

A mí se me pasan los días afanada con las chaladuras de las demás sin fijarme demasiado en esta hija tan dulce que me ha tocado en suerte. Dulce por fuera, ojo. Porque uno de los placeres terrenales de La Segunda es tocar las narices. Sibilinamente, casi imperceptiblemente, es capaz de tocarte las bemoles como nadie.

He de reconocer que me costó desenmascarar a La Segunda. Me pasé años empujando el cochecito ladeado hasta que me dí cuenta de que lo frenaba adrede colgándose con todo su peso mientras parecía que paseaba inocentemente a mi lado. Igual que cuánta más prisa tengo más despacio se mueve, con el único y exclusivo fin de ponerme del hígado.

Si esto me lo hace a mí imagínense lo que no les hará a sus hermanas. Es la que da pataditas por debajo de la mesa y te busca las cosquillas constantemente. Al principio me llevaban los demonios, pensaba que era mi deber corregir este afán puñetero de mi segunda hija. Con el tiempo me dí cuenta de es un vicio como otro cualquiera, un deje de su carácter sin más trascendencia que haberlo heredado de la suegra tigre.Familia numerosaPero claro, según el nivel de enajenación transitoria con el que me pille, entro al trapo como un Mihura sin acordarme de que es puñetera, sí, pero también generosa y muy cariñosa. Siempre tiene un abrazo listo cuando más lo necesitas y es capaz de gastarse todo el dinero del ratoncito Pérez en un regalo para su hermana.

Es un sol de niña, por mucho que se empeñe en disimularlo. Y la echo de menos aunque me pase el día al borde de un ataque de nervios echándole las broncas más absurdas.

Menos mal que ya empieza el colegio y, como ella es la que tiene menos horas lectivas, volveremos a tener un poco de tiempo para cultivar lo nuestro, charlar tranquilamente y ponerme al día de lo que pasa por esa mente maquiavélica.

Estoy como el príncipe, esperando ansiosa bajo su ventana a que me lance las trenzas.

48 respuestas a “Volver a empezar

  1. Me ha gustado leer esto porque me ha recordado muchísimo a mi hija Alejandra. Tiene 5 años y es capaz de tocar las narices hasta desesperarte. A veces para consolarme intento pensar que es un sintoma de inteligencia porque desde bien pequeña era capaz de hacer las cosas a escondidas y aprovechar cuando no miras para estrujar el brazo a su hermano o hacerle mil puñeterias. Lo curioso es que he llegado a la conclusión de que aunque parezca tan independite y que no necesita a nadie, necesita mucho cariño. Eso si aunque esté deseando que la des un beso, cuando se lo das siempre se lo limpia con la manga.

  2. como disfruto, de verdad, y me repito, pero me gusta tanto leerte ,
    empecé por detrás, como si fuese un libro, y se me hizo corto…no quiero meter presión…ahí lo dejo

  3. Me ha encantado tu escrito. Te diré que hay cosas que se heredan y otras que van con el número con el que te toca nacer. Mi segunda también es dulce, empalagosa, generosísima, guapísima por dentro y por fuera, y también es la que se rifan todos mis amigos para cuidar de sus hijos, porque se los mete en segundos en el bolsillo. Pero también tiene su lado oscuro.
    Estoy convencida de que hay roles que van asociados sin remedio al número que nos tocó al nacer. Mi tercera, por ejemplo, es la reina del escaqueo. ¿Y la tuya?

    1. ¿Cómo lo has sabido?! La Tercera es la más lista de todas. Ella siempre tan agradable, tan sin molestar… Hasta que te das cuenta de que hace exactamente lo que le da la gana y se escaquea de absolutamente todo. Va a ser verdad lo de que el número marca, ¿el quinto cómo es?

  4. Pues debe ser un deje medianil eso de tocar las pelotas y ser encantadora a partes iguales, mi hemana la mediana es así la tía…tu la quieres matar porque sabes que la está haciendo pero claro te da un beso y un abrazo mientras te mira con sus ojos inmensos de “gatito” y a la porra. Besos

  5. Llegué aquí por casualidad.. Durante varias semanas, he dedicado un poco de mi tiempo libre a tu blog para no dejarme ni una sola entrada sin leer! Puedo decir que ya estoy al día!
    No dejes de regalarnos y de compartir un poco de tu vida! Me ha encantado, me encanta y me encantará leerte!

