El vil metal

Foto 5El Domingo pasado dimos un paso definitivo hacia nuestra completa germanización. Como lo leen, ¡participamos en el mercadillo del barrio! Todavía se me ponen los pelos como escarpias al recordarlo.

Por si desconocían esta perturbadora faceta del ideario alemán, a los teutones no hay cosa que les gusté más que vender sus reliquias por unos cuantos céntimos.

Todos los barrios, incluídos los más selectos, tienen sus mercadillos anuales donde nadie se libra de sacar a relucir su jarrón de cristal irisado o ese mortero mítico de cerámica amarillo y verde que seguro tienen escondido en algún recóndito lugar de su cocina.

Foto 2Foto 6Como uno de mis vicios confesos es tirarlo todo, los tigre no teníamos nada que vender. Tanta fue la insistencia de las tigresas, que arañamos algunos juguetes de La Quinta para que pudieran ejercitar sus dotes de vendedoras ambulantes. El padre tigre, que avanza con paso firme hacia la canonización, se dedicó a hacer pizzas en el horno de leña para que La Primera pudiera dar rienda suelta a sus ambiciones empresariales.

Quitando que me espanta la idea de airear mis trapos sucios –en el sentido más literal de expresión- en este tipo de saraos y que pude comprobar in situ que con mis dotes comerciales no sería capaz de vender agua en un desierto, lo mejor del día fue ser testigo de la evolución prodigiosa de las distintas personalidades de mis hijas.

Para La Segunda, que ya de por sí suele levitar por encima del bien y del mal y que no tiene apego ninguno a las posesiones materiales, el mercadillo no era más que otro escenario sobre el que desplegar sus encantos en público.

Nada más empezar vio a una chica muy estilosa con una boina que le daba un aire parisino y le faltó tiempo para sobornar a La Primera y ofrecerle su parte de las futuras ganancias a cambio de una boina de lana que le compramos en París hace dos años.

Al rato de estar en el puesto se aburrió y el resto del día se lo pasó colocándose la boina y mirándose de reojo en un espejo roto que vendía la vecina de enfrente.

La Primera en cambio todavía no ha descubierto el poder reflectante de los espejos. Si por ella fuera, no se peinaría nunca. Total. para qué.

Foto 3Foto 1La Primera no estaba para perder tiempo con fruslerías, ella sólo tenía un objetivo: ganar dinero. Cuanto más mejor. Nunca he visto a mi primogénita, de constitución dejada tirando a vaga, abordar una tarea con tanta determinación. No había obstáculo que pudiera interponerse entre mi hija y los petrodólares que ya tintineaban en su imaginación.

Fue la primera en abrir el puesto, la que no se despegó de la caja donde guardaban sus escuetas ganancias y la que no dudó en colgarse una bandeja del cuello y echarse a las calles a vender pizza recién hecha para atraer más compradores. Vendió, negoció y regateó sin descanso de sol a sol. Si no llega a ser por ella no vendemos ni un llavero.

Entre tanto La Tercera, nada más ver a La Segunda con su boina, salió raúda a colocarse lo más parecido a una chapela que encontró, y se pasó la mañana rediseñando el escaparitismo del puesto con primor porque cómo nos iba a comprar nadie si aquello no estaba “schön”.

Mientras, La Cuarta se dedicaba a espantarnos la clientela disparándoles a bocajarro con una pistola al grito de cuerpo a tierra como si aquello fueran las trincheras.

Yo por mi parte hice una incursión en la caja para comprarme varios artículos de primerísima necesidad: tres tenedores de plata y un mantel antiguo.

La jornada se cerró con una saldo positivo nada desdeñable de de veinte euros que repartimos salomónicamente a razón de doce euros para La Primera por currárselo de lo lindo, seis euros para La Segunda por dejarse caer por allí de vez en cuando y un euro para cada una de las pequeñas por su inestimable contribución a la causa.

Por lo demás, hemos decidido que el año que viene dejaremos a La Primera al frente de la empresa familiar y los demás nos iremos de excursión a las montañas.

42 respuestas a “El vil metal

  1. Me parto, son geniales! Ole por la primera, por ahí se empieza; ya la veo retirando a los papás a la cabeza de su futuro imperio.
    Tengo el mismo problema de partida en los mercadillos que tanto abundan por aquí: lo tiro todo; pero es que hay que ver lo que la gente se guarda en su casa oiga!
    Besitos

  2. La primera y los petrodólares me han matao! Jajajaja
    Leyendo este post sobre la personalidad de las tigresas ante el mercadillo, creo que soy un híbrido entre la tercera y la primera. Aunque ya sabes que la quinta me tiene robado el corazón!

  3. Jajaja me ha encantado! Sobretodo porque me he visto reflejada en la primera!! Yo me llegué a sacar el carnet de vendedora habitual en el rastro, y así podía ir a vender en Navidad para sacar más dinero para los regalos de Reyes!! Mi padre me llamaba, La Rastrera… Nunca mejor dicho!!
    Por lo que desde hoy soy fan de La PRimera!!

  4. Yo no salgo de mi asombro cada vez que leo un nuevo artículo en tu blog. ¿ Pero de dónde sacas tiempo y ganas para montar un puestecillo de mercado ?. Yo me estreso con una gremblin ni me imagino con tu circo. Ahora eso sí, tus cachorras deben ser las niñas más felices del universo, ten por seguro que todas tus “chaladuras” no caen en saco roto y que más pronto que tarde, agradecerán haber tenido a la madre tigre en sus vidas. Envidia de familia.

  5. ¡Te echaba de menos, mamá tigresa!
    Creo que te habrán subido las visitas un montón porque todos los días entraba varias veces. Menos mal que está instagram.
    ¡Yo también lo tiro todo!
    Tampoco tendría nada para vender en los mercadillos.
    ¡Libros! Libros tengo cajas y cajas.
    Con ayuda de La Primera, los vendo y nos repartimos los beneficios.
    Comentario tras comentario, siempre digo lo mismo, la cuarta y su “brutalidad”, son mi debilidad.

    Un besito para todas y para el padre postulante a la canonización.

  6. Ohhh, yo sería carne de cañón para uno de esos mercadillos. Y me temo que el resto de la familia también. Así que primero tendría que buscar un origen de euros para poder comprarle a tu Primera. Porque viéndolas, seguro que les compraba. Todo y a todas. Y da gracias de que la Quinta ya está más grande, si llega a ser hace un año te la cuelan seguro!
    Se nota que el mercadillo no ha sido hoy, menudo nevazo, no?

  7. ¡Me encanta ! Yo aquí en España echo de menos eso de poder sacar una mesa y vender lo que no uses . La costumbre de los mercadillos que tengo de USA , y las ganas de que mis hijos lo hagan como tus niñas , guardo cosas por tiempo . ¿Tú vecino se sacó una pasta en pelis VHS? Yo he regalado una caja de más de 100 pelis con el aparato de video y todo , porque ya no tenía donde meterlo, sólo puedo regalar o tirar al contenedor de reciclaje , con lo que me gusta a mí el regateo. ¡Te vende la casa y no te enteras!

  8. Me parto :-)))). Yo como tu, lo que no se ha usado en los ultimos 24 meses, a la basura…mi teutón es al revés..pero ya está aprendiendo a no guardar tanto. Lo de los mercados alemanes de segunda mano es una cosa que me fascina…me fascina ver lo que la gente guarda…pero lo que más me fascina es que hay alguien que lo compre!!!
    De otro lado, me gusta esa idea de que no siempre hay que estrenar y que estan contentos con comprar ropa y juguetes de segunda mano para los nenes, ya que si lo piensas, la mayoria de juguetes están casi nuevos y la ropa de recién nacido igual.
    Que nenas tan preciosas, por favor, parece que las hayas pedido por catálogo :-)