  6. No deja de sorprenderme lo que se puede echar de menos a alguien teniéndole pegadito a ti… A veces desearía que parase el mundo, la rutina establecida, la hora de la cena, la del baño y la de acostarse, y poder disfrutar de un paréntesis tipo película con alguno de ellos o todos a la vez :)
    Preciosa la metáfora de las trenzas…

  7. Qué preciosa tu segunda, y qué preciosa tu manera de contarnos tu relación única con cada una de ellas. Es un placer leer desde tu punto de vista cómo las vas conociendo y entendiendo. Y por cierto, menudas melenas y menudos ojazos :)

  8. Aun a riesgo de boicotear tu estadistica mi segundo de cinco hombrecitos es bueno pero dependiente sensible y falto de afecto…sin
    embargo el tercero…ay el tercero…es la versión masculina de de tu hija…seguro de si mismo independiente listo cm el solo…y tocapelotas por naturaleza…creo q en toda familia q se precie tiene q haber uno de esta especie….no sabes lo q me consuela leerte

  9. Tengo tres. El mediano es guapo, inteligente, sensible, empático, despistado, con un gran mundo interior … un quejica, acusica, repelente, con ideas de bombero, solitario, el payaso de clase …
    El mayor y la peque le hacen la pinza. Tuve un amigo que decía: “El mayor las invitará a cenar, las llevará a la filmoteca, les hablará del materialismo dialéctico, pero el que se hartará de f*llar será el mediano”.
    Ya te diré si acertó. Mejor no, mejor no me entero.
    También es, de los tres, el que más me evoca mi propia infancia. Y eso no creo que sea unívocamente bueno, pero es, en cualquier caso …

  10. He estado un rato pensado que comentarte, pero creo que lo sabes de sobra, se me notó mucho que me quedé colgada de ella, que me chifló que se dejará hacer peinados diferentes y que sabes que vs a traer a más de uno loquito.
    Saludos

  11. Soy fan fan fan tuya. No me puede hacer más gracias como cuentas las cosas. Jejejeje: ‘es un vicio como otro cualquiera, un deje de su carácter sin más trascendencia que haberlo heredado de la suegra tigre.’ Mi segundo también es rebelde, y también toca narices… pero con un corazón que no le cabe en su cuerpecillo.
    Un beso!

  12. Te diré para tu estadística, que acabo de retroceder en el tiempo a nuestras más tierna infancia. Me explico: De cuatro hermanas que mi madre tuvo a bien traer a este mundo, yo soy la mayor, y mi hermana la segunda es (era, porque nos falta) un calco a la tuya, tanto en personalidad como…físicamente. Un vuelco me dio el corazón con la última foto.
    Así que por mi parte, SÍ a las segundas rompepelotas/adorables.
    Gracias

  13. Me ha encantado este post y después de leerlo creo que efectivamente las segundas tienen ese carácter especial. La mía también es así: guapa, simpática, con un no se qué que es capaz de meterse en el bolsillo hasta a quien conoce su lado más tenebroso (reafirmado como tal por la profe). En fín, remesa de grandes mujeres en el futuro, estoy convencida…
    Ahora que lo pienso… yo también soy la segunda ;-)

  14. Madre mía cómo me gusta cómo escribes! ya se que no soy nada original, pero es que es la verdad, la ternura que transmites me llega, acabo de recomendarle el blog a mi hermana, a ver si “captamos” nuevas seguidoras tigre.
    Besos

  15. Coincido en que los segundos tienen ciertas cosas en común, al igual que los hermanos mayores tenemos ciertas características que nos diferencian… Cómo te entiendo cuando dices que entras al trapo, es que hay días en que es inevitable!!!!! En fin, cuando tenga al tercero en un par de meses, a ver cómo reacciona el del medio, el niño “sandwinch”

  16. Es mi favorita, por esa independencia, por ese aire que tiene de seguridad y por esa sonrisa que se le ve! Además compartimos cumpleaños! Así qué tiene que ser buena gente …

  17. Que monada de niña, ya ya te he dije en su momento que cuando quiera montarse su propio espectáculo yo le llevo los papeles, que seguro que le irá bien.

    Y otra cosa, al final los más tocapelotas son siempre los que más se hacen querer

  18. Parece que has descrito a mi segunda, aunque no le siguen una ristra de hermanas, es segunda y última (de momento) y lo mayor es su hermano. Pero sí, tal y como la has descrito me recuerda mucho a mi princesa guerrera y un ratito puñetera, y eso que tiene 3 años. Por cierto, voy a tener que dejar de leerte, muerodeenvidiatotal con tus fotos idílicas, aunque reconozco que no tendría tus arrestos de irme a vivir al campo. Y como no, qué preciosa está la Segunda.

  19. Genial. Me identifico mucho con ese sentimiento de echarla de menos a pesar de haber estado al lado echándole la bronca todo el día… hace falta arte y paciencia para buscar esa comunicación y profundizar en esa relación madre-hija. Gracias por recordárnoslo de vez en cuando!
    Estaba pensando, vistos los comentarios… realmente sí existen estudios sobre cómo el orden en el nacimiento marca el carácter y el desarrollo, pero depende siempre del número total de hermanos y creo que no hay tantos casos de 5 como para obtener resultados fiables!!! Jajajajaja!!!
    Y un besote para ese bellezón. Patricia

  20. ¿Casualidad o personalidades marcadas? Estas niñas tan tan sumamente “mujeres” (por lo de puñeteras y saber dar en la llaga) son las más generosas y cariñosas. Tengo una clavadita a la que describes. Empezó siendo la más tímida de la clase (también es la más pequeña) y resulta ser ya la líder de las niñas, la que me saca de quicio como nadie me ha sacado nunca y la más generosa y cuidadosa con todos.
    Sean como sean las queremos y adoramos hasta morir por ellas.
    Me ha encantado tu post de hoy.

  21. Por lo que veo va a resultar que los segundos son “tocapelotas” de serie. A mi también me costó pillar lo “pinchosa” que era pero poco a poco la intensa de la casa se fué destapando. Mi 2 tiene una capacidad especial ella es de lo más extremista pasa de ser la más feliz a la más desgraciada y sacarme así de mis casillas. He de reconocer que lo que más me gusta de ella es la intensidad con la que vive la vida y como lo transmite aunque de vez en cuando me supere.
    Me ha encantado este post madre tigre. Enhorabuena!!!!

  22. ¡Pero qué niña más G U A P A! Qué barbaridad, menudos ojazos y menuda melena…
    En casa éramos cinco hermanos, pero la verdad es que esa personalidad que describes, y que en tantos otros veo, no la reconozco en mi casa.
    Yo también echo de menos a mi niña, pero es que esta ya tiene 14 años, y muchas veces no sé “dónde” buscarla :(

  23. A mi tambien me recuerda a mi segunda, que aunque es mas pequeñita, se las trae…tanto…que menos mal que es la segunda que si hubiera sido la primera…miedo! Hasta me ha convencido desde el primer dia que el tercer@ tendrá que esperar, que con ella de segunda no podían ser tan seguidos…que sino yo iba a terminar tomándome un año sabático

  24. Llevo 4 días leyendo desde el principio tu blog. Pinchando cada enlace. Te descubrí antes de ir de vacaciones en agosto, y esta semana que he tenido algunos respiros te he cogido con ganas.
    Me he reído mucho, pero mucho….. Tanto que mi novio, me preguntaba con envidia. Además te he leído en alto para el, los momentos top ten!!, son muchas risas como para no compartir.
    He aprendido un huevo y parte de la tema del otro de economía!!!! Ay si te hubiera encontrado antes……
    Me he leído todos los comentarios de esta gente tan maja que campa por aquí, sois muy grandes!
    Y a todo esto, mi útero está por conquistar, así que ya ves, tienes público de todo tipo. Eso si, creo que ya por fin estoy en el momento de dar el paso….. Y esto ha sido una especie de escuela de la maternidad, un libro muy muy práctico. Ya no voy a llegar a 5….. Y es una pena, pero se que más de 1 serán (si es posible), aunque acabo de cumplir los 34…… Yaaaaaaa, voy muy tarde, pero estaba levantando un imperio, jajajaja. Tengo un negocio, y ya por fin, en 6 años he acabado de cumplir con el banco!!!, así que ahora me veo algo más libre.
    Bueno corto ya, que como me pareces tan familiar, (por estos 4 días intensos, en los que por la noche solo he visto un capítulo de Downtown por irme a la cama con el iPad y seguir leyendo) me lío y me arranco por bulerias.
    Bueno, aquí una new follower, que yo también soy carne de ello.
    Un beso.
    Lorena.

  25. Pués mi hermana mayor, que es la mediana, también es así, mejor dicho era. Ahora sigue siendo buenísma, preocupada por todos y con gran corazón, pero es consciente de lo puñetera (con perdón) que era de pequeña y ya no lo es jaja Eso sí, mi madre siempre dijo que con lo rebelde que era, siempre fue y será la más necesitada de cariño, solo que ahora lo demuestra. Por cierto, guapísima tu hija!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s