  9. Buenos días a todas…jajaja..da gusto empezar el día riendo a carcajada limpia….así que últimamente no me pierdo ninguno de tus posts. Yo estaría desesperada viendo a mis hermanas vender mis cosas, sigo “apegada” a mi colección de miniaturas (guardada en un altillo claro), a mis vestidos del viaje de novios (de eso hace ya 30 años) y a miles de cosas que no me daría tiempo ni de numerar…..o….¿quizá necesitaría tener a tu hija un par de meses en mi casa para hacerme una limpia?????…..fijo que estaría encantada…¡Genial como siempre!
    Besos desde Donosti pichona.
    Marialuisa

  10. Nosotros tenemos mercadillo en la Plaza todos los domingos!!
    Es muy famoso, yo he pensado vender unas sillas que tengo en el sótano de los ańos 50 de imitación a Carey(la madera, no Mariah), por que vi en una revista de decoración cómo las restauran y las decapan y quedan divinas, estilo vintage. Si me animo, me mandas a La Primera que me lleve la contabilidad.

  11. Me encantas, tú y tu hermosa familia. Escribes genial y tambien siempre estoy a la espectativa de un Nuevo post, va a tocar hacer colecta para el router del vecino :) Yo si me pongo el fila de fans de la cuarta. Un abrazo desde Viena, esperando que la nieve se quede en Alemania y no llegue tan pronto por aca.

  12. POr aquí los mercadillos y las tiendas de 2ª mano están al cabo de la calle, pero a mí me sigue dando repelús comprar zapatos de segunda mano, por muy poco usados que aseguren estar.

    Lo del mantel y los tenedores suena bien, algo sacaste del día :)

  13. Querida Sra. Madre, aquí, al otro lado de la pantalla, se presenta otra madre pero en menor número, solo 2. Eso sí, mi excentricidad consiste en haberlos tenido con 20 años de diferencia pero fuera de este pequeño detalle, soy una madre desestresada que ha criado dos hijos únicos en ambientes requeteopuestos. A uno, sola, con ayuda de mis padres, en la mega-mole-urbana que es Madrid, trabajando del orden de 10 horas diarias por cuatro cuartos en empresas de nuevas tecnologías y al segundo, acompañada del Günter, un austriaquito de dos metros, 10 años más joven que yo y que el muy canalla me rompió por completo los esquemas emocionales afectivos y cosas peores que no voy a relatar en horario infantil. Y me sedujo hasta tal límite, que he terminado anclada en una ciudad minera-industrial del suresteaustriaco que no cuenta con más de 27 almas… y así han pasado mis años de crianza… Lucas acaba de cumplir 8 y aunque ya va siendo hora que me despegue y le deje crecer, me resisto. Una vez más, se me hizo corto… y en estas estoy.

    Hasta aquí llegué alimentada de mucha curiosidad gracias a la pichona de Donosti, que cada vez que nos hacemos un skype me insiste en que venga a leerte, que me vas a encantar.. y mira, así ha sido! y eso que yo de tigresa tengo poco, soy una mezcla de madre lunática y cabezona a rabiar… a veces me salen genialidades y otras me quedo para comer a parte. Yo ya no me asusto, la verdad, y los chicos parece que me han cogido el truco así que todos como perdices y no se hable más… ea! como siempre, mi verborrea me delata:-) Un abrazo y encantada!

  14. Que bien lo debisteis pasar, aunque tu digas que no te gusta sacar los trapos sucios….. Ya me gustaria a mi hacer algo asi en mi pueblo, jajaja, de imaginarmelo muero de risa!!!!!
    Besos

  15. Francamente te agradezco este post, que leo mientras ejerzo de madre alimentadora y me río a carcajada porque me las estoy imaginando tal cual.Es más la cuarta arma en mano me ha hecho que desconcentre a la neskatilla de su calmada toma nocturna.
    Besos tigresen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s